viernes, 31 de enero de 2014

¿Qué debemos hacer cuando debemos enviar un poder a nuestro país de origen?

Publicado en:
Actualidad Notarial
Por:
Temas:

Notario en Quebec

¿A quién debemos acudir para prepararlo? ¿Qué formalidades se deben cumplir? Aquellos que hemos elegido radicarnos en Quebec, compartimos una problemática similar: si bien ya no vivimos en nuestro país de nacimiento, hemos dejado allí padres o hermanos, casas, autos, herencias, deudas, trámites, juicios, y un sinnúmero de situaciones que requieren de nuestra presencia o al menos de nuestra firma.

Sin embargo, nosotros nos encontramos a kilómetros de distancia, sin posibilidad material, de tiempo o económica de estar presente en el lugar o en el momento en que se requiere nuestra firma. Esta situación es resuelta por la ley, quien autoriza a que otra persona firme en su nombre y representación.

Para que una persona pueda obligar a otra mediante su firma es necesario que previamente el representante haya recibido la instrucción de hacerlo. Ese conjunto de instrucciones para ser cumplidas por otro recibe el nombre de  mandato, y legalmente se trata de un contrato entre el que da la instrucción para que otra persona lo represente (mandante) y el que lo recibe y acepta cumplir las instrucciones (mandatario).

Este contrato es generalmente verbal, es decir que en general la instrucción no se da por escrito, aunque puede serlo. Sin embargo, a fin de probar a los demás que el representante tiene las facultades suficientes para firmar el acto por el cual el representado se obligará un instrumento legal deberá ser creado.

Este documento, según la legislación de los distintos países, suele recibir el nombre de Poder, Carta Poder, Acta Poder, Mandato o Procuración, pero en todos  los casos se trata de un mismo documento. En el presente artículo, nos referiremos a éste como Poder, por ser el término más comúnmente utilizado en Latinoamérica.

Una aclaración fundamental: como en el caso de los inmigrantes es probable que el Poder sea requerido para ser utilizado en otro país (generalmente el país de origen), tres comprobaciones deberán ser efectuadas:

1)    Ante quién otorgarlo y qué condiciones debe cumplir: Para que el documento sea válido en cualquier país, debe ser hecho de conformidad  a las formalidades del país donde va a ser firmado. En otras palabras, el documento hecho en Quebec debe ser confeccionado conforme a las leyes de Quebec. Así, el Poder hecho ante un notario de Quebec, respetará esta primera condición.

2)    Asegurarse que posea las facultades que se necesitan para el acto a cumplir: Para que tenga todas las facultades y menciones que lo van a hacer útil para ser usado en el otro país es conveniente que el texto del mismo sea revisado, o más aún preparado, por un notario o abogado del país donde el Poder necesita ser usado, quien tendrá en cuenta la extensión de facultades que el representante debe tener para poder cumplir con el mandato recibido. Esta información, obviamente, no puede ser conocida por el notario de Quebec, y el profesional de origen es quien se encuentra en mejor medida de saberlo. El proyecto de Poder será entonces entregado al notario de Quebec para la preparación del acto que respete la reglamentación local.

3)    Verificar los requisitos de legalización del país en el cual el Poder será utilizado: Se debe consultar en el Consulado del país donde el Poder va a ser usado, o con el abogado o notario que lo pidió, si la firma del notario de Quebec necesita ser legalizada por la Cámara de Notarios de Quebec, por ese Consulado y/o si requiere la intervención del Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá. En síntesis, qué legalizaciones necesita el Poder hecho en Quebec, para ser válidamente usado en el otro país. Los requisitos no son iguales para todos los países.

La presente columna es hecha a título general e informativo, sin otra pretensión que la  de ilustrar al lector sobre los  aspectos notariales vinculados  al  diario vivir de una persona en la provincia de Quebec. Queda el lector invitado a buscar las respuestas concretas a sus necesidades notariales con el consejo de su profesional de confianza. 

Por cualquier duda pueden llamar al teléfono  514-513-9788, o escribir a rber@montreal-notaire.com. 

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM