martes, 21 de mayo de 2013

Primer ministro húngaro compara la política exterior de Angela Merkel con la de Hitler

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

angela-merkel-y-viktor-orban-2

No ha sido una feliz respuesta la del primer ministro de Hungría, Viktor Orban, frente a unas palabras pronunciadas -curiosamente a su favor- por la canciller de Alemania,  Angela Merkel.

Algunos dicen que a Orban se le pasó la mano. Los partidarios de Merkel le exigen medidas «más claras» contra el primer ministro húngaro, conocido por sus palabras a veces provocadoras.

Informa El Mundo.es

El ultraconservador primer ministro de Hungría, Viktor Orban, es conocido por su afán de provocar y sus tics populistas, pero esta vez parece haber ido demasiado lejos y todos los partidos políticos alemanes han cerrado filas y piden represalias, después de que atribuyese a Angela Merkel el uso de «métodos nazis».

Las declaraciones del primer ministro húngaro alteraron ayer un lunes de Pentecostés festivo en Alemania y, en principio, sin agenda política. Orban se inspiró en una frase que la canciller alemana había dicho a su vez en el Foro Europeo celebrado la semana pasada: «Se hará todo lo posible por llevar a Hungría por el buen camino, pero no enviaremos ahora mismo a la caballería«.

Curiosamente, Merkel estaba defendiendo a Hungría de las acusaciones del líder de la oposición socialdemócrata alemana, Peer Steinbrück, que había sugerido la posible exclusión de ese país de la UE si su gobierno continúa actuando contra libertados ciudadanas básicas, como el derecho a la libre expresión, además de perseverar en sus medidas para restringir la independencia del poder judicial.

Lejos de leer la ironía en la frase de Merkel, Orban rememoró la ocupación nazi de territorio húngaro en 1944, conocida como ‘Operación Margarethe’, y recordó que «los alemanes ya enviaron una vez a la caballería, en forma de tanques», para pasar después a comparar directamente la política exterior de Merkel con la de Hitler y sugerir que «les aconsejaríamos que no volvieran a hacerlo. Ya fue una mala idea entonces, no funcionó, y tampoco funcionaría ahora».

El ministro alemán de Exteriores Guido Westerwelle, de visita oficial en Belgrado, ha reaccionado declarando «se trata de una lamentable salida de tono, que claramente rechazamos«. Pero para socialdemócratas y verdes no es suficiente con esa muestra de rechazo y exigen a Merkel «palabras más claras» contra Orban. «Sus tendencias populistas ni siquiera evitan un ataque semejante contra su compañera de partido», ha dicho el presidente del Parlamento Europeo, el socialdemócrata Martin Schulz. Jürgen Trittin, líder del grupo parlamentario Los Verdes, opina que «Merkel debe reconocer que su política de diplomacia discreta hacia Orban ha fracasado».

Apoyándose en una mayoría de dos tercios del Parlamento y en el partido de extrema derecha Jobbik, Orban defiende la hegemonía de su partido, el Fidesz, y avanza en la nostalgia de una Gran Hungría nacionalista con un discurso que chirría en los oídos de la Unión Europea, a la que su país se unió en 2004.

El creciente control de los poderes legislativos, judiciales y económicos, así como de los medios de comunicación, suscitan en Bruselas reclamaciones de sanciones e incluso una exclusión de Hungría. Merkel, sin embargo, no es partidaria de medidas drásticas y parece confiar en que el tiempo ponga a Orban en su sitio, sin necesidad de intervención europea.

Foto: Angela Merkel y Viktor Orban / Pantalla video Youtube