viernes, 20 de septiembre de 2013

Canadienses aprecian la honestidad en un político pero creen que comunicación es la clave del éxito

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Reloj Parlamento Canadá Ottawa

Los canadienses consideran que la mejor cualidad de un político sería su honestidad pero creen que sus habilidades de comunicación lo podrían llevar a la cima, de acuerdo con una nueva encuesta realizada por Nanos Research.

En el sondeo, en el que participaron 1.000 canadienses -por vía telefónica y en línea, se logró establecer un ranking con las nueve cualidades que se adjudican comúnmente a los líderes políticos cuando se trata de medir su éxito.

Los resultados sugieren que hay una relación directa entre la personalidad política positiva que lleva hacia el éxito, excepto cuando se trata de la honestidad.

Nik Nanos, presidente de la firma explicó a The Globe and Mail que hay un gran porcentaje de canadienses que creen que alguien no tiene que ser necesariamente confiable para lograr el éxito en los caminos políticos.

Mientras 81,5% de los participantes ubicaron la honestidad como principal elemento en la escala cuando les preguntaron sobre el político ideal, sólo 65,3% aseveraron que le daban un 10 sobre 10 cuando se les cuestionó si esa cualidad llevaría a ese político a ser exitoso.

Nanos explicó que este hecho quizá explica que los conservadores hayan gastado tantos recursos en comunicaciones y gerencia del mensaje, pese a que muchos se quejaron por el nivel de control que tienen. Quizá entienden que la comunicación genera dividendos políticos.

Más allá de la honestidad y las habilidades para las comunicaciones, los encuestados dijeron que el humor, las creencias personales, la creatividad, la habilidad para inspirar, la consistencia, la actitud positiva, la habilidad para escuchar y el deseo de trabajar por los mejores intereses de todos, son también parte de esas cualidades que hacen de un político alguien exitoso.

Respecto al tema de los intereses, ubicada como última cualidad, Nanos se mostró sorprendido al ver que ésta no es tan importante a la hora de llevar a alguien al liderazgo político.

Respecto al humor, Nanos explicó que fue introducida en el sondeo porque tiende a ser una característica que todos aprecian. Lo que el estudio sugiere es que los políticos que sólo quieren “caer bien” no van a ser tan exitosos como aquellos que son disciplinados en términos de comunicaciones y aquellos que proyectan la imagen de que son honestos. 

Esto puede presenter ciertas dificultades para el actual primer ministro, Stephen Harper, quien su control estricto sobre el mensaje de su partido ha generado algunas molestias recientemente.

“El reto para los conservadores es que Stephen Harper está batallando respecto a la controversia del Senado y las comunicaciones en torno a ese tema han estado un poco turbias”, dijo el especialista.

Esto además contrasta con el líder de los liberales, Justin Trudeau, quien pasó su verano hablando sobre temas “secundarios” como la legalización de la marihuana, al tiempo que confesó haber usado la droga.

“Lo que está diciendo es: ‘pueden confiar en mí. Voy a decirles todos los problemas o cosas que sean relevantes”.

Sobre el líder del NPD, Thomas Mulcair, quien también es la cabeza de la oposición oficial, Nanos aseveró: “los números sugieren que Mulcair no debería confundir su éxito en la Cámara de los Comunes y su efectividad en la Cámara de los Comunes con el construir su marca personal en relación con lo que él es y lo que quiere alcanzar”.

Foto: Pablo A. Ortiz / Noticias Montreal