miércoles, 12 de febrero de 2014

Retrocede la libertad de prensa en Occidente, según ranking anual de Reporteros sin Fronteras

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Reporteros sin Fronteras Libertad de Prensa

La libertad de prensa decayó fuertemente en 2013 en muchos países occidentales, sobre todo en Estados Unidos, víctima de la lucha contra el terrorismo, según la clasificación mundial anual realizada por la ONG Reporteros sin Fronteras, dada a conocer este miércoles.

La ONG toma en cuenta los siguientes indicadores para establecer el ranking: el nivel de abusos, el grado de pluralismo e independencia de los medios de comunicación, el medioambiente y la autocensura, el marco legal, la transparencia y la infraestructura.

Sobre los 180 países estudiantes, Finlandia, los Países Bajos y Noruega, constituyen las naciones más respetuosas a la libertad de prensa, mientras que Turkmenistán, Corea del Norte y  Eritrea, son los países donde la información no llega oportuna y eficientemente a sus ciudadanos.

Las naciones en guerra son las que se ubican en la segunda parte de la clasificación y Siria, donde se vive una guerra civil sangrienta, se ubica en la posición 177.

Reporteros sin Fronteras advierte que los periodistas son objetivos para el gobierno de Bashar al Assad y para las milicias extremistas rebeldes.

Cabe recordar que actualmente hay cuatro periodistas franceses rehenes (desde junio de 2013): Didier François, Edouard Elias, Pierre Torrès et Nicolas Hénin.

Mientras tanto, Canadá mejoró su posicionamiento en la clasificación 2014, quedando en el lugar 18 (2013-posición 20).

Estados Unidos se ubica en la posición 46, 13 lugares menos respecto al reporte previo, debido a la “caza” implantada a las fuentes y emisores de alerta, tras las revelaciones de Edward Snowden sobre los programas de vigilancia estadounidense.

Rusia, donde actualmente se llevan a cabo los Juegos Olímpicos de Invierno, ocupa el lugar 148.

América Central y Sudamérica

Guatemala fue uno de los países donde también se vivió un fuerte retroceso en la libertad de prensa, según la ONG. Las agresiones a los periodistas se duplicaron en el país centroamericano y hubo, además, cuatro profesionales de la comunicación asesinados. El país ocupa la posición 125.

El reporte destaca, al mismo tiempo que “han pasado más de veinte años desde que América Latina y el Caribe dejaron de vivir –o casi– bajo el yugo de las dictaduras militares o bajo el fuego de las guerras civiles. Colombia es una excepción, el conflicto armado ha durado medio siglo. Cuba también se diferencia por su régimen, heredado de la guerra fría, que no tolera ningún contrapoder independiente, pero que a su vez ve la emergencia de una sociedad civil que lo obliga a replantear su “modelo”. Formalmente ha ganado un ambiente de paz y de instituciones democráticas. Formalmente, pues queda camino por recorrer para salvar la distancia que resta entre la garantía constitucional de las libertades públicas y un verdadero Estado de Derecho. Numerosos periodistas y defensores de los derechos humanos enfrentan todos los días una situación de violencia elevada y múltiple, generada por el crimen organizado, los paramilitares y, a veces, la represión del Estado”.

Sobre Honduras, la ONG destaca que han sido asesinados treinta periodistas en una década; 27 de ellos perdieron la vida después del golpe de Estado del 28 de junio de 2009, que derrocó al presidente electo, Manuel Zelaya. En nueve de estos casos se ha comprobado que el crimen estuvo relacionado con su actividad profesional.

En Perú y en Colombia la cobertura del narcotráfico, de la corrupción y de los conflictos territoriales o mineros incrementa en gran medida el riesgo de que los periodistas padezcan represalias. La esperanza –pequeña, pero real– de que pronto el gobierno de Bogotá y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) logren establecer un acuerdo de paz, no puede borrar la existencia del narco-paramilitarismo, también heredado de los años de guerra”, se lee en el informe.

México también merece mención aparte, donde existen otras organizaciones criminales que actúan con la complicidad de las autoridades locales –y a veces federales– corruptas. “El país arrastra un terrible balance: 88 periodistas asesinados y 18 desaparecidos entre 2000 y 2013; situación agravada por la llamada ‘ofensiva federal contra el narcotráfico’, emprendida bajo la presidencia de Felipe Calderón (2006-2012), que dejó como saldo más de 60 mil muertos”.

En países como Brasil y Paraguay, el crimen organizado y su infiltración también obstaculizan la investigación y la información. El “colonialismo” brasileño hace que el periodismo se convierta en instrumento de los barones locales, a la merced de los ajustes de cuentas políticos, en ocasiones mortales”, advierte Reporteros sin Fronteras.

Sobre la fuerte polarización y el papel de los periodistas y los medios, la ONG destaca que el profesional de la comunicación “también es un juguete político en los países que viven una fuerte polarización, en los que la oposición entre el sector privado y el público –o más bien el Estado– tiende al enfrentamiento.Venezuela lo ilustra de manera extremaa”.

Situación similar se vive, a juicio de la organización, en Ecuador, Bolivia y, en menor medida, Argentina.

Mapa: Reporteros sin Fronteras