miércoles, 12 de junio de 2013

Nicolás Lloreda, embajador de Colombia en Canadá: «con el TLC las oportunidades son todas y los retos son grandes»

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Nicolás Lloreda Embajador de Colombia en Canadá, Entrevista

Nicolás Lloreda tiene relativamente poco tiempo en el cargo de embajador de Colombia en Canadá (lo asumió en febrero de este año), pero conoce muy bien este mercado y el norteamericano en general, pues previamente fungió como ministro Plenipotenciario en la Embajada de Colombia en Estados Unidos. El propio presidente colombiano, Juan Manuel Santos, aseguró que la ratificación final del TLC entre la primera potencia del mundo y el país suramericano  fue, en parte, gracias al trabajo de Lloreda.

No sorprende entonces el nombramiento de este abogado, experto en comercio exterior, como representante en Ottawa del gobierno de Santos, considerando que Colombia y Canadá poseen un tratado de libre comercio -muy joven también- que empieza a mostrar sus frutos, aunque, como reconoce el propio embajador, «los retos son grandes».

El embajador estuvo desde inicios de esta semana en la ciudad en el marco de la Conferencia de Montreal que se lleva a cabo hasta hoy y en la que participan representantes de las altas esferas económicas y sociales del mundo, debatiendo en torno a la realidad económica global postcrisis, bajo el tema central Un nuevo ciclo económico, nuevas realidades, nuevas posibilidades”.

Para Lloreda, quien habla con propiedad del tema comercial y lo domina de arriba a abajo, es un orgullo que su querida Colombia diga presente en un evento de tal envergadura.  Es por ello que destacó la realización, en el marco de esta actividad, de una conferencia para dar a conocer las ventajas de invertir en esa nación y, esta mañana, el propio embajador estuvo presentando la Alianza del Pacífico en un panel dedicado al tema del libre comercio y las nuevas rutas comerciales.

El embajador Lloreda concedió una entrevista a Noticias Montreal en el marco de su visita a esta ciudad, durante un evento casual que se realizó en la sede del Consulado de Colombia de la ciudad, organizado por la cónsul María Lucía Fernández Cárdenas y representantes de la comunidad colombiana-montrealesa y, en el cual, el representante diplomático tuvo oportunidad de acercasrse a su gente, a sus coterráneos.

-A casi dos años de entrar en vigencia el TLC Colombia-Canadá ¿hacia dónde se inclina la balanza? ¿Cuáles son los resultados?

-El comercio  bilateral ha crecido muchísimo. Naturalmente una vez que el TLC entró en vigencia empezaron a crecer más rápido las exportaciones canadienses a Colombia porque los aranceles nuestros, los aranceles colombianos, eran más altos. Al reducirse esos aranceles, llegaron más productos canadienses. Pero el balance de las exportaciones colombianas es positivo. Si se observa las cifras en general se ve que no están creciendo mucho las exportaciones, porque los indicadores generales le dicen a uno que el comercio no creció mucho, pero, si se va al detalle, se ve que todas nuestras exportaciones no tradicionales crecieron entre 10% y 15%.

-¿Qué rubros están incluidos en esas exportaciones no tradicionales?

-Manufacturas, flores, frutas secas y textiles. Hay algunos productos petroleros que estábamos exportando y que ,debido a la baja en el precio de estos productos, los montos se han reducido, pero esos son materias primas, los que menos empleos generan. Los productos que le interesa a Colombia seguir promoviendo están creciendo.

¿Cuáles son los retos que todavía enfrentan para seguir impulsando el TLC?

-Las oportunidades son todas y los retos son grandes. Los retos son grandes en el sentido que este (el canadiense) es un mercado abierto, donde tienen TLC los chilenos, los mexicanos, los peruanos, los panameños… viene, además, mucho producto de Asia. El mercado no es tan grande como Estados Unidos, pero sí es muy exigente en términos de calidad, de números y de origen.

Tenemos, por ejemplo, una cantidad de productos maravillosos que no cumplen con el certificado de origen. Es decir, por ejemplo, tenemos unos diseñadores de moda de talla mundial que están produciendo unas colecciones que se venden en Colombia y en el resto del mundo muy bien, pero… para conquistar mercados no son ideales en el sentido que usan telas y productos -materias primas- de todas partes del mundo, pero, para entrar y beneficiarse del TLC con Canadá hay que cumplir con unas reglas de origen muy estrictas.

VER TAMBIÉN: 

-El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, le decía a Colombia hace unos días «qué podemos hacer CON ustedes», cambiando radicalmente el mensaje anterior de «qué vamos a hacer POR ustedes»… ¿Qué significa eso en términos comerciales? Y en ese escenario ¿Cómo convencer a los empresarios de que vengan y coloquen sus productos en el mercado canadiense?

-Estados Unidos sí es un mercado muy importante. Sigue siendo el principal destino de nuestras exportaciones y el principal mercado de nuestras importaciones. Los colombianos, a raíz de la entrada en vigencia del TLC (con EE UU) en mayo del año pasado, han estado muy activos y han crecido mucho las exportaciones. Pero Canadá sigue siendo un mercado muy importante. Es un mercado en el que se paga un premium. Aquí la competencia es dura, pero la gente está encontrando sus nichos y hay grandes oportunidades.

