miércoles, 14 de agosto de 2013

Los médicos formados en el extranjero siguen siendo discriminados en Quebec

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Estetoscopio

En Quebec es un tema recurrente la falta de médicos y la calidad de los servicios hospitalarios (sobre todo de médicos de familia) que puedan encargarse de los expedientes de particulares y de grupos familiares a la hora de que estos requieran sus servicios.

Al mismo tiempo, incluso dentro de la comunidad latinoamericana, son muchos los casos de médicos formados en sus países de origen que narran con decepción los “muros” que se encuentran a la hora de revalidar su profesión en la Belle Province. Muchos de ellos optan, de hecho, por dedicarse a otras profesiones que para nada corresponden con su formación.

Este miércoles, la Commission des droits de la personne et des droits de la jeunesse se pronunció al respecto: se dice preocupada por el hecho de que las facultades de medicina de Quebec siguen rechazando a los médicos formados en el extranjero, incluso a aquellos que lograron el nivel exigido por el Centro de Evaluación de Diplomas Internacionales en Salud (CÉDIS, por sus siglas en francés).

De hecho, sólo ocho de los 16 candidatos que lograron ese nivel del CEDIS obtuvieron un lugar en una facultad de medicina este año, mientras que las cuatro facultades de medicina dejaron 74 puestos vacantes, de los cuales 42 son en medicina familiar, una disciplina considerada como prioritaria en Quebec, donde los galenos internistas no son suficientes.

En una carta con fecha del 5 de agosto de 2013, enviada al ministro de Salud y Servicios Sociales de Quebec, el doctor Réjean Hébert, el presidente de dicha comisión, Gaétan Cousineau, precisó que “persisten prejuicios y actitudes desfavorables hacia los médicos formados en el extranjero en las facultades de medicina québécoises, reproduciendo así el círculo vicioso de la discriminación sistémica de la que son víctimas estos médicos”, se lee en un comunicado de prensa.

Es ante esta realidad que la comisión quiere presionar al ministro para que intervenga ante las facultades de medicina con el objetivo de que éstas reconozcan el valor del proceso de evaluación y de orientación desarrollado por el CEDIS y que al mismo tiempo garanticen un lugar para los candidatos que logran el nivel necesario, como ocurre en Ontario y en Columbia Británica.

Cabe recordar las conclusiones de un estudio presentado por la misma comisión de derechos humanos luego de realizar una gran investigación que demostró que a todas las etapas del proceso de selección, los doctores formados en el extranjero encuentran numerosos obstáculos que los ponen en desventaja de forma desproporcionada y que, además, contribuyen a la exclusión de parte de las cuatro facultades de medicina de Quebec.

El mismo organismo había recomendado en ese entonces la activación de medidas y de programas que busquen una mejor integración de sus médicos al sistema, lo que conlleve a la obtención de un permiso para ejercer.

Al momento de la publicación de este estudio, la comisión estableció un diálogo con los principales actores, entre ellos el Colegio de Médicos de Quebec, la Conferencia de Rectores de las Universidades de Quebec, el Ministerio de Salud y Servicios Sociales y los responsables del CEDIS, con el objetivo de contribuir de manera activa a la búsqueda de soluciones para poner fin definitivo a la discriminación hacia los médicos formados fuera de Quebec.

Pero el avance ha sido poco. En su carta al ministro, Cousineau recuerda que la comisión había recibido con entusiasmo la decisión del despacho de salud provincial de activar el CEDIS, el cual, desde 2011, ha permitido proporcionar una educación de calidad a muchos candidatos formados en el extranjero cuyo expediente había sido rechazado por las facultades de medicina, pero que cuyo potencial de éxito era importante después de la evaluación. En 2012, nueve de 12 aspirantes que alcanzaron el nivel necesario obtuvieron un lugar, pero en 2013, sólo lo lograron la mitad de los candidatos. 

«La realidad que observamos actualmente es totalmente otra…estas formaciones podrían haber permitido a los candidatos que lograron el nivel responder a las exigencias de las facultades de medicina y, teóricamente, eliminar las aprehensiones que tienen éstas hacia quienes han sido formados en el extranjero”, explica el presidente de la comisión.

De acuerdo con el organismo, más de 300 puestos han quedado vacantes en cuatro años en las facultades de medicina, sobre todo, de medicina familiar, lo cual es sorprendente si se considera que estos lugares son financiados con fondos públicos, así como el CEDIS, cuyo presupuesto supera los 2 millones de dólares este año.

La comisión pidió una reunión con el ministro Hébert para explorar en conjunto las posibles soluciones a este problema y así permitir a los médicos con estudios en el extranjero ejercer en Quebec y eliminar la discriminación de la cual ahora son víctimas.

Twitter: @GAbAguzzi / gaguzzi@noticiasmontreal.com

Foto: Flickr – Chickenlump (CC)