lunes, 10 de febrero de 2014

Respuestas a las preguntas más frecuentes sobre la reforma a la ley de ciudadanía de Canadá

Publicado en:
Inmigración
Por:
Temas:

Pasaporte Canadá

El proyecto de ley C-24 ya se encuentra en el Parlamento e inicia su proceso legal para reformar por completo los parámetros por los que se otorga y revoca la ciudadanía canadiense.

Gran parte de la jornada del jueves pasado estuvo centrada en la presentación de esta nueva ley. Una charla técnica, más dos teleconferencias con el ministro de Inmigración fueron preparadas por el Gobierno Federal para los periodistas, con la finalidad de explicar a fondo cada punto de la ley y lo que significa para los miles de residentes permanentes que buscan juramentarse como ciudadanos.

Sin embargo, ante un cambio tan grande, las dudas se van acumulando. Aquí reunimos las principales preguntas -muchas de las cuales nos hicieron llegar- que se hacen miles de inmigrantes que están en el proceso o están cerca de presentar su solicitud de ciudadanía.

¿Cuándo empiezan a aplicarse los cambios?

Como toda ley ante el Parlamento, esta debe ser debatida y aprobada primero por la Cámara de los Comunes. Si es aprobada pasa al Senado, donde es también debatida y analizada. Una vez el Senado la aprueba llega a manos del Gobernador General, quien la firma y es en ese momento cuando entra en vigencia.

¿Cuánto tardará este proceso? El Gobierno de Stephen Harper no tendrá problemas para aprobar la ley, por contar con un gobierno mayoritario, sin embargo el tiempo que tarde hasta su aprobación puede variar, entre semanas y meses.

En base a lo dicho por el ministro de Inmigración la ley C-24 podría aprobarse en algún momento del segundo semestre de este año.

¿A quién afecta?

Las personas que ya introdujeron su solicitud, así sea hoy, la semana que viene o en cualquier momento antes de la entrada en vigencia de la nueva ley, no se verán afectados por estos cambios, los cuales aplican sólo para las solicitudes que se introduzcan luego de su aprobación.

Lo que sí deben tomar en cuenta muchas personas es que no existe un periodo de transición, así que aquellas personas que vayan a cumplir el requisito actual de tres años de residencia en los próximos meses deben sacar bien sus cuentas. El propio ministro dijo a NM en una entrevista hace unos días: “Si ya tenían preparada su solicitud y tienen el tiempo, entonces introdúzcanla”.

Los principales afectados serán esas personas que vayan a cumplir los tres años de residencia en los próximos meses. Si por mala suerte completa el requisito así sea un día después de la aprobación de la ley, ya estará bajo los nuevos parámetros, por lo que tendrá que esperar un año más (para cumplir los cuatro) antes de presentar sus documentos.

¿El aumento de precio me afecta si introduzco mi solicitud hoy?

La reforma de la ley de ciudadanía es un proceso legal que requiere de su aprobación por parte del Parlamento. El aumento del costo de la aplicación, por el contrario, es determinado mediante un decreto, el cual entró en vigencia este jueves 6 de febrero.

Eso significa que cualquier solicitud, bajo los actuales o futuros requerimientos, que sea introducida ahora tendrá un costo total de $400 por adulto ($300 de la solicitud + $100 del Derecho de Ciudadanía).

¿Si viajo seguido a mi país, este cambio me afectará?

Una vez aprobada, la nueva ley no sólo prevé un aumento en el tiempo de residencia en Canadá, sino también introduce un requisito mínimo de estadía en el país por cada año.

En la actualidad una persona podía pasar hasta dos años seguidos fuera de Canadá y volver para pasar los otros tres completos. La nueva ley obligará a los residentes permanentes a estar mínimo seis meses de cada año dentro del país, algo parecido a los residentes permanentes de los Estados Unidos.

Tengo cuatro años en Canadá, pero la mayoría como estudiante/trabajador extranjero. ¿Este cambio me afectará?

La nueva ley eliminará la capacidad de sumar el tiempo en Canadá con visa de estudiante o de trabajador temporal para cumplir con los requisitos de ciudadanía. La ley C-24 señala que una persona sólo puede sumar a su solicitud de ciudadanía los días que ha pasado en el país como residente permanente.

Esto significa que aquellas personas que ya cumplen o cumplirán pronto el requisito de residencia (y el que lograron sumando sus días como estudiante o trabajador extranjero) tendrán que introducir su solicitud antes de que sea aprobada la nueva ley para no verse afectados por los cambios.

La nueva ley dice que esperan procesar las solicitudes en menos de un año. ¿Qué pasa con las que ya están en espera?

Inmigración Canadá ya ha venido introduciendo cambios para acelerar el procesamiento de las solicitudes, sin embargo esto será un proceso lento pero seguro.

Una vez aprobada, la gran novedad del sistema será la forma en la que son procesadas las solicitudes, que pasan de ser un proceso de tres pasos a uno de un solo paso, hecho en su totalidad por un oficial de inmigración y no por un juez de ciudadanía.

Inmigración Canadá señaló en un correo a NM que una vez entre en vigencia la reforma, todas las solicitudes que se encuentren en inventario, tanto nuevas como antiguas, serán procesadas de manera más rápida bajo el nuevo forma (que no tiene nada que ver con los requisitos que se exigen).

Se espera que para el año 2016 las solicitudes será completadas en menos de 12 meses.

El “polémico” intent to reside provision

Uno de los pequeños detalles que ha pasado por debajo de la mesa de esta nueva reforma es lo que el gobierno considera como una “declaración de intención de vivir en Canadá”.

Lo que busca es evitar la “ciudadanía por conveniencia”, en relación a la gente que una vez obtiene el pasaporte canadiense se muda a otra parte del mundo o regresa a su país, pero sigue recibiendo los beneficios de ser canadiense.

Para entender más esta parte, contactamos al ministro de Inmigración. Aquí su explicación:

“Todos los solicitantes de ciudadanía se les preguntará, como parte de su solicitud, si tienen la intención de vivir en Canadá. Si un solicitante indica que no tiene la intención de residir en Canadá una vez se convierta en ciudadano, o si el departamento de Inmigración y Ciudadanía de Canadá obtiene información de que el solicitante no tiene la intención de permanecer en Canadá, no se le otorgaría la ciudadanía”, señaló una vocera del ministerio a NM.

Esta nueva previsión podría sorprender a muchos, aunque el ministerio de Inmigración todavía no ha definido todos los detalles al respecto, además del análisis legal sobre lo que representa este “compromiso” a vivir en el país.

También tendrá que analizarse si este factor no va en contra de las libertades que tienen todos los ciudadanos canadienses, nacidos en el país o naturalizados, algo que el propio ministerio dice defender.

“Es importante hacer notar que estas nuevas reglas no restringirán la movilidad de los nuevos ciudadanos. Podrán entrar y salir del país como cualquier otro ciudadano”, señala una vocera de Inmigración Canadá. “La intención de esta provisión es no limitar la movilización, sino reforzar las expectativas de que la ciudadanía es para aquellos que tienen la intención de vivir en Canadá”.

Twitter: @PabloJinko – pablo@noticiasmontreal.com

Foto: Flickr – Jeff Nelson (CC)