viernes, 14 de junio de 2013

Fuertes protestas en Brasil antes del inicio de la Copa Confederaciones dejan cientos de detenidos

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Protestas Brasil

Hoy varias ciudades de Brasil son escenario de nuevas protestas por al alza del transporte urbano. Entre las ciudades que registran estas protestas están Sao Paulo, Brasilia, Porto Alegre, Santarém (PA), Santos y Natal.

Las peores protestas ocurrieron frente al Estadio Nacional Mané Garrincha, en Brasilia. Un grupo de 300 manifestantes bloquearon calles y prendieron fuego a neumáticos, en protesta no por el aumento del pasaje urbano que es en Sao Paulo, sino por el costo de la obra del estadio, que fue construido hace muchos años.

Los manifestantes afirman que la misma cantidad gastada por el gobierno del Distrito Federal en la construcción del estadio, no se invirtió también en viviendas para la población pobre. La obra en cuestión es una de las más caras, junto con el Maracaná.  (folha.uol.com.br)

Esto ocurre justamente cuando mañana debe comenzar la Copa Confederaciones con el encuentro entre Brasil y Japón.

Reporte de AFP:

Unos 400 manifestantes quemaron neumáticos y bloquearon durante varias horas el acceso al estadio de Brasilia, sede de la apertura de la Copa Confederaciones mañana, tras violentas protestas en San Pablo y Rio de Janeiro que dejaron centenares de detenidos y heridos.

Los manifestantes quemaron neumáticos y conos de señalización de la policía de tránsito y formaron barreras humanas para bloquear el acceso al estadio Nacional, que debe acoger el sábado la ceremonia inaugural y el primer juego de la Copa Confederaciones, entre Japón y Brasil. Los heridos y detenidos fueron en San Pablo y Río, pero no en Brasilia, según informaron fuentes policiales.

La protesta fue convocada para reclamar viviendas y denunciar los elevados gastos públicos para el Mundial 2014, así como los desalojos forzados de decenas de miles de personas en todo el país debido a las obras. Según la policía militar, los manifestantes disolvieron la protesta después de que el gobierno federal aceptó recibir una comisión de representantes de la manifestación.

Los manifestantes afirmaron que el gobierno «está construyendo un elefante blanco de 1.500 millones de reales (unos USD 750 millones), haciendo muchas obras sobrefacturadas para la Copa, mientras mucha gente no tiene donde vivir». Algunos manifestantes portaban carteles en los que se leía «¿Copa para quién?» en rechazo a los 15.000 millones de dólares que el gobierno destinará a inversiones públicas para el Mundial.

Por su parte, la presidenta Dilma Rousseff aprovechó una visita a la favela la Rocinha, la mayor de Rio de Janeiro, para defender el Mundial de fútbol 2014 en Brasil. «Cuando preguntan a ustedes qué ganamos con la Copa (…) además de la alegría del fútbol, de ver a Brasil jugar, además de la Copa Confederaciones –y nosotros todos hinchamos para que Brasil gane– ganamos una mejora en la seguridad, ganamos todas esas obras que también son fundamentales» en las calles y en el subte, aseguró Rousseff.

Miles de manifestantes bloquearon avenidas céntricas, destrozaron micros, incendiaron basura y se enfrentaron con la policía en Sao Paulo para revertir el alza de tarifas del boleto de metro, colectivo y tren de 3 a 3,2 reales (1,5 a 1,6 dólares). El saldo fue de 232 personas detenidas, dijo a la AFP un portavoz de la policía de San Pablo. La gran mayoría ya fueron liberadas, precisó. Según la prensa local, unas cien personas resultaron heridas en la protesta. Una decena de periodistas fueron heridos.

Foto: Twitter – @rubenglz