martes, 1 de octubre de 2013

“Shutdown” en Estados Unidos: una guía para entender la paralización del gobierno federal

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Barack Obama Estados Unidos Shutdown

Inició el mes de octubre. El reloj marcó las 12 aunque en Estados Unidos no significó buenas noticias. El Gobierno Federal quedó parcialmente paralizado.

Un juego político que acaparó el debate en las dos cámaras del Congreso terminó generando una crisis que la nación más importante del planeta no vivía en casi dos décadas.

Aquí una guía para entender el problema:

¿Qué es el shutdown?

La Cámara de Representantes y el Senado no llegaron a un acuerdo sobre el presupuesto federal, con lo que la gran mayoría de los servicios del Estados no tienen legalmente dinero para ser financiados cuando comienza un nuevo año fiscal (1ro de octubre al 30 de septiembre).

Al no contar con la legislación necesaria los organismos del Estado no pueden gastar dinero, por lo que deben paralizar sus actividades. Para muchos este cierre es lo más parecido a un lockout en el sector privado.

Esta situación obligó al Presidente Barack Obama a anunciar el proceso de cierre de las operaciones y oficinas no esenciales. Se trata de la primera vez que sucede esto en los últimos 17 años.

La última ocasión en que esta situación se vivió fue a finales del año 1995, cuando el Congreso, controlado por los republicanos, presionó al presidente Bill Clinton para delinear el presupuesto bajo ciertos parámetros. En esa ocasión el cierre parcial del gobierno duró 26 días.

¿Por qué pasó?

La Cámara de Representantes, dominada por el Partido Republicano, busca deshabilitar la reforma de salud propuesta por el presidente, conocida como Obamacare. Para esto exigieron posponer su posible aprobación por un año, señalando el impacto negativo que tendría.

Sin embargo, los demócratas, quienes dominan el Senado –segunda etapa del proceso de legislación- rechazaron la propuesta republicana, forzando un toma y dame, dimes y diretes que terminaron en un impasse total, y en consecuencia, en la paralización del Gobierno.

Hasta último minuto las negociaciones se mantuvieron, aunque nadie quiso ceder.

¿Quién tiene la culpa?

Todo depende del cristal con el que se vea y la tendencia política que se tenga. Sin embargo, la mayoría de los analistas han remarcado la línea dura que ha mostrado el Partido Republicano, especialmente sus alas más radicales –el Tea Party– quienes están comprometidos a no permitir la aprobación del Obamacare.

Varios líderes republicanos han buscado sobresalir mostrando una postura radical que haga crecer el apoyo de los seguidores más fieles.

Pero por otro lado está el rol del líder demócrata del Senado, Harry Reid, quien asumió una estrategia igual de radical, pidiendo al presidente Obama que no acepte ningún tipo de negociación que venga de las filas republicanas.

¿Qué pasa ahora?

Poco antes de la medianoche de este martes la Casa Blanca envió un memo en el que anuncian el proceso de cierre de las actividades del gobierno.

El propio Obama envió un mensaje televisado en el que aclara que varios sectores del gobierno estadounidense se mantendrán en labores, especialmente los militares, agentes de aduana y de tráfico aéreo.

De igual forma se debe garantizar los servicios de salud y emergencia, aunque una gran cantidad de servicios estarán cerrados. El gobierno también garantizará el pago de servicios sociales y ayudas.

¿Y los empleados?

El mayor impacto es en los trabajadores públicos afectados por la paralización federal. Aquellos que sean nombrados por sus agencias como “no esenciales” caerán en un estado de despido técnico, en el que mantendrán su empleo pero no recibirán pago durante el tiempo que dure el cierre.

No se garantiza que los trabajadores reciban pagos retroactivos una vez se solucione el problema. Algunos analistas dicen que unos 800.000 empleados públicos podrían verse afectados, aunque la cifra real podría ser menor o incluso mayor.

Este fue el memo del cierre:

[gview file=”http://www.whitehouse.gov/sites/default/files/omb/memoranda/2013/m-13-24.pdf”]

Foto: Casa Blanca