viernes, 18 de octubre de 2013

Consecuencias de políticas industriales y la incertidumbre institucional

Publicado en:
Negocios Quebec-Latinoamérica
Por:
Temas:

Protestas Brasil

Como habíamos mencionado en los artículos anteriores, los flujos de comercio internacional entre Canadá, Quebec y Latinoamérica, dependen de muchos factores –algunos endógenos y otros exógenos a las empresas y gobiernos-. Sin embargo, las políticas industriales y monetarias están casi, en gran medida, bajo la influencia de los gobiernos.

Insistimos en el hecho de que en economías de mercado, ningún gobierno puede controlar totalmente los efectos, a no ser países como Corea del Norte, ya que ni siquiera la dictadura cubana tiene esa prerrogativa. 

En nuestras entrevistas con gerentes de diversas empresas latinoamericanas, hemos notado que hay un cambio del “clima” no sólo de negocios, sino también en cuanto a las expectativas que tienen las sociedades. Un ejemplo de este cambio son las manifestaciones que ocurrieron en Brasil. Se nota un cierto cansancio de los contribuyentes hacia las clases políticas que se refleja en la manera de hacer negocios y de ver el mundo. Siguiendo con el ejemplo de Brasil, un país con enorme potencial, sin lugar a duda, junto con México, la gran potencia de Sudamérica. Durante los últimos años, hemos leído reiteradamente alabanzas al expresidente Lula. Alabanzas que muchas veces se olvidan de mencionar a otro expresidente, Cardoso, que fue el artífice del despegue brasileño. Artífice que sin el hambre mundial por commodites, nunca hubiese sucedido. Recién ahora estamos dándonos cuenta que el gobierno de Lula fue permisivo en  lo relacionado con corrupción y Dilma está pagando las consecuencias. 

Otro ejemplo es el de Argentina, un país con enorme potencial, ya sea en términos de recursos naturales como recursos humanos. Vale la acotación ¡los recursos humanos no son necesariamente recursos naturales! Por ejemplo ¿quién no conoce la calidad de la carne argentina? Famosa internacionalmente, y sin embargo, tuvieron que importar carne del Uruguay; y Paraguay exporto más carne en el 2103. Indudablemente, los funcionarios de Uruguay y Paraguay y sus empresarios deben estar muy contentos con la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Gracias a sus desastrosas políticas económicas, los argentinos están acudiendo en masa a invertir en dichos países  y están construyendo algunos de los más grandes proyectos en esas naciones. Y no sólo en Paraguay y Uruguay, ocurre lo mismo en Miami. Según un estudio de la Asociación de Agentes Inmobiliarios de Miami, los argentinos son los mayores compradores de real estate, detrás de los venezolanos, tendencia que se repite desde el 2011 ¿Esto será una coincidencia o el síntoma de problemas profundos en dichos países?

Esto es el fiel reflejo de que la tan mencionada convergencia entre los BRICS y los países desarrollados no es tan obvia, o por lo menos la velocidad de la misma no es la que comúnmente se cree. Es cierto que EE UU, UE, y en general los países desarrollados tienen problemas económicos. Pero lamentablemente, y a pesar del crecimiento de la clase media en Latinoamérica,  hay indicios tangibles que sugieren que, en gran medida, se ha desperdiciado la mayor bonanza de los productos básicos en la historia contemporánea, muchas veces cediendo a impulsos populistas como el regalo de subsidios para comprar votos, pero haciendo muy poco para asegurar la reducción de la pobreza a largo plazo.

No es de extrañar que el auge del populismo en América Latina haya sido directamente proporcional al aumento de los precios mundiales de los commodites. No es de extrañar tampoco que la mayoría de los regímenes populistas de la región ahora estén estrangulados económicamente por la desaceleración de los precios de los commodites. Algo que los países más estables y exitosos han aprendido es que sin las inversiones nacionales y extranjeras los países se van a la quiebra.

Los latinoamericanos hemos visto esta película varias veces antes, y sabemos cómo termina. Es más, ya hay rumores entre empresarios y funcionarios sobre devaluaciones cubiertas o encubiertas que dejan a la mayoría de las personas más pobres de lo que eran. No es por nada que aquellos que pueden, se están apresurando a comprar dólares, o bienes inmuebles en EE UU o Canadá.

Pero no todo son malas noticias. Brasil está invirtiendo en educación y produciendo artículos con mayor valor agregado. Chile ha estado invirtiendo en esas áreas durante décadas. Colombia y Perú parecen que están siguiendo el mismo camino. El Premio Nobel, Mario Vargas Llosa, en una entrevista comentó: “Es la primera vez en la historia que el Perú tiene tres gobiernos consecutivos nacidos de elecciones libres”. De todas formas, el gran debate de Latinoamérica es la pobre institucionalidad y las distorsiones de la matriz de inventivos económicos.

Stratekey Canal se especializa en asesorar empresas del rubro agroindustrial sobre la mejor manera de optimizar la “supply chain” e integrar las distintas facetas de “business intelligence en la toma de decisiones de las empresas agroindustriales.

Cualquier duda o comentario, por favor no duden en comunicarse con nosotros vía email Sebastian@StratekeyCanal.ca / Christian@StratekeyCanal.ca u Teléfonos: +1 514 803 4090 / +1 514 557 6090.

Twitter: @Christian_keen / @sebavicto

Foto:  Captura de pantalla /​YouTube