jueves, 19 de septiembre de 2013

La iglesia Católica se manifiesta en contra de la “charte” y pide más apertura

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Asamblea Obispos Católicos Quebec

La iglesia católica se unió al grupo de los que están en contra del proyecto de ley sobre los valores de Quebec. Así lo hizo saber la Asamblea de Obispos Católicos de Quebec durante su congreso del otoño.

Reunidos en Trois-Rivières, el grupo presentó su postura en torno a la llamada charte, que busca reafirmar la laicidad de la provincia, así como prohibiría el uso de símbolos religiosos por parte de los empleados públicos.

“Nos parece razonable querer un Estado laico. Sin embargo, si bien es cierto que el Estado es laico, la sociedad es pluralista”, señaló el presidente de la asamblea, monseñor Pierre-André Fournier.

El grupo de representantes de la iglesia católica señalan no estar en contra de la totalidad del proyecto, pero sí creen que muchos de los puntos violan las libertades de credo y la pluralidad religiosa.

Por ejemplo, creen pertinente que se presenten lineamientos claros para poder recibir un “acomodamiento religioso”. Pero en lo concerniente al veto a los símbolos religiosos, creen que el proyecto del ministro Bernard Drainville va muy lejos.

Según explican la libertad de religión no sólo aplica para reunirse con otras personas para rezar o rendir culto, sino también pasa por tener la capacidad de manifestar su creencia religiosa en público o privado. A sus ojos el Estado debe proteger la libertad de los ciudadanos de creer o de no creer.

La tan esperada reacción se hizo en una rueda de prensa realizada en el santuario de Notre-Dame-du-Cap, en Trois-Rivières, donde se encuentran reunida la Asamblea de Obispos Católicos de Quebec.

La propuesta que dejaron saber a la opinión pública gira en torno a una identidad québécoise abierta, que evite la creación de guetos culturales y religiosos.

“Mientras más tratas de imponer una identidad empujando a las otras, se crean más guetos”, señaló Fournier. “Las mujeres se quedarán en casa y no se integrarán, ni tampoco sus hijos”.

Foto: captura de pantalla Radio-Canada