martes, 31 de diciembre de 2013

Expedicionarios atrapados en la gélidas estepas de la Antártida reciben resignados el Año Nuevo

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

La chilena Alicia Guerrero y la chilena-australiana Naysa Balcázar-Cabrera, recibirán el Año Nuevo dando clases  de español y salsa.

Qué curiosa manera de recibir el Año Nuevo.

Sin embargo, es probable que ésta sea una de las mejores maneras para sobrellevar y mantener el ánimo en alto, en las difíciles condiciones en  que se encuentran. Ellas y otras 72 personas más, permanecen, desde el 24 de diciembre pasado, atrapadas en algún  punto en la inmensidad de las gélidas estepas de la Antártida.

Nos referimos a los 74 miembros de la expedición científica a bordo del barco ruso Akademik Shokalskiy, que salió de Nueva Zelanda el 28 de noviembre en una expedición para conmemorar el 100 aniversario de un viaje antártico, liderado por el explorador australiano Douglas Mawson.

Cuando la expedición regresaba quedó atrapada por el hielo, tras un recrudecimiento de las malas condiciones climáticas. Están a 100 millas náuticas al este de la estación antártica francesa Dumont D’Urville y a 2.778 kilómetros de la ciudad australiana de Hobart.

Entre los 74 expedicionarios hay científicos y turistas.

Alicia Guerrero y Naysa Balcázar-Cabrera pertenecen al personal científico de la expedición. Ellas hablaron desde el Akademik Shokalskiy, a través de Skype con la redacción del periódico chileno La Tercera.

«La espera ha sacado lo mejor de nosotras», decían, al tiempo que también declaraban que sin duda van a extrañar las empanadas y el pisco sour.

En la expedición se encuentra también el científico argentino Ezequiel «Ziggy» Marzinelli.

El primer intento para rescatarlos fue llevado a cabo por el rompehielos chino el Dragón de Nieve. Pero no pudo avanzar, por el espesor del hielo.

Luego el Aurora Australis tuvo que abandonar su intento de rescatarlos debido a la falta de visibilidad y se alejó del lugar, cuando estaba a 10 millas de los atrapados.

Recientes informaciones de las autoridades rusas señalan que el Dragón de Nieve que está a 6,7 millas náuticas del barco, va intentar un rescate en helicóptero, si las condiciones climáticas lo permiten.

Para tener una idea, en la Antártida o Antártica, donde se encuentra el Polo Sur, el espesor promedio del hielo es de 2.500 metros. En algunas zonas el espesor máximo registrado es de 4.776 metros, esto es en la Cuenca Asrolabio de la Tierra Adelia.

A pesar de esas inclementes condiciones climáticas, funcionan esparcidas en dichas áreas, numerosas bases científicas de manera permanente, que tienen personal para verano y para invierno.

Foto: Tracey Roger,  Alicia Guerrero y Naysa Balcázar-Cabrera saludan desde el barco Akademik Shokalskiy / Captura de pantalla – Youtube