jueves, 30 de enero de 2014

El Consejo de Empleadores de Quebec se manifiesta en contra de la ley de laicidad

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Bernard drainville charte des valeurs

El Consejo de Empleadores  de Quebec (Conseil du patronat) dio a conocer su posición ante la ley de laicidad del Parti Québécois, aseverando que éste proyecto de ley podría “comprometer las tres prioridades para los empleadores de Quebec: el acceso a la mano de obra –disponible y de calidad-, una reglamentación inteligente y una economía sostenible”.

A horas de su comparecencia ante la comisión parlamentaria que analiza la ley, el consejo pidió retirar el proyecto de texto legal, denominado también la ley 60.

El Consejo de Empleadores de la Belle Province indica que la adopción de un proyecto como éste afecta la atracción y la retención de trabajadores calificados. Cree además que el proyecto de texto jurídico afecte a las empresas privadas y no sólo a los empleados del sector público, poniendo en riesgo las políticas de diversidad en materia de contratación que muchas de las compañías han adoptado.

El organismo patronal destaca que la ley no responde a las necesidades de los empleadores y que más de 98% de ellos dicen que no reciben solicitudes de acomodamientos razonables por temas religiosos.

Asimismo, el consejo indica que “no hay estudio que dé pruebas sobre la amplitud de esta problemática que haya sido dado a conocer. Por el contrario, el debate que resulta –de la ley- crea una profunda división en la sociedad québécoise”.

A través de un comunicado, el organismo sostiene: “sorprende más bien constatar que el gobierno haya invertido tantos esfuerzos en los debates públicos y en la comunicación alrededor de la entrega del proyecto de ley, que los parlamentarios dedicarán más de 200 horas en una comisión parlamentaria, y que todo esto se haga en la ausencia de información y de datos que prueben lo que se argumenta”.

El organismo concluye advirtiendo: “hay otras situaciones que sí están demostradas con hechos rigurosos, como la situación de las finanzas públicas, la productividad o la necesidad de un ambiente de negocios más propicio para las inversiones, que no son objeto de una atención tan minuciosa”.

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM