domingo, 24 de marzo de 2013

El papa Francisco llamó al optimismo y recordó las lecciones de su abuela hoy Domingo de Ramos

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Papa Francisco Domingo Ramos

El papa Francisco realizó su primera misa en conmemoración al Domingo de Ramos, una de las fechas más importantes de la Semana Santa.

El su sermón, el Sumo Pontífice pidió luchar contra la codicia, la corrupción y estar pendientes siempre de «los humildes, los pobres y los olvidados». Durante toda su intervención mantuvo su personalidad amable y abierta, incluso haciendo alusión a las enseñanzas que le dejó su abuela.

«Miremos a nuestro alrededor: ¡cuántas heridas han sido infligidas a la humanidad por el mal! Guerras, violencia, conflictos económicos que han golpeado a los más débiles por la ambición por el dinero, el poder, la corrupción, las divisiones, los crímenes contra la vida humana y contra la creación», dijo.

Desde que fue nombrado como el sucesor de Benedicto XVI, el papa Francisco ha revolucionado la Iglesia Católica, invitando a hacer una restructuración en todos los sentidos.

El Jueves Santo decidió realizar una misa en una prisión para menores de Roma, mientras que ha invitado a los trabajadores del Vaticano a participar en las misas que se realizan en el hotel del la Santa Sede.

Este domingo Francisco tuvo su primer gran evento frente a más de 250.000 personas que llenaron la plaza de San Pedro con las palmas en sus manos, en celebración a la entrada de Jesucristo en Jerusalén, cinco días antes de morir crucificado.

El papa llegó al evento en un vehículo abierto, sin mayor protección, como se ha querido mostrar desde que fue elegido en el último cónclave. Su mensaje estuvo también marcado por palabras de optimismo y de trabajo por todas las personas.

«No seáis hombres y mujeres de la tristeza: ¡Un cristiano nunca puede estar triste! ¡Nunca cedáis al desaliento!«, dijo. También remarcó la importancia de proteger el medio ambiente y todo el planeta que es una creación de Dios y una responsabilidad del ser humano.

Foto: captura de pantalla Vatican TV