miércoles, 18 de septiembre de 2013

Los Países Bajos abandonan el modelo del “Estado de bienestar”

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

rey-guillermo-alejandro-de-los-paises-bajos

El rey Guillermo Alejandro hizo ayer su debut en la apertura del Parlamento de Holanda anunciando una verdadera “bomba”: Los países bajos abandonarán el “estado de bienestar”.

En otros términos el Estado dejará de brindar la mayoría o gran parte de los servicios sociales de la población.

El discurso del rey, si bien pronunciado por él mismo, como representante formal supremo del país, es una manufactura del gobierno del primer ministro Mark Rutte.

Guillermo Alejandro remarcó precisamente que es “en la seguridad social” y en “aquellos que necesitan cuidados de larga duración” donde el modelo en su forma actual “ni es sostenible, ni está adaptado a las expectativas de los ciudadanos”, según las citas extraídos de El País.com.

En otros términos el Estado ya no tiene o no puede generar los recursos suficientes que garanticen los servicios sociales.

Las cuentas de la Oficina Central de Planificación de los Países Bajos, para el 2014 anuncian que el paro llegará al 7.5 %, que el déficit fiscal será del 3.3 %, coeficiente que es superior a lo exigido por las autoridades económicas de la Unión Europea; que el poder adquisitivo bajará 0.5 %; y que se tiene que hacer un ajuste inmediato de 6.000 millones de euros.

A pesar de estos pronósticos, Holanda (o los Países Bajos) sigue situados entre los países más ricos y competitivos del mundo.

El modelo del bienestar, vigente en los Países Bajos desde mediados del siglo XX, será reemplazado por una “sociedad participativa”, léase más colaborativa de parte de su población y con los ojos puestos más en la actividad empresarial privada, antes que el intervencionista y controlador Estado que caracterizan al Estado benefactor.

El rey Guillermo Alejandro, quien asumió el trono recientemente tras la abdicación de su madre la reina Beatriz, incitó a su pueble ser fuerte y se mostró confiado que sabrá “adaptarse a los cambios”.

Las críticas al cambio de modelo no se hicieron esperar. Ellas son a favor y en contra de manera relativamente pareja entre la población.

Quizá la crítica más radical y más confusa a la vez, vino de Emile Roemer, jefe del Partido Socialista, quien dijo -según El País.com- que la medida “es una ofensa para la gente y una política destructiva”, al tiempo que añadía de seguido: “Holanda es el enfermo de Europa porque no se reforma” y que “no hay soluciones rápidas e indoloras“.

Foto: Pantalla video Youtube