lunes, 1 de abril de 2013

Estudio realizado por el Servicio Correccional de Canadá revela un ambiente laboral «tóxico»

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

CSC Carcel Canada

Una encuesta interna sugiere que el servicio federal correccional y las prisiones que gerencia son un lugar “tóxico” para trabajar. Los participantes en el sondeo aseguran que son víctimas de agresiones y discriminaciones por parte de compañeros y jefes.

El reporte, publicado este lunes por el Huffington Post Canadá, explica que “en el Correctional Service Canada, (CSC, por sus siglas en inglés), hay un ambiente insano para trabajar y es un área que necesita atención”.

Casi un tercio de los participantes en la encuesta dijeron que fueron maltratados al menos una vez en los últimos 12 meses, con frases despectivas e insultos por la apariencia personal.

En este grupo, cerca de 60% de los encuestados fueron molestados semanal o mensualmente, según los resultados del estudio, en el cual participaron unos 2.200 empleados, desde guardias de prisión hasta gerentes.

Cerca del 20% de los participantes dijeron que habían sido molestados por invitaciones de contenido sexual, por imágenes sexistas o racistas, además de correos electrónicos inapropiados, mientras uno de cada 10 reportó que habían tenido contacto físico no requerido o querido.

Pero más de un cuarto de los entrevistados admitieron que dejaban pasar los episodios molestos sin hacer una denuncia formal, muchas veces por la conducta problemática de sus jefes.

Los encuestados también destacaron el tema de la discriminación como un problema en el lugar de trabajo.

Los resultados muestran que 20% de los participantes dijeron que enfrentaron algún tipo de discriminación en los últimos 12 meses, debido a la raza, el género u otros campos. Entre ellos, 33% dijeron que eran tratados de forma injusta al menos una vez al mes, mientras que un número similar citó que la discriminación ocurría diaria o semanal.

El reporte recuerda que otro estudio realizado por el Gobierno Federal mostraba que las molestias a los empleados de los correccionales representan el doble de otros despachos federales, mientras que la discriminación era 50% mayor.

La vocera del departamento, Sara Parkes, dijo que las quejas no son tratadas “a la ligera” por el servicio de prisiones.

Kim Pate, jefe consejero del grupo Canadian Association of Elizabeth Fry Societies, indicó que un entrenamiento más rigursos de cómo tratar a los reos beneficiaría a los empleados de estos centros.

“Un ambiente que proteje los derechos humanos de los prisioneros no será sólo un mejor ambiente para los reos sino para quienes trabajan allí”, indicó.

El estudio, realizado en línea, sólo llegó al 12% de la fuerza laboral del sector.

Entre las posibles soluciones a este problema, los encuestados plantearon el tener más entrenamiento sobre el trabajo y la ética, al tiempo que sugirieron que los jefes podrían aplicar un plan “cero tolerancia” ante actos inapropiados. La mitad de los participantes dijeron que habían ya participado en sesiones de valores y ética.

Foto: Captura de pantalla / YouTube