Lo que me dicen algunos empresarios es que hay una mayor similitud. Canadá es un país de inmigrantes muy grande, con 25% de la población que ni siquiera nació aquí. Con una población abierta a probar cosas de otras partes, donde tenemos grandes ventajas para, por ejemplo, nuestras frutas. Para muchos de nuestros productos que no podemos llevar a Estados Unidos, por temas fitosanitarios y que aquí, como no existen esas plagas, podemos exportarlos. Hay mucho producto típico colombiano que tiene un gran potencial.

Vamos a tener una gran macrorrueda de negocios en Toronto. Estamos esperando la presencia de entre 200 y 300 empresarios colombianos, de muchos sectores, que vienen a vender sus productos. Se realizará la primera semana de septiembre, en Toronto.

Nicolas Lloreda Embajador Colombia Canada-¿Cómo va el proceso de la venta de carne colombiana en Canadá que recibió luz verde en abril tras siete años de análisis?

-El proceso está avanzando. Todavía no hemos terminado el proceso para poder exportar la carne colombiana, pero eso va a llegar en el mediano plazo. La carne es un producto importante, pero hay muchos más. Insisto: en frutas y variedades vegetales, verduras, hay un gran potencial.

-Colombia vive actualmente un buen momento económico, con un auge en muchos sectores ¿Cómo ve al país en los próximos cinco a 10 años?

-No soy muy bueno para bolas de cristal. Creo que Colombia está muy bien en este momento. Está mucho mejor de lo que yo jamás pensé  iba a estar. Llevamos creciendo a 4,5% (PIB) en promedio durante los últimos 10 años. Colombia se dio el lujo de pasar de tener una clase media del 16% casi al 30%. Si seguimos como vamos lograremos seguir reduciendo la pobreza -que es lo que estamos haciendo y es lo más importante que tenemos que hacer-, y avanzando. Iniciativas como la invitación a ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) son muy importantes, sobre todo, para tener buenas prácticas desde el gobierno y en todas nuestras políticas públicas.

A todo esto se le suman las conversaciones de paz, sobre las cuales, yo personalmente, sigo la línea del presidente. Soy moderadamente optimista. Colombia es un país que ha vivido en guerra muchos años. Si nosotros logramos la paz, cualquier economista le puede decir que el crecimiento esperado de Colombia va a ser gigantesco.

-¿Por qué moderadamente optimista…?

-Pues porque hasta que no haya un acuerdo… La regla que se estableció es que «nada está acordado hasta que todo esté acordado». Vamos bien, pero hay que seguir así.

-Hablando del diálogo por la paz y el reciente «conflicto» en Colombia y Venezuela, generado a raíz del recibimiento de parte del presidente Santos al líder opositor venezolano, Henrique Capriles ¿Cuál será la evoluación de ese conflicto y sus efectos en las conversaciones de paz, donde tuvo un papel protagónico el fallecido presidente Hugo Chávez?

-Soy el embajador ante el Canadá y puedo opinar sobre las relaciones Canadá-Colombia, pero digamos que la posición de nuestro gobierno es que mantenemos una relación con el gobierno venezolano y también mantenemos una relación con todos los venezolanos, que son nuestros hermanos. Por eso fue que el Presidente (Juan Manuel Santos) recibió a un hermano más, que es el señor Capriles.

Nosotros tenemos una relación de respeto, en la que, como lo ha dicho muchas veces el presidente Santos, nos reconocemos nuestras diferencias. Ni el presidente Santos está tratando de convencer al presidente (Nicolás) Maduro de que siga su modelo, ni el presidente Maduro está haciendo eso. Respetamos las diferencias que tenemos. Somos vecinos, tenemos poblaciones nómadas de los dos países y tenemos un intercambio comercial importante. Tenemos, además, muchos venezolanos viviendo en Colombia y viceversa. A todos nos conviene seguir profundizando esa relación.

-Hoy tuvo la oportunidad de compartir con la comunidad colombiana de Montreal… ¿cuál es su percepción de esta comunidad como un todo? ¿La ve adherida, cohesionada, fuerte?

-Una de las cosas importantes en las cifras que manejamos es que los inmigrantes colombianos son profesionales. Gente que aporta muchísimo, que tiene posibilidades de romper las barreras culturales y de lenguaje. El colombiano es una persona que le va a aportar muchísimo a Canadá. Es un colombiano que se está asimilando. No olvida de dónde viene, pero sí se está integrando a la sociedad canadiense. Claro está, los números han bajado bastante después de ser muy numerosos en la época violenta y de la inseguridad.

Pero Canadá sigue siendo un país muy atractivo porque es un país de inmigrantes, es generoso, donde se trabaja duro pero se dan oportunidades, se puede progresar. La gente tiene oportunidad de tener casa propia rápidamente.

Nosotros como funcionarios de gobierno sólo podemos sugerir pero son las comunidades que tienen que entender que la unión hace la fuerza  y que si quieren hacer valer sus derechos y ser reconocidos como lo que es, como el colombiano típico, trabajador, emprendedor, es mucho mejor si dejan de lado las divisiones ideológicas y se unen por causas comunes. Aquí en Montreal hay unos ejemplos muy bonitos e interesantes.

Twitter: @GAbAguzzi / gaguzzi@noticiasmontreal.com

Fotos: Cortesía Carlos Sandoval