domingo, 15 de septiembre de 2013

El Toubab, músico español de visita en Montreal: “hacer música para mí es algo vital, es necesidad”

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

El Toubab

Sonríe y vuelve a sonreír. Jaume Blanc, mejor conocido como El Toubab, sonríe al conversar sobre su historia. Hoy está en Canadá, pronto -posiblemente- volverá a su España natal, luego, quién sabe… A El Toubab le gusta viajar, solo, con su guitarra, con su mente como una una esponja, dispuesta a aprender de aquí y de allá.

Con 20 años de carrera artística, experiencia en varios grupos que lo llevó a ser teloneros de famosos mundiales como The Offspring y Bad Religion, varios discos en bandas y presentaciones en grandes festivales, El Toubab volvió a los orígenes luego de un proceso de introspección. No quiso apartarse de la música, pero sí comenzar de cero. Tomó entonces su guitarra, fiel acompañante, y se fue a recorrer Europa y parte de África. Ya ha grabado dos discos como solista.

Hoy está en la ciudad y conversó con Noticias Montreal para explicar de qué va El Toubab.

El Toubab se estará presentando este martes 17 de septiembre en el Club Ballatou, conocido local de la ciudad que promueve la música tropical, a las 9:00 pm. Más información: aquí.

-¿Qué hace en Montreal?

-Hice una gira que me llevó por seis países europeos. Y en esta gira conocí a un músico que era de Montreal. En España está prohibido, perseguido y multado tocar en la calle. Investigué y vi que la  mejor ciudad para hacerlo (tocar en la calle) era Berlín o Los Ángeles. Tuve una experiencia muy buena en Berlín. La gente respondió muy bien. Es una ciudad muy abierta culturalmente, es muy distinta al resto de Alemania. Hay muchos hispanos, muchos latinos.

Allí me cambió un poco la perspectiva y desde allí nació esta gira por Europa. Fue entonces, tocando en trenes, en calles y en pequeños locales cuando conocí al músico de Montreal y me dijo “Montreal está  muy bien, culturalmente, es muy rica”. Tomé nota de ello.

-¿Como es la realiad económica de un músico de calle? ¿Cómo hace una gira?

-La gira de Europa la hice con la solidaridad de mucha gente. En muchas ciudades siempre tuve personas que me acogían en sus casas. Con ellas cubría mis necesidades  como comida y hospedaje y luego, aparte, me tenían un lugar para tocar.

-¿Cómo logras hacer esos contactos?

-Llevo 20 años en la música. Son contactos que he ido haciendo. He tocado en diferentes grupos, en diferentes proyectos. Ahora esto de El Toubab es mi proyecto más personal. Estuve tocando en un grupo por muchos años que se llamaba Presidents, también en La voz de los nadie y en Té Verde. En cada uno de ellos hicimos discos, giras. Todo esto es fruto de muchos años. Yo siempre he sido una persona muy sociable. Siempre me ha interesado la música primero por la parte artística, la creatividad y la expresión, pero también por la socialización, por relacionarme, por aprender, conocer culturas diferentes.

-El esquema que tomaste como músico se puede ver a la inversa, porque siempre estuvo en grupos, produjo disco… pero ahora decide hacerlo de una forma más artístico-independiente…

El Toubab en Montreal-Empecé en grupos, con mis discos y mis giras pero pasados los años hubo un momento en el que pensé  ‘sigo o no sigo haciendo música’. Pero sentí la necesidad de expresarme, de componer, de hacer música. Para mí es algo vital, es necesidad.

Toqué de telonero para grupos como The Offspring y Bad Religion y me di cuenta que tenía que empezar de cero y, creo que la mejor manera de empezar de cero no era plantearme hacer una gira, porque económicamente todo es muy caro. Decidí ir solo con la guitarra. Volver a los orígenes…

-¿Qué significó entonces volver a los orígenes?

-Me influenciaron mucho los viajes que he hecho a África, a Senegal. Allí la música está muy viva. La gente quizá no tiene electricidad en casa, pero tiene una guitarra desgastada con dos cuerdas y cantan y bailan y disfrutan de una manera que yo, en Barcelona, donde teníamos equipos muy buenos, llegó en un momento que el desgaste hacía sentir que no había para dónde ir.

Cuando siento algo, vivo algo, lo tengo que escribir. Lo tengo que expresar. Pero  me da igual ya expresarlo a una persona a sus orejas desde casa, en la calle, en un bar o en un gran escenario.

También estuve en La Habana, Cuba, donde tuve esa misma sensación que en Senegal. La gente quizá no tiene muchos recursos pero sí tiene una gran vitalidad, una gran riqueza en cuanto a lo humano, a lo que es vivir, que nosotros los europeos hemos perdido un poco.

El Toubab es la fusión de todos estos 20 años de experiencia, de todos estos viajes a lo largo de mi vida. Estos viajes me han dado la riqueza y la cultura.

Después de toda esa gira, empecé a grabar mi segundo disco que es Viaje Sin Retorno. Es un disco que está escrito en la carretera, en todos estos viajes.

Cuando acabé de grabar el disco, antes de hacer una gira por España me fui otra vez a Berlín. En esa oportunidad me quedé un mes. En ese regreso a Berlín me encontré  a otro chico, también canadiense, que tocaba el saxo, muy bueno. Me dijo también ‘en verano, Montreal es una ciudad muy buena porque hay muchos festivales”.

-Y entonces se vino a Montreal…

-No me lo pensé dos veces luego de que busqué información. Llegué el 22 de junio. La ciudad estaba que ardía. Me sorprendió porque ahora las cosas en España están muy mal, no hay trabajo, hay una gran sensación de desánimo general, hay mucho mal humor. Esa situación también me llevó a decir que debía probar, a ver qué pasa en Canadá.

-¿Dónde ha tocado en la ciudad?

-En la calle y en el metro. Ya tenía un contacto aquí. Me puse a investigar. Fui al Festival de Jazz. Estuve tocando en Berri-UQAM. Pateé mucho la ciudad para conocer qué me ofrecía.  Toqué también en una plaza cerca del Centre Bell, pero en ese punto no había mucha gente. Luego descubrí la calle Sainte-Catherine que creo que fue la mejor, cerca de McGill. Conseguí mis permisos súper rápido. Pagué aproximadamente 70 euros para poder tocar todo el verano. Estuve buscando también en el Festival de Jazz  y en Nuits d’Afriques, donde me dieron esta actuación para el 17 de septiembre.

El Toubab estuvo luego de esta entrevista visitando el oeste canadiense. “Me pica la curiosidad por la Canadá del oeste” dijo, en pleno verano. En su Facebook puede encontrar más detalles de ese recorrido y de este músico español que, a sus 39 años, vive el aquí y el ahora de forma entusiasta. Regresará luego a su tierra natal, según comentó en la entrevista, pero, como él mismo indicó, no sabe por cuánto tiempo estará en territorio español, porque su pasión, junto con la música, en aprender en el camino.

Para conocer más sobre la música de El Toubab:

Twitter: @GAbAguzzi / gaguzzi@noticiasmontreal.com

Foto: Facebook / El Toubab