miércoles, 20 de marzo de 2013

Ministro Flaherty compra sus zapatos nuevos previos al presupuesto en medio de críticas por tema de hipotecas

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Jim Flaherty Zapatos Presupuesto

El Gobierno Federal presentará este jueves el nuevo presupuesto de Canadá y los preparativos comienzan por un nuevo par de zapatos.

Este miércoles el ministro de Finanzas, Jim Flaherty, visitó la fábrica de zapatos Roots, en Toronto, para mantener una tradición que data de varias décadas: el encargado de presentar el presupuesto suele comprarse zapatos nuevos el día antes del anuncio oficial.

Según reporta la cadena Sun News, el precio de los zapatos es de $158, muy por encima del par de zapatos Aldo que compró el año pasado en $110.

Según los reportes, el primero en comprarse zapatos pre-presupuesto, fue el ministro Donal Fleming, en 1960, pero nadie parece saber explicar de dónde vino la tradición.

Este miércoles Flaherty sonrió ante las cámaras y explicó que el presupuesto estará basado en “trabajo y crecimiento”, la cual ha sido la meta del gobierno de Stephen Harper en los últimos años, buscando equilibrar su presupuesto para el periodo 2015-2016.

Sin embargo, dijo que no se trata de equilibrarlo por capricho. “Uno tiene que buscar el balance entre un presupuesto equilibrado y asegurarse que existe crecimiento económico”, dijo ante las cámaras.

De igual forma señaló que el nuevo plan económico buscará acelerar el crecimiento de la economía canadiense. “La economía está creciendo alrededor de 2%, lo cual es muy modesto. Así que tenemos que tomar los pasos para promover el crecimiento y que sea un poco mejor en el mediano plazo”.

Flaherty presentará el presupuesto ante el Parlamento este jueves a las 4:00 pm.

Críticas por intervenir el mercado de hipotecas

El ministro de Finanzas ha estado bajo fuerte presión en los últimos días, especialmente por su intervención directa por tratar de controlar el mercado de hipotecas de Canadá.

La oficina de Flaherty contactó directamente a la firma Manulife Financial para que desactivaran la tasa especial de 2,89% (a cinco años) para las hipotecas. Según explicó es necesario evitar una guerra de tasas que a la vez se convierta en ciudadanos endeudándose más allá de su capacidad.

Incluso dentro de su mismo partido hubo críticas. El ministro para la Pequeña Empresa, Maxime Bernier, admitió que el método de Flaherty no fue el más acertado y en su caso no lo habría aplicado.

“Es el mercado. Es la oferta y la demanda la que decide los precios”, señaló Bernier. “Es el caso de las tasas de interés, así como es el caso para otros productos”.

Pero Flaherty defendió este jueves su postura, viéndola como una medida necesaria para proteger a los canadienses a largo plazo.

“Nuestra preocupación, mi preocupación por muchos años, ha sido las tasas de interés bajas y que las personas puedan pagarlas cuando los intereses suban”, dijo el ministro mientras compraba sus nuevos zapatos. “Es una preocupación que los canadienses sean cautelosos y no asuman que por tener bajas tasas de interés, como ahora, es que se mantendrá indefinidamente, porque no será así”.

Foto: captura de pantalla Global News