domingo, 29 de septiembre de 2013

Recolectan fondos para ayudar a Isabel Vivas, venezolana radicada en Toronto que padece cáncer

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Isabel Vivas

Isabel Vivas atraviesa momentos difíciles. Es venezolana, tiene 28 años de edad y  estudió en la Universidad McGill. Vive desde hace cuatro años en Canadá. Radicada en Toronto, debió dejar varios proyectos de vida a un lado cuando fue diagnosticada con cáncer de colon.

La comunidad venezolana y la latinoamericana están ayudando a Isabel a través de la recolección de fondos, para lo cual han creado una página web en la que narran la historia de la joven y donde la gente ha ido haciendo sus contribuciones.

Reportes sobre la ayuda y la situación de Vivas han sido reseñados en medios de Toronto. En estos se reseña que la joven tuvo una cirugía de emergencia en uno de sus ovarios en 2012 y fue entonces diagnosticada con cáncer de colon en fase cuatro.

Vivas se encuentra en Toronto con su esposo, un canadiense, y sus hermanas. Está recibiendo tratamiento en los hospitales Mount Sinai y Princess Margaret, pero no posee un seguro privado -se le terminó cuando acabó sus estudios en McGill este año-, por lo que las cuentas siguen aumentando y de allí la medida de amigos y familiares de recolectar fondos en línea.

Espera actualmente por la aprobación de apadrinamiento, para el cual introdujo todos los documentos necesarios en enero de este año. La información brindada a la familia de parte de Inmigración es que actualmente están tratando las solicitudes de noviembre de 2012, por lo que aún restan meses para conocer la respuesta en torno a su petición y, mientras tanto, las cuentas siguen aumentando, según narró a Noticias Montreal la hermana de la joven, Valentina Vivas.

En la página destinada a la recolección de dinero, se explica que Isabel  “es una joven independiente y emprendedora. Ha vivido varios años en Canadá. Recientemente se graduó de la Universidad de McGill, se casó con su novio Jeanault.  Tenía muchos proyectos que desafortunadamente tuvo que poner a un lado cuando fue diagnosticada con cáncer de colon. Desde entonces, Isa ha luchado con mucho coraje y valentía (…) Ella ha demostrado ser una persona fuerte y valiente, es por eso que los fondos recolectados no sólo serán usados para su tratamiento médico, sino también para llevar a cabo diferentes actividades para seguir motivándola durante todo el proceso”.

Su movilidad se ha reducido en los últimos días y no puede ir sola a ningún lado. Además necesita una silla de ruedas por los dolores en los huesos que presenta. Comenzó la terapia de radiación el jueves pasado, de acuerdo con lo narrado por su hermana.

El pasado 11 de septiembre le fueron removidos  los ovarios y que la factura por 11 días de permanencia el hospital equivalen a casi 50.000 dólares.

Hasta este domingo 29 de septiembre se han recolectado más de 9.000 dólares, de los cuales, 4.000, ya fueron gastados.

Los padres de Isabel viajaron desde Venezuela para estar con su hija en estos momentos. Es la madre su principal cuidadora y su padre debió regresar al país suramericano para buscar más dinero para su tratamiento.

Esperando por Cadivi

En Venezuela, donde existe un control de cambios desde hace 10 años, a las familias se les hace cuesta arriba conseguir dólares a tipo de cambio oficial para cubrir este tipo de imprevistos. Para quienes no conocen el control cambiario venezolano es necesario explicar que el dólar se cotiza oficialmente a 6,3 bolívares, pero su venta está controlada por el Gobierno venezolano a través de un sistema denominado Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), el cual establece montos anuales límites. Quienes no tienen acceso al mercado oficial deben recurrir a un mercado paralelo a un precio de 40 bolívares, aproximadamente.

La familia de Vivas hizo una primera solicitud hace unos meses para poder obtener los dólares a tipo de cambio oficial por motivos de salud (contemplado en el sistema cambiario venezolano), pero ésta fue negada porque hubo un problema y, actualmente, volvieron a presentar una nueva petición, por lo que se encuentran esperando respuesta.

El padre de la joven es quien se encuentra encargado de hacer estas gestiones. Sin embargo, vendrá pronto a Toronto para compartir con su hija en este momento difícil, según aseveró Valentina Vivas.

Para colaborar con la causa de Isabel Vivas: aquí.

Foto: Facebook / Isabel