viernes, 17 de enero de 2014

¿Quién es, cómo es nombrado y qué hace el liquidador de la sucesión?

Publicado en:
Actualidad Notarial
Por:
Temas:

Testamento sucesión Quebec

Una vez iniciada la liquidación de una sucesión, la mayoría de los pasos a cumplir deberán ser llevados a cabo por el LIQUIDADOR. Pero ¿quién es? ¿Cómo se nombra y qué hace el liquidador de una sucesión? ¿Es remunerado por su trabajo? 

La liquidación de la sucesión es un proceso complejo, reglamentado por la ley, que estará a cargo de la administración de los bienes que componen la sucesión de una persona, desde el momento de su designación y hasta la entrega de los respectivos bienes a los herederos o legatarios. 

Su designación puede ser hecha por vía testamentaria, es decir, por parte del testador en su testamento. A falta de testamento, o de designación de liquidador en el mismo, recaerá sobre los herederos el designarlo y en caso en que no sea posible, por parte del tribunal. 

Cabe aquí aclarar que el cargo puede recaer sobre uno o más herederos, sobre una tercera persona sin derechos en la sucesión e incluso, sobre una institución bancaria. En el caso de que sea un órgano colegiado, la representación de la sucesión  podrá ser llevada a cabo en forma conjunta o indistinta, según el caso. Además, podrá determinarse cómo se ejercerá la votación para la toma de decisiones, es decir por simple mayoría, unanimidad, dos tercios, etc.

El testador, o los herederos en su caso, determinarán el alcance de los poderes del liquidador, que podrán ir desde la simple a la plena administración.

La  tarea de liquidador, que sin duda representa una gran responsabilidad, deberá recaer en la medida de lo posible sobre los hombros de una persona de confianza del testador o de los herederos, pero también en una persona que tenga las condiciones personales necesarias para realizar las tareas que su cargo implica.

Estas condiciones personales podrán referirse tanto a:

  • la  honestidad del liquidador: ya que éste tendrá que administrar bienes que no solo le pertenecerán, sino también bienes que pertenecen a otros herederos
  • su capacidad de organización, cuando se trate de un patrimonio compuesto por muchos bienes y/o muchas deudas
  • su habilidad como buen administrador
  • su responsabilidad
  • su posibilidad de mediar entre los herederos cuando la relación entre ellos no sea óptima o fluida
  • su carácter de único heredero 

Finalmente, se determinará cómo será remunerado el liquidador. Las variantes podrán ser, según el caso: el establecimiento de una remuneración a tasa horaria, una remuneración fija o a porcentaje, ninguna remuneración cuando se trate la liquidación sea ejercida por heredero, reembolso de gastos, reembolso de la pérdida de salario por el tiempo dedicado a la sucesión, etc.

La presente columna es hecha a título general e informativo, sin otra pretensión que la  de ilustrar al lector sobre los  aspectos notariales vinculados al diario vivir de una persona en la provincia de Quebec. Queda el lector invitado a buscar las respuestas concretas a sus necesidades notariales con el consejo de su profesional de confianza.

Foto: Flickr / Ken Mayer (CC)