viernes, 19 de abril de 2013

La primera visita de Justin Trudeau a la Ciudad de Quebec no terminó bien para el Parti Québécois

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Justin Trudeau Quebec

El Parti Québécois salió golpeado de su primer cruce con el nuevo líder del Partido Liberal de Canadá, Justin Trudeau.

Trudeau es hijo de Pierre Elliott Trudeau, antiguo Primer Ministro y uno de los enemigos número uno del movimiento separatista de Quebec.

El recién elegido líder del partido rojo realizó su primera visita a la Ciudad de Quebec para compartir impresiones con las distintas fuerzas políticas de la provincia y a causa de una confusión terminó siendo blanco de duras críticas de un diputado pequista.

Sin embargo, a los pocos minutos tuvo que disculparse.

Pocos minutos después de que se conoció la agenda de Trudeau, el ministro Jean-Francois Lisée criticó fuertemente la presunta intención del líder liberal de reunirse con todos los partidos al mismo tiempo.

«No es siquiera el líder de la oposición en Ottawa, es el líder del segundo partido de oposición. ¿Cree que puede reunirse con los tres líderes de partido al mismo tiempo», dijo Lisée a los medios este jueves. «Como un joven príncipe que viene de Ottawa«.

Agregó que Trudeau por lo visto no tenía la más mínima idea de la realidad política de Quebec.

El problema fue que todo se trató de una confusión. En realidad el líder liberal tenía planeado reunirse por separado con cada una de las fuerzas políticas de la provincia, con finalmente lo hizo. El error hizo reaccionar incluso a la oficina de la primera ministra Pauline Marois.

«Fue un error de comunicación y el error fue transmitido al señor Lisée y habló en base a mala información«, señaló un vocero de Marois a la agencia Canadian Press.

Trudeau dijo quedar contento de su encuentro con el líder del Partido Liberal de Quebec, Phillipe Couillard, así como su par de la Coalition Avenir Québec, Francois Legault. Entre los temas que más se discutieron fue las denuncias en torno a la repatriación de la Consitución en 1982, así como temas como la educación, la salud y la administración de los fondos que Ottawa envía a la provincia.

No hubo reunión con Marois, alegando problemas de horario, aunque la primera ministra dejó la puerta abierta a una reunión en el futuro.

Por su parte el ministro Lisée, encargado de las relaciones dentro de Canadá, así como en el extranjero, intentó disculparse con un mensaje en Twitter: «Bueno, parece que Justin y yo fuimos víctimas de un error de comunicación entre su oficina y la de mi Primer Ministra. Eso pasa. Le ofrezco una cerveza en Montreal, yo tomaría una Tremblay, pero estoy dispuesto a pagarle una Canadian, o viceversa», señaló Lisée en su cuenta.

Foto: captura de pantalla CTV