lunes, 3 de febrero de 2014

Ivonne Hernández: “déjenme permanecer en Canadá para luchar y recuperar a mi bebé”

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Ivonne Hernández deportación Canadá

Ivonne Hernández tiene fecha de deportación. Viernes 7 de febrero. Sólo el poder discrecional de las autoridades canadienses, específicamente del ministro de Seguridad Pública, Steven Blaney, podría detener su expulsión.

Ivonne, según expresó a Noticias Montreal, no ha querido pensar en lo que hará si finalmente debe dejar Canadá con destino México, su tierra natal, pero sí sabe lo que hará si le permiten permanecer en el país: “luchar…luchar para recuperar a mi bebé”.

El mensaje de esta mexicana, que reside en Canadá desde el año 2009, es claro. Con lágrimas en sus ojos y acompañadas por activistas de Solidaridad sin Fronteras, Médecins du Monde y su abogado, entre otros, la madre, de 41 años de edad, jerarquiza sus prioridades, que en su caso especial tiene que ver con su permanencia en el país, considerando que es la única manera, al menos por ahora, que pueda recuperar la custodia de su hijo, de tan sólo 13 meses de edad. “Permítanme quedarme en el país. Mi caso es especial. Quién va a cuidar a mi hijo. Sólo yo puedo cuidarlo como se debe”, expresó la madre en una conferencia de prensa realizada esta mañana.

Es necesario recordar que Ivonne Hernández enfrenta hoy una deportación porque su solicitud de refugio fue rechazada en el año 2011. En 2012 recibió una petición de abandonar el país, cuando ya estaba embarazada, pero considerando su condición, optó por permanecer en Canadá, incluso sin estatus legal.“Había encontrado a alguien con quien podía hacer su vida. Tenía esperanzas de tener una famiia”.

Huyendo de la violencia conyugal…dos veces

Ivonne Hernández dejó su país huyendo de su pareja, que, según narró ante las autoridades de inmigración canadienses, era un hombre violento y que no sólo la agredió en su zona de residencia, sino que logró ubicarla en al menos cuatro oportunidades en las que la mujer se mudó, en diferentes regiones de México. Su caso fue creíble para las autoridades migratorias de Canadá, sin embargo, su refugio no fue aceptado pues éstas argumentaron que México era un país seguro y que Ivonne podría encontrar seguridad mudándose nuevamente a otra región.

Fue luego de recibir su solicitud de abandonar el país, que la madre -embarazada en ese momento- optó sumarse al medio millón de personas que viven en este país sin estatus legal (según estadísticas de Solidaridad sin Fronteras).

VER TAMBIÉN:

Pero ya en Montreal, con la creencia de que finalmente hallaría cierta estabilidad, pues se casó con un québécois con quien tendría pronto un hijo y con quien comenzó un proceso de apadrinamiento (que le daría un estatus en un tiempo relativamente corto), Ivonne  narra que fue nuevamente víctima de violencia conyugal. Amenazada por su condición y el apadrinamiento en camino, cuentan quienes la recibieron en el refugio Maison d’hébergement Parados, la madre aguantó no sólo violencia física, sino mental y verbal, hasta que temiendo por el bienestar de su hijo, huyó de la casa y se quedó en el mencionado refugio.

Sonia Dionne, directora del centro donde permaneció Ivonne, asevera que pudieron ver con sus propios ojos la madre dedicada que es Ivonne Hernández, el desarrollo de su pequeño de 13 meses y lo que consideran, a su juicio, como una injusticia y un grave hecho, en el caso de que se llegue a dar la deportación y la separación de madre e hijo.

Si es de los que se pregunta por qué Ivonne no deja Canadá con su hijo, la respuesta es: no puede. No puede porque perdió la custodia del bebé luego de que su pareja la denunciara (estando ella con el bebé en el refugio) y de que un tribunal decidiera que era mejor para el pequeño permanecer con su padre, debido al estatus migratorio de la madre. Hay una audiencia, fijada para el 6 de marzo, en la que la madre podría hacer lo posible para recuperar la custodia de su hijo, pero de llegar a ser deportada este viernes, esa opción desaparece. “Temo no volverlo a ver”, indica la madre con angustia en su rostro.

Dionne lamentó el hecho de que en el tribunal en el que quitaron la custodia del bebé, para dársela al padre, la decisión se hubiera tomado sólo considerando el estatus migratorio de Ivonne. “Nadie nos preguntó sobre su capacidad como madre o si realmente era víctima de violencia conyugal. Sólo tomaron en cuenta su estatus”, explica.

Para expertos y activistas presentes en la confenrencia prensa, el caso de Ivonne Hernández senta un precedente, no sólo para las que  están en condición similar  a la de esta madre, sino para las que son víctimas de violencia conyugal  y el gran temor es que éstas dejen de denunciar los casos.

En cuanto a la separación de madre e hijo, los especialistas destacaron el daño que se le estaría haciendo al pequeño, al tiempo que advirtieron que Canadá estaría violando derechos internacionales si se llega a materializar la deportación.

Stewart Istvanffy, abogado de Hernández, asevera que actualmente se vive actualmente una crisis humanitaria en Canadá con la cantidad de deportaciones que se están registrando.  “Estas deportaciones no respetan los derechos y están separando a los padres de sus hijos. Creo que es posible que ella permanezca pero hay un verdadero problema en los procesos de deportación que se están dando en este país”.

 Los grupos de apoyo a Ivonne Hernández seguirán manifestando, en un intento porque la madre pueda permanecer en Canadá. Este martes estarán haciendo una demostración frente a la Corte Federal, en Montreal, a partir de las 8:30 am.

Twitter: @GAbAguzzi / gaguzzi@noticiasmontreal.com

Fotos: María Gabriela Aguzzi V. / Grupo NM

Ivonne Hernández deportación Médecins du Monde