jueves, 3 de octubre de 2013

“Agribusiness”: Proteccionismo, productores y consumidores

Publicado en:
Negocios Quebec-Latinoamérica
Por:
Temas:

Industria Lactea

Una pregunta que nos hacen habitualmente nuestros clientes es ¿qué tan atractivo es en realidad el mercado canadiense para las empresas agroindustriales de América del Sur?  Una pregunta que parece ser relativamente simple y de respuesta casi obvia, es, en el fondo bastante más complicada. Para contestarla tenemos que considerar varios aspectos y jugadores que muchas veces tienen objetivos contrapuestos.

Empecemos con las variables exógenas y por aquellas que no se pueden cambiar. La más notoria es el clima. Canadá no puede producir de forma económicamente sostenible un gran número de frutas y verduras que normalmente consumimos, desde mangos y uvas, hasta pimienta y dátiles. Algunas que sí se producen en Canadá, conviene importarlas cuando el clima no es el adecuado o sea traerlas del hemisferio sur cuando en el norte es invierno. Otras variables exógenas como son  los precios internacionales también están más allá de la influencia de los intermediarios, autoridades y consumidores canadienses por la simple razón de volúmenes. Una acotación que no es menor, las autoridades gubernamentales no pueden influir en los precios internacionales pero, como veremos más adelante en este artículo, pueden influir en el precio interno de manera decisiva.

Luego tenemos variables que sí pueden ser influenciadas por productores y en cierta medida por los consumidores canadienses. Empecemos por la más fácil, los consumidores. Estos pueden influir indirectamente de 2 maneras:

  • La primera es la tendencia: hay productos que por diversas razones, por ejemplo médicas, se vuelven “trendies” lo que hace aumentar su demanda y por lo tanto los precios.
  • La segunda, aunque bastante poco frecuente: organizaciones de consumidores que protejan a sus miembros y a la sociedad en su conjunto. En el extremo, hemos visto protestas ciudadanas  en varios países cuando los precios de productos agrícolas básicos como el arroz han aumentado su precio.

En cuanto a los productores, en artículos anteriores hemos analizado varios métodos que pueden influir en el precio. Desde mejoras en su supply chain, automatización de procesos, uso de mejores herramientas informáticas así como de producción. Asimismo, los productores pueden influenciar en los precios si deciden retener parte de sus cosechas y venderlas posteriormente. En este caso, están especulando con el aumento de los precios. Por razones obvias, no todos los productos agrícolas pueden ser sujetos a este tipo de estrategias, es más común en los cereales.

Como hemos mencionado previamente, el Gobierno puede influenciar y mucho en los precios internos ¿Cómo? A través de restricciones en el comercio internacional de los productos agrícolas.

¿Qué razones tendría el gobierno para actuar de esa forma? Básicamente hay dos:

– La primera y más común es una razón de “seguridad alimenticia”. Países como Japón, EE UU y bloques como la Unión Europea, esgrimen esta razón muy frecuentemente y destinan billones de dólares por año a subsidiar a los productores agrícolas además de restringir las importaciones de ciertos productos. Volviendo al caso de Canadá y al impacto que las regulaciones al comercio internacional tienen sobre las empresas de Latinoamérica, los progresos para liberalizar del mercado agrícola es bastante lento.

Según el Conference Board, Canadá ha liberalizado varios sectores importantes, en especial con las negociaciones de libre comercio con las principales economías de Europa y Asia -, pero no ha actuado cuando se trata del sector agrícola.

En nuestra opinión, Canadá se está perjudicando a sí misma mediante el mantenimiento de altas barreras proteccionistas en el sector agrícola. Los aranceles a las importaciones agrícolas  están entre los más altos entre los países exportadores de alimentos. Canadá impone 246,8% los aranceles sobre las importaciones de lácteos. También mantiene altos aranceles las barreras a los productos de origen animal (30,5%), los cereales y los preparados (20,3%) y gravámenes incluso 10,4% sobre el café y el té.

Según Michael Burt (Associate Director, Industry Sector Economics at the Conference Board of Canada) hay un gran beneficio potencial para Canadá si liberaliza el comercio de alimentos ya que exporta muchos más alimentos que las importaciones, en una proporción de aproximadamente 60 a 40%. Es más, según el mismo Think Tank, “ La industria agroindustrial canadiense puede llegar a ser más próspera al servir los mercados de rápido crecimiento… y los consumidores se beneficiarían de una mayor variedad de productos alimenticios a bajos costos”.

Sin embargo, como en toda liberalización, van a existir perdedores y ganadores, tanto en Canadá como en Latinoamérica. Dado el volumen de compras de Canadá podríamos suponer sin temor a equivocarnos que no va a causar gran impacto en la oferta local.

En Canadá sin embargo, sí va tener un efecto importante. A los consumidores les favorecería ya que bajarían los precios finales. Los  efectos para los productores no son tan claros ya que como hemos mencionado anteriormente, la “contraestacionalidad” amortiguaría las diferencias competitivas, si es que existieran, a favor de la producción en la región latinoamericana. Sin embargo, hay que considerar que muchos productos agrícolas pueden ser conservados en cámaras frigoríficas. También dependería del sector agrícola, por ejemplo, la industria lechera canadiense la cual está muy protegida, sería claramente perjudicada.

En términos macroeconómicos, la liberalización total del comercio del sector de la alimentación, podría dar lugar a una mejor asignación de los recursos por lo que los productores serían más eficientes. El informe de the Conference Board of Canada concluye que “en el sector alimentario se verá un aumento significativo en la producción y las exportaciones”.

En conclusión, la agricultura es un tema delicado y difícil en las conversaciones con América Latina. Sin embargo tanto Canadá como Latinoamérica tendrían mucho que ganar en el mediano y largo plazo si se llegara a un buen entendimiento en cuanto a la liberalización del sector agrícola. 

Cualquier duda o comentario, por favor no duden en comunicarse con nosotros via email Sebastian@StratekeyCanal.ca / Christian@StratekeyCanal.ca o por los teléfonos: +1 514 803 4090 / +1 514 557 6090.

 Twitter: @sebasvicto / @christian_keen

Foto: Captura de pantalla / YouTube