jueves, 27 de febrero de 2014

Parlamento de Canadá discute sobre Venezuela pero sigue sin llegar a una postura unánime

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Bandera Canadá Parlamento

Las protestas y la violencia se mantienen en Venezuela, mientras la comunidad internacional va reaccionando de a poco a la situación.

Sin embargo, en Canadá todavía no se llega a un acuerdo entre los distintos partidos políticos para enviar un mensaje claro y unánime.

En la jornada de este miércoles en Ottawa, el Parlamento discutió el tema de Venezuela, aunque sólo para recordar la necesidad de negociar una moción sobre la que todos los partidos estén de acuerdo.

El primero en levantar la palabra fue el diputado liberal Jim Karygiannis, uno de los más activos en relación a la situación del país sudamericano.

“Propongo que la Cámara (de los Comunes) condene las medida brutales y represivas del gobierno en contra de los manifestantes civiles pacíficos en Venezuela y pida al Gobierno informar al presidente Nicolás Maduro que el pueblo de Canadá está del lado de los venezolanos en su derecho a la protesta pacífica, que el gobierno de Maduro libere a todos los detenidos durante las protestas”, señaló el diputado de la circunscripción Scarborough—Agincourt.

Además, pidió que el gobierno deje de intervenir en las protestas pacíficas, así como castigos contra los responsables de la represión.

Karygiannis también llamó a Canadá a examinar futuras medidas para “expresar su descontento con esta acciones».

Sin embargo, no hubo unanimidad sobre esta moción.

Los diputados del NPD criticaron la postura de Karygiannis. Nathan Cullen, diputado del partido naranja señaló que se han ido dando conversaciones entre todos los partidos para llegar a una moción unánime, por lo que no entiende por qué el diputado liberal decidió seguir adelante sin tomar en cuenta esto.

Los conservadores, partido de gobierno, criticaron también la postura de Karygiannis. “Canadá hablará de manera mucho más contundente si hablamos con unanimidad, la que creo es posible”, señaló Peter Van Loan, líder de los conservadores en la Cámara de los Comunes.

El propio NPD presentó su propia moción, a través de la diputada Helène Laverdière:

“Que la Cámara exprese su profunda preocupación por el aumento de la violencia en Venezuela, presente sus condolencias a las familias de los fallecidos o heridos durante las protestas públicas, pida al Gobierno de Canadá urgir a las autoridades venezolanas frenen la escalada del conflicto y protegan los derechos humanos y libertades democráticas de los ciudadanos venezolanos, motive al Gobierno de Canadá a llevar un rol de líder para apoyar el diálogo político en Venezuela que respete las quejas legítimas y diferencias de opinión, y pedir el fin de la retórica divisiva y las acciones que sólo retrasan y ponen en juego la situación política inclusiva que el pueblo venezolano se merece”.

Sin embargo, esta moción también fue rechazada por no tener unanimidad.

Aquí la propuesta de la diputada Laverdière:

El ministro de Inmigración, Chris Alexander, respondió finalmente en nombre del Gobierno de Stephen Harper: “En relación a Venezuela, seguimos preocupados por la situación. Pedimos que la violencia termine. Queremos que el gobierno se haga responsable para que no se pierdan más vidas. Hemos llamado a una renovación del diálogo entre el gobierno y la oposición”, señaló durante la sesión de este miércoles.

Informe de EE UU reafirma dudas sobre las elecciones venezolanas

Este jueves el Departamento de Estado de los Estados Unidos presentó su informe sobre los Derechos Humanos en 2013.

Como era de esperar un largo texto ocupó el capítulo dedicado a Venezuela. Sin embargo, uno de los puntos que más llamó la atención de la opinión pública fue el recuento de las situaciones que rodearon las elecciones del pasado mes de abril, en las que resultó electo Nicolás Maduro.

El informe recopila las preocupaciones de varios grupos, organizaciones y ONG que estuvieron presentes durante los comicios y que denunciaron las ventajas que recibió el partido de gobierno, empezando por la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de aceptar la candidatura de Maduro mientras ejercía el cargo de presidente interino a pesar de que muchos analistas y la oposición decían que iba en contra de la Constitución.

Así mismo, el informe destaca todas las evidencias que se recogieron sobre abusos en unos 3.389 centros de votación, lo que afectaba a cerca de ocho millones de votantes.

También reafirma que muchos de los informes de instituciones internacionales calificaron este proceso electoral como anticonstitucional debido a todas estas irregularidades.

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM