viernes, 22 de noviembre de 2013

Cincuenta años han transcurrido y aún es un misterio quién orquestó la muerte de John F. Kennedy

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Un día como hoy, el 22 de noviembre de 1963, caía desfallecido el presidente John F. Kennedy tras ser impactado por tres balas, cuando recorría la calle Elm en Dallas, Texas, en carro descubierto.

Han pasado 50 años de ese luctuoso hecho. El misterio de quién estuvo detrás de la muerte del mandatario estadounidense parece destinado a no develarse jamás.

Tal vez no hubo una conspiración.

Tal vez la segunda bala, que fue la mortal disparada por Lee Harvey Oswald desde un edificio contiguo,  hizo efectivamente su extraña trayectoria en el aire, hasta lograr su objetivo. Al menos así lo estableció la Comisión Warren, constituida por el presidente sucesor, Lindon B. Johnson para investigar el caso.

En efecto, hablamos de la muy discutible teoría de “la bala mágica“, o la bala única, que dio muerte al presidente Kennedy. La bala penetró por la espalda del mandatario, salió por la garganta, luego pasó a la axila del gobernador Conally, atravesó el pulmón de éste, saliéndole por el pecho y luego le dañó su muñeca y muslo (descripción de Gonzalo Caretti, de RTVE).

¿Cómo pudo una bala de un fusil Carcano M91/38, cuya trayectoria es recta y potente, dar volteretas en el aire y recorrer multidireccionalmente?. Misterio.

Después de las conclusiones de la Comisión Warren, para quien definitivamente el autor fue Lee Harvey Oswald, vino en 1969, el fiscal de Nueva Orleans, Jim Garrison, a reabrir el caso, bajo estas interrogantes: ¿Por qué se cambió la ruta de la comitiva presidencial?, ¿Por qué la seguridad permitió que el presidente recorriera en auto sin capota, en una ciudad hostil a su persona?.

Lo primero que hizo el fiscal Garrison fue rebatir la teoría de la bala única y estableció que hubo 3 tiradores que dispararon desde distintos ángulos. Concluyó que el asesinato de Kennedy fue un plan en el que estaban involucrados agentes de la CIA, del FBI, gente de negocios de la extrema derecha, radicales cubanos anticastristas por “ser blando con el comunismo”.

Como epílogo, el fiscal Garrison formuló cargos contra el empresario de Nueva Orleans, Clay Shaw, el único acusado hasta hoy de complot por asesinato contra el presidente Kennedy. Shaw, a pesar de la contundencia de las pruebas, finalmente fue declarado inocente. Shaw murió el 15 de agosto de 1974.

En 1976 el Congreso estadounidense -versión extraída de RTVE- creó un Comité para investigar los asesinatos, ya no solo de John, sino también de Bob Kennedy, y de Martin Luther King.

Respecto al asesinato del presidente Kennedy, se analizaron nuevas grabaciones de la policía y concluyeron en 1979 que hubo “cuatro disparos y un segundo tirador“. Pero ratifican la teoría de “la bala mágica” y aunque reconoce que el presidente pudo haber sido asesinado por una conspiración, excluye de toda culpa a la CIA, al FBI, a la URSS, al gobierno cubano y a los grupos anticastristas radicales. ¿Quién quedó entonces? Misterio.

Podríamos seguir enumerando otras tantas teorías y probablemente quedemos en el mismo punto inicial: ¿Quién mató realmente al presidente Kennedy?

El misterio sigue intacto 50 años después y todo indica que la incógnita quedará flotando en el tiempo.

Foto: Captura de pantalla / YouTube