jueves, 18 de abril de 2013

Fuerte explosión en fábrica de fertilizantes en Texas deja entre 5 y 15 fallecidos y 160 heridos

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Una fuerte explosión ocurrió hoy en una fábrica de Waco, Texas, en los Estados Unidos. No hay cifras claras sobre el número de víctimas. Se estima entre 5 y 15 los fallecidos. Los servicios de urgencia hasta hoy han atendido 160 heridos.

Se desconoce las causas de la explosión. Se presume que se trata de un accidente. De todos modos la policía investiga. Unas 1.300 personas fueron evacuadas de las áreas cercanas al accidente.

Informa El País

Una devastadora explosión en una fábrica de fertilizantes cerca de Waco (Texas) ha causado un número aún sin determinar de muertos y al menos 160 heridos y varios desaparecidos. La tragedia se ha producido el miércoles sobre las ocho de la tarde, hora local (tres de la madrugada en la España peninsular) en la pequeña localidad de West. Aunque el balance de víctimas sigue sin estar claro, la policía local afirma que podría haber entre 5 y 15 fallecidos. Los servicios de emergencia han atendido al menos a 160 heridos. «Hay mucha gente que no estará aquí mañana», ha dicho Tommy Muska, alcalde de la localidad. El fuego está controlado pero las causas del estallido siguen sin esclarecerse.

“Nada, ahora mismo, indica que esto no sea más que un fuego ocasionado por un accidente industrial, pero seguimos investigando», ha indicado un portavoz de la Policía de West. Un equipo de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos está trabajando sobre el terreno para tratar de esclarecer el origen de la explosión. La Oficina de Seguridad Química, una agencia federal que investiga desastres nucleares, ha informado de que ha enviado un equipo a la zona.

La Policía no ha concretado el número de desaparecidos. Un equipo de cinco o seis bomberos voluntarios que intentaba apagar un incendio en la planta justo antes de la explosión está desaparecido, según el alcalde. La mitad de los 2.700 habitantes de la localidad han tenido que ser evacuados por los humos tóxicos provenientes de la fábrica. La dirección del viento podría obligar a desplazar al resto de la población, según D. L. Wilson, portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas.

El gobernador de Texas, Rick Perry, ha dicho que las autoridades y los servicios de emergencia están trabajando sobre el terreno, pero no ha querido dar una cifra aproximada de heridos ni ha apuntado a las posibles causas de la explosión, que ha causado un movimiento de tierra equivalente a un terremoto de magnitud 2,1, según el Instituto Geológico de EE UU.

Ambulancias y equipos de rescate siguen en las inmediaciones de la fábrica trasladando heridos, que se calculan en más de un centenar, a hospitales de localidades cercanas. Un pequeño contingente de bomberos ha regresado a la planta. Los expertos temen que las llamas que continúan ardiendo en la planta hagan explotar un segundo tanque de fertilizantes.

Mientras, los equipos de salvamento y los bomberos peinan los edificios afectados, algunos reducidos a ruinas, como un bloque de 50 apartamentos situado cerca de la fábrica que ha quedado reducido a un «esqueleto en pie», según Wilson. Entre 50 y 75 casas y edificios cercanos al lugar de la explosión han quedado destruidos o afectados. La explosión fue percibida hasta a 70 kilómetros de distancia. El humo tóxico desprendido por el incendio ha forzado la evacuación de centenares de personas, entre ellos decenas de una residencia de ancianos.

Un testigo de la explosión, Bill Bohannan, que en ese momento estaba de visita en casa de sus padres, cerca de la planta, dijo al diario que la explosión fue «devastadora». «Dije, esto va a explotar… Y les dije a mis padres que entraran dentro del coche. Estaba de pie junto a mi coche con mi novia, a la espera de que mis padres saliesen y (la planta) explotó. Nos golpeó contra el auto», dijo.

West está situado a 32 kilómetros al norte de la ciudad de Waco, tristemente célebre por ser el lugar donde murieron más de 80 personas en el asalto de las fuerzas de seguridad a un rancho sede de la secta de los davidianos, después de varios días sitiado en busca de su líder, David Koresh. Este viernes se cumplen precisamente 20 años de la tragedia.

Foto: Captura de pantalla / Rtv.es