jueves, 27 de febrero de 2014

La OQLF exige a una tienda publicar en francés sus informaciones en Facebook

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Facebook Delilah Parc

La Office québécois de la langue française vuelve a estar en los titulares de noticias. Luego del Pastagate, el organism ahora está bajo críticas por ir tras una página en Facebook.

Eva Cooper, dueña de una pequeña tienda de ropa en Chelsea, al norte de Gatineau, señaló que la OQLF le confirmó que está rompiendo las leyes sobre el uso del francés en Quebec. Todo porque su página en Facebook está escrita casi en su totalidad en inglés.

La medida levanta no sólo un nuevo debate sobre las, para muchos, cerradas políticas lingüísticas de la provincia, sino también su jurisdicción en internet.

Cooper dijo a la cadena CBC que el organismo le dio plazo hasta el próximo 10 de marzo para modificar la página de su tienda, Delilah {in the Parc}, de lo contrario podría enfrentar procesos legales que lleven a multas.

La empresaria dijo quedar sorprendida por la medida, especialmente cuando ha seguido al pie de la letra la legislación. Según dice, todos los anuncios y material promocional están escrito en francés.

Pero Facebook es un terreno completamente diferente.

El caso llegó a la OQLF luego de que un usuario pusiera la queja. En el pasado el organismo ha dicho que su intención no es perseguir a los comerciantes o empresas, sino que su mandato los obliga a hacer las investigaciones si reciben una queja de parte de un cliente.

Pero el problema en este caso es técnico y legal, por tener que adentrarse en la complicada legislación sobre internet en un mundo cada vez más globalizado.

La ley 101, la cual rige el uso del francés en Quebec, señala en su artículo 7, parágrafo 52, que todos los catálogos, material promocional, carpetas, directorios comerciales y todo tipo de publicación similar debe ser escrito en francés.

El problema es que pocos países tienen una jurisprudencia bien definida sobre las leyes que aplican a internet. El organismo provincial señala que las publicaciones en Facebook sí entran en la legislación.

Pero para muchos esto es mentira. Un argumento es que los servidores de Facebook en su mayoría están ubicados en Estados Unidos, por lo que las leyes provinciales no aplicarían.

Cooper dice que solicitó al organismo toda la documentación necesaria (en inglés) antes de tomar una decisión.

¿Qué opinan?