domingo, 29 de septiembre de 2013

Canadá se mantiene “escéptica” ante Irán a pesar de la llamada histórica entre Obama y Rouhani

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

John Baird Ministro Asuntos Extranjeros Canadá

Esta semana el presidente Barack Obama habló por teléfono con su par iraní, Hassan Rouhani. Un hecho histórico que no sucedía en más de 30 años y cambia la dinámica de la política internacional.

Sin embargo, Canadá no está del todo convencida. El Gobierno Federal se dice escéptico.

Así lo manifestó el ministro de Asuntos Extranjeros, John Baird, durante una entrevista en la radio de CBC.

“Creemos que las acciones hablan más que las palabras”, dijo el encargado de la diplomacia canadiense. Baird aplaudió el gesto por tratar de mejorar las relaciones entre Irán y Occidente, pero todavía no están del todo convencidos.

“Buenas conversaciones son mejores que malas conversaciones, pero todavía no hemos visto movimiento alguno”, dijo.

Para Canadá es necesario que este gesto se complemente con acciones reales, sobre todo vinculadas a tres puntos claves en cuanto a la situación de Irán: el fin de su programa nuclear, su apoyo al terrorismo y la mala imagen que tienen a nivel de derechos humanos, la cual Baird califica de “atroz”.

Rohani ha tratado de abrir las puertas para mejorar las relaciones de la nación islámica con el resto de la comunidad internacional. Por ejemplo, el presidente iraní anunció la liberación de 80 presos políticos como un símbolo de apertura.

Entre los liberados se encontraba un ciudadano canadiense que estaba sentenciado a la pena de muerte, acusado de espionaje.

“Apreciamos la liberación de los prisioneros políticos”, dijo Baird, aunque señaló que “nunca debieron estar en prisión”.

El ministro espera ver más gestos como este para poder ir teniendo más confianza en el gobierno de Irán. Para esto lanzó una idea: que la nación árabe permita a las mujeres presentarse a las próximas elecciones presidenciales.

Mientras, dice que mantendrá su desconfianza.

Esta postura fue compartida por el Primer Ministro, Stephen Harper, quien a mitad de semana se refirió a la histórica llamada entre Obama y Rouhani.

“Ciertamente no sería la culpa del Presidente Obama o de nuestros aliados por intentarlo”, dijo Harper sobre el acercamiento con Teherán. “Pero mi consejo sincero sería que, cuando se trata del gobierno de Irán, tendríamos que monitorear las acciones más que las palabras”.

El año pasado Canadá rompió las relaciones con Irán y expulsó del país a 18 diplomáticos. El Primer Ministro dice que no tienen planes de revertir esta decisión. Al menos por el momento.

Foto: Pablo A. Ortiz / Noticias Montreal