lunes, 13 de enero de 2014

Debate sobre la «charte»: gobierno de Quebec mantendrá firme su propuesta de ley sobre laicidad

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Bernard drainville charte des valeurs

A un día del inicio de las sesiones públicas sobre el polémico proyecto de ley sobre la laicidad de Quebec, cada partido prepara sus armas, especialmente el Parti Québécois de Pauline Marois.

Desde antes del inicio de los debates, su ministro y “padre” de este proyecto de ley, Bernard Drainville, pone las cartas sobre la mesa y confirma una vez más que su posición es firme y no plantea ceder mucho sobre el contenido de la legislación.

“Si hay una manera de mejorar el proyecto, lo vamos a hacer, pero al mismo tiempo, no se trata de vaciar la charte de su contenido”, señaló el ministro de las Instituciones Democráticas y Participación Ciudadana en una entrevista con la cadena Radio-Canada.

Eso significa que el gobierno provincial no está dispuesto a modificar el contenido más contundente del proyecto de ley y el que ha generado un gran debate en Quebec y el resto de Canadá: la prohibición a los empleados públicos de vestir símbolos religiosos durante sus horas de trabajo.

“Los símbolos religiosos, eso es fundamental, es el rostro de la neutralidad”, señaló Drainville.

Un proyecto social y político

El proyecto de ley 60, que busca reafirmar la laicidad de la provincia, ha generado todo tipo de debates y críticas. Propone definir reglas sobre cómo otorgar acomodamientos religiosos, así como ratificar el carácter laico del gobierno modificando varios de los documentos claves.

Pero el punto de discordia ha sido la intención del gobierno de prohibir a los empleados públicos y todo tipo de funcionario del Estado el vestir símbolos religiosos “ostentosos”, desde una cruz cristiana hasta el jihab musulmán.

VER MÁS: La charte y los inmigrantes: lo que dice el ministro Drainville

Esto buscan aplicarlo para personal de oficinas hasta profesores y enfermeras de instituciones públicas.

Para muchos es una idea lógica para demostrar la laicidad del gobierno, mientras que para otros es una violación a los derechos individuales que nada tienen que ver con la neutralidad religiosa del Estado.

Las encuestas realizadas han señalado que la población está prácticamente dividida sobre este debate.

Proceso largo

En las últimas semanas se presentaron hasta 250 solicitudes para hablar ante la comisión parlamentaria que arrancará este martes.

Esto llevará el debate hasta el mes de marzo, aproximadamente, cuando se preparará el voto final en la Asamblea Nacional de Quebec.

Pero al ser minoritario, el PQ necesitará de votos de la oposición si quiere aprobar esta ley. Los liberales han dicho que no apoyarán este proyecto bajo los términos del gobierno, mientras que la CAQ ha condicionado su apoyo a que las tropas de Marois hagan fuertes compromisos y cedan terreno en varios aspectos.

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM