lunes, 28 de octubre de 2013

Descubrir y describir la población latino-quebequense: una etapa esencial para su desarrollo e integración

Publicado en:
Desarrollo e Integración
Por:
Temas:

Español Lengua Noticias Montreal

Es indudable -y alentador- que la población de origen latinoamericano de Quebec se encuentra en una fase de crecimiento y consolidación. A escala canadiense, su tamaño se duplicó en la última década (de casi un cuarto de millón en 2001 alcanzó a más de medio millón en 2011) y, en la provincia francófona, se produjo el mismo fenómeno, incluso más marcado por su concentración en Montreal: gracias al último censo, sabemos que quienes declaran un origen en Latinoamérica pasaron de 65 mil a casi 140 mil personas. 

El influjo anual de trabajadores calificados posiciona favorablemente a la población latinoquebequense en términos de nivel educativo e idiomático (demostrando, en promedio, mayor grado de bilingüismo y trilingüismo que el resto de la población). Se trata de una colectividad relativamente “nueva” -comparada a las más “históricas”- y también “joven” en su composición demográfica.

Cuantitativamente, en el espacio provincial, ya comienza a destacarse (uno de cada 10 extranjeros residentes en Quebec nació en Latinoamérica) y su idioma posee un privilegio único: aproximadamente, por cada hispanohablante nativo, hay un quebequense que sabe español como lengua segunda (lo cual, evidentemente, no ocurre con el otro idioma importante de la inmigración en Quebec: el árabe).

Todo ello habla de un enorme potencial de desarrollo e integración y, sin embargo, los resultados visibles son todavía bastante decepcionantes. 

Detengámonos por un momento en el contexto más general. Es un hecho que la proporción de inmigrantes aumenta constantemente en la provincia, al igual que en todo Canadá, pero aquí -y en particular en el área metropolitana de Montreal- se registran tendencias específicas, algo distintas de las del resto del país.

VER TAMBIÉN: ¿Cuál es el perfil socioeconómico del latinoamericano en Quebec? Pronto lo conocerá 

Así, el gobierno de Quebec está a cargo de la selección de 71,3% de todos los nuevos residentes en su territorio (según datos de 2010), lo cual se efectúa mediante un sistema de puntaje que prioriza el dominio del idioma francés, además de valorar el nivel de educación y la experiencia laboral. Esto se refleja en que 77,3% de todos los inmigrantes calificados -principal categoría de visado- que llegan anualmente a la provincia manejan la lengua oficial.

Sin embargo, aunque Quebec ejecute su política de inmigración con notable autonomía (casi como un Estado independiente) y disponga como criterios principales la capacidad de integración a una sociedad francófona y el grado de “empleabilidad” de los candidatos, la realidad es que los inmigrantes en Quebec tienen una performance económica bastante más baja que la de quienes se instalan en otras provincias de Canadá.

Hay muchos factores que entran en juego y no es fácil dar con una explicación simple de dicha situación desfavorable para los neo-quebequenses. Dos elementos que la complican son, obviamente, la política lingüística y el proyecto independentista propios a Quebec, dimensiones que escapan en gran medida a la influencia de la población inmigrante, al menos mientras ésta se halle en posición minoritaria ante la población de ascendencia canadiense francesa.

Volvamos al caso de los latinoamericanos. Tomando indicadores del censo, como la prevalencia de hogares con bajos ingresos o la tasa de desempleo, su situación es aún más precaria que la de otros inmigrantes en Quebec, ya de por sí menos favorecidos que en el resto de Canadá. ¿Por qué ocurre esto? Podemos suponer que dicho retrato de la colectividad no se condice con sus verdaderas posibilidades en términos de capital humano, ni tampoco con sus aspiraciones.

Aunque la “foto” que nos brindan las estadísticas oficiales resulta útil, es fundamental conocer mejor y con mayor profundidad a la población de origen latinoamericano, ya que -como a menudo se dice de los países latinoamericanos- no se trata tanto de un problema de “pobreza” como de desaprovechamiento de recursos. 

Es entonces esencial descubrir y describir esos inmensos recursos que encierra la colectividad latino-quebequense, para que sus propios miembros se beneficien de tal información (pues poseer información precisa y actual es una etapa primordial en todo proyecto), y también para que la sociedad y el gobierno ajusten sus percepciones y acciones hacia dicha población.

Ello redundará, idealmente, en una reducción de estereotipos y barreras informales, así como en un mejor acceso a herramientas eficaces para sostener el despegue laboral, profesional y empresarial de los inmigrantes de origen latinoamericano. Es por eso que nos implicamos junto a mi colega Sébastien Arcand, en colaboración con la Cámara de Comercio Latinoamericana de Quebec (CcLaQ), en una investigación a la cual invitamos a todos a participar.

Foto: Pablo A. Ortiz / Noticias Montreal