lunes, 20 de enero de 2014

Redes sociales y privacidad: ¿Qué tan lejos llegar?

Publicado en:
Inmigrante Digital
Por:
Temas:

Privacidad internet

Si bien la privacidad en las redes sociales es un sujeto de permanente preocupación entre sus usuarios, hay casos de casos.

En entregas anteriores hemos hablado de cómo estos canales de comunicación son una excelente manera de hacer networking, construir su red de contactos y crearse una reputación profesional que le ayude a alcanzar sus objetivos. Sin embargo, a veces, el exceso de preocupación por la privacidad atenta contra estas metas.

Estos son algunos ejemplos en los que la privacidad puede haber ido demasiado lejos:

Fotos de perfil de Facebook bloqueadas

Como se ha señalado en entregas anteriores, los reclutadores esperan encontrar a sus candidatos en Facebook. Cuando no los encuentran, muchos asumen que “algo estará escondiendo”.

Encontrar un perfil de Facebook donde ni siquiera la foto de perfil es visible públicamente, y que no muestra ningún detalle sobre la persona, puede verse igual de sospechoso.

El movimiento estratégico: elija bien su foto de perfil y comparta contenido público con cierta frecuencia, pero restrinja para grupos específicos aquellas informaciones que no desee encontrar en manos de todos.

Cuentas privadas de Twitter

Twitter es, por excelencia, un medio de difusión. Su finalidad (construida por los usuarios con el tiempo, y no dictada por sus creadores) es la de hacer llegar el contenido que allí se publica a la mayor cantidad de ojos posibles, y  permite también crear su reputación en línea en su área profesional.

Sin embargo, una cuenta de Twitter privada no tiene alcance. La cantidad de lectores es reducida, el mensaje escasamente se reproduce y los beneficios son mínimos.

El movimiento estratégico: filtrar el contenido. Twitter es una tribuna pública y se debe tratar como la vida misma. De la misma manera en la que usted filtra sus comentarios y no dice todo lo que piensa sin antes evaluar las consecuencias, debe pensar antes de tuitear, y no tuitear en momentos de vulnerabilidad emocional.

Cuentas “blindadas” de LinkedIn

Cuando usted asiste a eventos de networking, su idea es conectar con nuevos contactos y mantener esta comunicación en el futuro. De la misma manera, LinkedIn es un permanente evento de networking en el que puede conectar con otros a través de sus contactos en común o de su participación en grupos.

Sin embargo, muchos practican en LinkedIn una premisa que es bastante sabia y útil en Facebook, pero que no lo resulta tanto en esta red: “si no sé quién eres, no te acepto”.

Si bien no se trata de aceptar a quien sea que pase por su perfil, tampoco se deben excluir contactos simplemente porque el nombre no le suene familiar, ya que se puede estar cerrando puertas a oportunidades futuras.

El movimiento estratégico: si una persona que no suena familiar lo(la) agrega en LinkedIn, revise su perfil y amigos en común, pregunte a estos amigos por la persona en cuestión y, como último recurso, acéptelo e inmediatamente envie un mensaje saludando, poniéndose a la orden y preguntando con sutileza sobre su interés en conectar con usted.

Y usted, ¿dónde dibuja la línea entre lo público y lo privado?

Twitter: @AngieRod

Foto: Geralt en Pixabay