lunes, 15 de abril de 2013

La mítica isla de Aristóteles Onassis, Skorpios, comprada por la hija de un multimillonario ruso

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

vista-parcial-de-la-isla-skorpios

La mítica isla Skorpios ya no es más propiedad de la familia Onassis. Su última heredera, Athina Onassis lo acaba de vender por 117 millones de euros a Ekaterina Rybolovleva, hija del multimillonario ruso y actual propietario del club de futbol AS Mónaco, Dmitry Rybolovlev.

La isla Skorpios está ubicada en las costas occidentales griegas en el mar Jónico, administrativamente dependiente de Grecia.

Skorpios, otrora famosa isla paradisíaca, gozó de esplendores en la época de oro de Aristóteles Onassis. Allí se realizó su espectacular boda con la exprimera dama de Estados Unidos, Jacqueline Kennedy.

La isla Skorpios hoy luce abandonada, sin gente. Sólo permanecen Onassis y su hija Cristina, que están enterrados allí. A la nieta, Athina Onassis, no le gustaba, porque no iba nunca.

vista-de-una-de-las-casas-de-la-isla-skorpios

El País

Tras días de rumores ya hay confirmación. Ekaterina Rybolovleva, la hija de 24 años del multimillonario ruso Dmitry Rybolovlev, propietario del Mónaco, el equipo de fútbol, ha comprado Skorpios por 100 millones de libras (unos 117 millones de euros).

La isla griega, situada en el mar Jónico, era hasta ahora propiedad de Athina Onassis, que la heredó de su familia. Allí están enterrados su abuelo el famoso armador Aristóteles Onassis, su madre Cristina y su tío Alexander. Hace cinco años la heredera del mítico clan, y última descendiente viva, puso a la venta esta idílica e histórica isla que vivió grandes momentos como la boda de Onassis con Jackie Kennedy. Un lugar que no pisaba su actual propietaria, decidida a llevar una vida más discreta que la de sus antepasados.

Todo lo contrario le ocurre a Ekaterina Rybolovleva quien gusta de rodearse de todo tipo de placeres. Esta joven heredera rusa saltó a la fama hace dos años por otra millonaria adquisición: compró un apartamento en Manhattan de 88 millones de dólares (casi 67 millones de euros). De esta manera se convirtió en ese momento en la vecina con el ático más caro de la historia del mercado inmobiliario de Nueva York. Incluso dio detalles de la operación. En un comunicado oficial, Katia explicó que compraba el apartamento –de 670 metros cuadrados, 10 habitaciones y con vistas a Central Park– para tener un hogar neoyorquino al que acudir mientras cursa estudios en una universidad local. Ahora pasa más tiempo en Europa. Nacida en Rusia, vive entre Suiza y Mónaco. Su gran pasión es la hípica. Precisamente en los circuitos internacionales de saltos de obstáculos fue donde conoció a Athina, que como ella es una fija de los concursos.

Katia ha firmado el cheque pero en realidad quien está detrás de la compra de Skorpios es su padre, Dmitry Rybolovlev, un multimillonario ruso que ha hecho de la ostentación su bandera. Tiene un barco de100 millones, una mansión de 95 millones adquirida en metálico en 2008 a otro multimillonario, Donald Trump, en Palm Springs; además de un Airbus privado y picassos y van goghs decorando el cuarto de baño…

Pero detrás de tanto lujo excesivo se esconde la historia de quien fue accionista de Uralkali –gigante de la industria del fertilizante– que estuvo en la cárcel al ser acusado del asesinato de otro empresario a mediados de los noventa. Aunque finalmente quedó en libertad por falta de pruebas.

Fotos: Pantalla video Dailymail.co.uk