jueves, 6 de febrero de 2014

Los ojos del mundo se posan en Sochi, pero también sobre Putin

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

10juegos-olimpicos-de-inverno-de-sochi

En las víspera de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno 2014, la ciudad de Sochi luce como la más vigilada del mundo. Razones las hay, los atentados terroristas de Volgogrado que acabaron con la vida de 34 personas aún están frescos.

Sin embargo, algunos se preguntan si Vladimir Putin no se le está pasando la mano al intentar controlarlo todo. Ya se han hecho denuncias de «abusos» de las autoridades, agregadas al aprovechamiento de ciertos grupos aislados para expresar sus sentimientos discriminatorios y antihomofóbicos.

Sochi es una ciudad balneario de Rusia, ubicada frente a las costas del Mar Negro, teniendo a sus espaldas las montañas nevadas del Cáucaso.

Se calcula que entre 30.000 a 50.000 policías y agentes del ministerio del Interior patrullarán Sochi. Además estarán reforzados desde otras posiciones por 30.000 militares, bajo las órdenes de la FSB (Servicio Federal de Seguridad), heredera de la exKGB. Incluso se han movilizado «400 cosacos«, como lo informa un despacho de RTVE.es.

Todo será controlado. Las personas y los vehículos podrán ser sometidos a registros en cualquier momento. Los vehículos que no tengan matrícula local tendrán que tramitar un permiso para circular.

Para ingresar a los estadios hay que estar debidamente acreditado.

Habrá cámaras de vigilancia por todos lados.

Las aguas del Mar Negro que dan a las costas de Sochi están cubiertas con equipos de sonar submarino; y en las montañas Krasnaya Polyana, donde se realizarán las competencias de esquí y snowboard, el ejército estará parapetado, vigilando todo el ambiente.

Otro grupo del Ejército estará apostado en la frontera que da con el sur de Georgia.

También está previsto vigilar desde el aire. Aviones no tripulados surcarán cada cierto tiempo el espacio aéreo sobre Sochi.

Como no faltan en este tipo de eventos las protestas -y en Rusia hay muchos que quieren protestar, no necesariamente contra el evento en sí, sino contra Putin-, el gobierno ha pensado en ello. Se ha creado una zona de manifestaciones, a 11 kilómetros de donde se realizan las pruebas olímpicas. Ya muchos llaman a este espacio, el «manifestódromo«. Fuera de él toda protesta será reprimida.

Las medidas también se extienden a la capital rusa, Moscú. Aquí los aeropuertos y estaciones de trenes cuentan con una red de personal especializado, apoyado por voluntarios, que vigilarán celosamente cada recorrido de los turistas. En las estaciones de metros igualmente habrá vigilancia de la policía y agentes privados.

Sin embargo, se desconoce cómo podrían cubrir la vigilancia en las complejas redes de trenes de alta velocidad que van de Moscú a Sochi y que se extiende a lo largo de 1.500 kilómetros.

Todo este despliegue inusitado de supervisión debe tener una incidencia presupuestaria enorme. Aunque se desconocen las cifras para el rubro de seguridad, se estima que la factura total de estos Juegos Olímpicos de Inverno alcanzarán la astronómica cifra de 37 mil millones de euros. Los juegos más caros de la historia.

Foto: Captura de pantalla / Youtube