jueves, 11 de julio de 2013

Brasil ahora afronta una huelga general de trabajadores ¿a favor o en contra del gobierno?

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

jornada-de-huelga-en-brasil

Tras las grandes manifestaciones que mantuvieron a Brasil en vilo durante el tiempo que duró la Copa Confederaciones, ahora miles de trabajadores a lo largo y ancho de Brasil se lanzaron a una huelga nacional.

La última huelga en Brasil ocurrió hace 22 años, cuando las centrales paralizaron el país tras los graves  hechos de corrupción en los que se vio envuelto el gobierno de Fernando Collor de Mello. Huelga que ayudó a la postre a la renuncia del presidente.

La huelga de hoy fue convocada por las grandes centrales sindicales del país, partidarias y opositora al gobierno, pero aparentemente bajo el liderazgo de la Central Única de Trabajadores, que es el brazo sindical del Partido de los Trabajadores, al cual pertenecen la gobernante Dilma Rousseff y también el expresidente Lula Da Silva.

Otra de las organizaciones que participan son el Movimiento de los Sin Tierra y la opositora Fuerza Sindical.

La huelga está acompañada de manifestaciones en la calle. Hasta el momento luce pacífica, aunque hubo algunos enfrentamientos en Río de Janeiro, provocados según medios locales por un grupo denominado Black Blocs, que provocaron a la policía, las que en general no ha intervenido.

Las exigencias de las centrales son básicamente reivindicativas, como la jornada de 40 horas, más inversión en sanidad y educación, mejores transportes públicos y la reforma agraria. Pero ninguna alusión a la corrupción.

¿Quién está detrás de esta huelga?

La suspicacia de algunos analistas los hace pensar que la huelga ha sido organizada por el propio gobierno, para quitarles calle y tal vez banderas políticas a los movimientos que ocurrieron el mes pasado.

La huelga estuvo precedida, aparentemente, por una reunión secreta entre Dilma Rousseff y Lula Da Silva, quien es un expresidente y sindicalista nato, de gran influencia entre las organizaciones sindicales del país.

La política tiene esos giros extraños que son percibidos fácilmente por el común de las personas.

Las suspicacias también remarcan el hecho que las centrales sindicales en general obedecen a directivas políticas y partidarias, en cambio los movimientos que ocurrieron el mes pasado fueron organizadas por la población civil, a través de las redes sociales y su componentes eran general miembros de las clase media, sin bandera políticas partidarias.

Estos manifestaciones si hacían explicitas sus críticas contra la corrupción -en momentos en que está fresco aún los escándalos del Mensalao– y también contra la administración de la presidente Dilma Rousseff, y las mejoras del transporte y la inversión en hospitales y escuelas.

Foto: Pantalla video Youtube