lunes, 8 de abril de 2013

Margaret Thatcher y Augusto Pinochet, dos buenos amigos

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Margeret Thatcher Pinochet

Chile también tiene sus buenos y malos recuerdos de la “Dama de Hierro”, Margaret Thatcher. Al respecto, la posición de los chilenos depende de su punto de vista político.

Es sabido que el fallecido dictador chileno, Augusto Pinochet y Margaret Thatcher eran amigos.

Esta amistad tuvo dos puntos de prueba. Una fue una especie de velada “colaboración” de Chile a favor de Gran Bretaña en la guerra de las Malvinas a través de informaciones obtenidas por monitoreo permanente con radares y escuchas electrónicas. Esta fue la manera cómo el gobierno de Pinochet agradeció a Gran Bretaña, por el levantamiento unilateral del embargo internacional de armas que pesaba para entonces contra Chile.

El segundo momento fue cuando Augusto Pinochet fue detenido durante varios meses en el Reino Unido, por una orden internacional librada por el juez español Baltasar Garzón. Tras polémicas decisiones de los jueces, justificados por la deteriorada situación de salud que aparentaba mostrar el detenido, finalmente Pinochet retornó a Chile en silla de ruedas, de las cual se despojó sin titubeos apenas tocó suelo chileno.

Pero, Margaret Thatcher hizo lo propio. Para entonces no era primera ministra, sin embargo, recordó a los británicos la colaboración de Chile en el conflicto con Argentina y por lo menos en dos oportunidades le pidió explícitamente al premier Tony Blair la liberación de su amigo.

Thatcher visita a Pinochet cuando éste estaba detenido en Inglaterra

Información de La Tercera

Augusto Pinochet y Margaret Thatcher se consideraban amigos, relación que se hizo notar durante el período en que el ex general estuvo detenido en Inglaterra, pero que empezó muchos años antes.

La llegada de Margaret Tatcher al poder en Reino Unido (1979) significó un cambio fundamental en las relaciones entre Chile e Inglaterra, el que se vio ratificado con el levantamiento del bloqueo de la venta de armas a nuestro país, que estuvo vigente, de facto, desde que Pinochet se hizo con el poder.

En efecto, tras dicho levantamiento, entre 1980 y hasta fines de 1982, Chile compró al Reino Unido armamento por £21 millones (cerca de US$160 millones actuales).

LA GUERRA DE LAS MALVINAS

El conflicto por las islas Malvinas también significó un acercamiento entre Chile y Reino Unido, tal como confirmó el entonces comandante de la Fuerza Aérea, Fernando Matthei.

Llegó a Chile por aquel entonces el comandante Sidney Edwards y negociamos la entrega de aviones, misiles antiaéreos y radares a cambio de información (…) Los apoyamos con monitoreo permanente, radares y escuchas con dispositivos electrónicos”, contó Matthei a la prensa.

En efecto, un mes y medio antes del conflicto, Matthei visitó de incógnito Inglaterra. Anteriormente al menos otros dos miembros de la Junta Militar de Chile había viajado territorio inglés, además de ministros de las carteras de Minería, del Trabajo y de Hacienda.

No es casualidad, entonces, que Lord Edward Cecil Parkinson, ex miembro del gabinete de Tatcher, dijera que Chile fue un aliado que prestó importante ayuda a su país durante el conflicto con Argentina.

Uno de los hechos más recordados es que la decisión de Inglaterra de hundir el buque argentino General Belgrano (2 de mayo de 2012) se tomó con información de la armada Argentina que fue interceptada por Chile y entregada a Reino Unido, según explicó el personero en una entrevista.

APOYO A PINOCHET DURANTE SU DETENCIÓN EN LONDRES

Cuando el 21 de septiembre de 1998 Augusto Pinochet viajó al Reino Unido, en lo que posteriormente daría paso a su detención y a un largo periplo que terminaría con su liberación por considerarse que no estaba en condiciones de ser juzgado, recibió explícito apoyo de Thatcher.

En efecto, tras su llegada, antes de que se sospechara de cualquier problema y a dos semanas de su arribo, Pinochet se reunió para tomar té con la ex primera ministra, con quien compartía sus ideas ultraliberales en lo económico “y su poca simpatía con España” como expresa El País.

Y cuando la detención de Pinochet ya era un hecho, la “dama de hierro” recordó la “enorme deuda” que tenía su país con Chile, en referencia al apoyo recibido durante el conflicto con Las Malvinas.

Margaret Thatcher escribió dos veces a Tony Blair para pedir la liberación de Pinochet y realizó gestos de apoyo explícitos frente a la prensa en apoyo a su amigo.

Tras la liberación de Pinochet, Thatcher expresó que “su retorno a Chile ha asegurado que los intentos españoles de imponer un colonialismo judicial han sido rechazados”.

Un dato que grafica la relación entre Thatcher y Pinochet, fue que cuando despegaba el avión para llevar  al ex general de vuelta a Chile, la ex ministra retrasó la salida para poder despedirse.

Foto: YouTube