viernes, 4 de octubre de 2013

Lucien Bouchard se une a Parizeau: otro antiguo líder del PQ critica algunos aspectos de la “charte”

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Lucien Bouchard

Primero fue Jacques Parizeau, ahora fue el turno de Lucien Bouchard. Otro antiguo primer ministro de Quebec por el Parti Québécois manifestó sus dudas hacia el polémico proyecto de ley de los valores de Quebec.

Bouchard gobernó la provincia entre 1996 y 2001 como líder del PQ, pero en esta ocasión no está del todo de acuerdo con la política sobre los valores y la religión que propone el gobierno de Pauline Marois.

En una entrevista con el diario La Presse, el político apoyó la postura del también primer ministro pequista Jacques Parizeau. Ambos creen que el proyecto de ley del ministro Bernard Drainville “va muy lejos” en cuanto a la prohibición a los empleados públicos de vestir símbolos religiosos.

Lo que escribe el señor Parizeau tiene un gran sentido, nos lleva a los verdaderos valores de tolerancia y apertura de la sociedad de Quebec, pero para un principio fundamental de laicidad”, dijo Bouchard en la entrevista.

El antiguo primer ministro de la provincia cree que tendría lógica prohibir los símbolos religiosos únicamente a las figuras de la administración pública con poder coercitivo, como jueces, policías, fiscales y agentes de prisiones.

Del resto no se debería limitar la demostración de su fe.

Otro punto que molesta al antiguo líder del partido soberanista es el nombre de la propuesta ley. Para Bouchard se debería llamar “ley de la laicidad” en lugar de “ley de valores”.

VER MÁS: Todo sobre el proyecto de ley de los valores de Quebec

Al igual que Parizeau, también está a favor de retirar el crucifijo que posa en la Asamblea Nacional sobre el puesto del presidente del parlamento provincial.

Para Bouchard el gobierno de Quebec podría lograr un gran triunfo si abre los brazos y se sienta a negociar con los distintos actores de la provincia y en puntos específicos del proyecto de ley. Además un compromiso parece necesario para no dañar la imagen de Quebec, especialmente para un partido que aboga por su independencia de Canadá.

“No es bueno para Quebec ni para la percepción de lo que sería un Quebec soberano que ejerce sus poderes sin restricciones”, dijo Bouchard sobre lo acalorado del debate de los valores y la religión, así como los ataques que han sufrido algunos inmigrantes, especialmente los musulmanes, desde que se presentó la charte.

“Eso afecta la reputación de Quebec y no es así que vamos a movilizar a los jóvenes para el futuro”.

Al igual que Parizeau, Bouchard propone seguir las recomendaciones de la comisión Bouchard-Taylor, la cual presentó un informe sobre el tema de los acomodamientos religiosos luego de varios incidentes relativos a las minorías religiosas de la provincia.

Foto: YouTube