miércoles, 3 de abril de 2013

Conservadores tranquilizaron a canadienses que se mostraron preocupados tras victoria del PQ

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Peter Penashue Gobierno Conservador de Canada

Varios canadienses enviaron correos al primer ministro, Stephen Harper, para expresar su preocupación por el futuro del país tras la llegada al poder del Parti Québécois (PQ) de Pauline Marois.

El ministro de Asuntos Intergubernamentales, Peter Penashue, encargado de responder cada uno de los correos, trató de tranquilizar a los ciudadanos precoupados, diciendo que Harper ha adelantado políticas que benefician la unidad nacional.

Penashue, quien renunció hace tres semanas tras reconocer que obtuvo donaciones ilegales durante la última campaña electoral, evita en su carta -de tono general- hacer referencia a la Ley sobre la Claridad en sus respuestas, según documentos obtenidos por La Presse, gracias a la Ley de Acceso a la Información.

Adoptada por el gobierno de Jean Chrétien en el año 2000, esta ley sobre la claridad es vista por muchos expertos como una herramienta que beneficia la unidad nacional, pues impone ciertas reglas para cualquier proceso refrendario.

El mencionado texto legal estima que Quebec debe obtener una respuesta clara a una pregunta clara para generar negociaciones ante una eventual secesión de la provincia. La mayoría pedida para generar estas negociaciones no está, sin embargo, incluida en esta ley.

En una carta enviada a unos 50 ciudadanos que hicieron llegar sus correos de preocupación, días después de la victoria del PQ, Penashue sostiene que el Gobierno conservador respeta las comptencias de las provincias y se asegura “en tener en cuenta las características propias de cada provincia”.

“Nuestro acercamiento pragmático está basado en principios y nos permite reforzar la unidad del país. Como ejemplo, el Gobierno de Canadá ofrece pagos de transferencias estables y previsibles a las provincias, lo que permite cumplir con sus responsabilidades respetando el derecho de crear políticias de acuerdo con las necesidades de sus poblaciones”, escribió en la carta de respuesta el ahora exministro.

Agregó que el Gobierno de Harper seguirá ejerciendo esto que califica como “federalismo de apertura” y trabajando en conjunto con las provincias”.

El Bloc Québécois introdujo un proyecto para abrogar la mencionada ley, argumentando que la Cámara de los Comunes reconoció, en 2006, que los québécois forman una nación y que sólo una nación puede hablar sobre su futuro. Previendo que esta maniobra podría dividir a los miembros de su tolda política, el jefe del NPD, Thomas Mulcair, propuso un proyecto de ley de su propia creación. Éste modifica la ley actual precisando que una mayoría de 50% más uno es suficiente. Los liberales criticaron ambas movidas, mientras que los conservadores sostuvieron que el Gobierno tenía otras cosas que hacer antes de volver a ese tema.

Carl Vallée, vocero del gabinete de Harper, indicó ayer que éste se encuentra firme en “no despertar viejas batallas” que dividen a la población. “Nuestro gobierno va a seguir enfocado en la creación de empleos, el crecimiento y la buena gestión de la economía”, afirmó.

“Seguiremos trabajando con el gobierno de Quebec en nuestras metas en común y seguiremos ejerciendo un federalismo respetuoso...al contrario del NPD, no haremos movidas políticas sobre un terreno como éste, con la esperanza de obtener ganancias en ciertas regiones del país”, concluyó.

Foto: Captura de pantalla / YouTube