domingo, 9 de marzo de 2014

El arraigo, protagonista del Festival D’Art Souterrain, que se celebra estos días en Montreal

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Aunque sólo haya sido durante un minuto, mientras ha cruzado un edificio, ha subido o ha bajado por unas escaleras mecánicas, ha entrado o salido de un lugar público seguro que estos días se ha encontrado con alguna de las obras del Festival D’Art Souterrain: 7 kilómetros de circuito y 14 edificios participantes que exponen las obras de más de 100 artistas.

Recorrido Festival d'art souterrain

El Festival que, celebra este año su sexta edición, es ya un referente en América del Norte en cuanto a arte emergente y contemporáneo se refiere. Se sigue apostando por acercar estas prácticas visuales a un público no especializado, o no acostumbrado a este tipo de arte.

Para explorar el arraigo, Art Souterrain inicia este año la venida de artistas para presentar obras que tocan las nociones de identidad, de memoria, de territorio y de pertenencia. En nuestras sociedades contemporáneas, las jóvenes generaciones deben marcharse de sus tierras natales para encontrar trabajo de forma que se ven obligados a vivir un proceso de desarraigo completo de su país de origen.

Noticias Montreal ha visitado algunos de los escenarios artísticos del Festival D’Art Souterrain así que a continuación les hacemos un resumen de nuestro recorrido.

En el Complexe DesJardins se encuentra la instalación de video titulada L’éducation nautique (La educación náutica), un cortometraje del montrealés Christian Laurence. Tiene mérito de haberlo grabarlo con una cámara de cine Kodak del año 1942. Se muestra la interacción de un niño con el agua.

L'éducation nautique 

También podemos apreciar la instalación de John Loerchner y Laura Mendes que trabajan juntos desde hace nueve años. Vienen a recontextualizar de manera humorística nuestra relación con las infraestructuras funcionales expuestas a nuestro alrededor, al mismo tiempo que nuestra necesidad de estar conectados con estas y de modificar el ambiente que nos rodea.

Instalacion de John Loerchner y Laura Mendes

Simon Bilodeau vive y trabaja en Montreal y presenta el proyecto Vois comme c’est beau, una escultura con forma de árbol. En su estado natural simboliza la belleza y la renovación pero destruido representa la obsolescencia.

Vois comme c'est beau

El proyecto que más llama la atención de Place Des Arts es L’Arbre à souvenirs, de los artistas Albane Guy y Alexandre Renzo conocidos artísticamente como La Camaraderie. En este árbol de experiencias vividas, se invita a los visitantes a anotar en un papel uno de los recuerdos que más le ha marcado y el porqué.

L'arbre à souvenirs

Entramos al hall principal del edificio de Place Victoria. Aquí, se puede ver por ejemplo la obra de Jonathan Villeneuve titulada Mouvement de masse (Movimiento de masa), una instalación electromecánica que simula la acción del viento sobre un conjunto de juncos. El espectador mira detenidamente la instalación y se siente inmerso y familiarizado con un escenario en el que el tiempo y el movimiento son los dueños del espacio compositivo.

Mouvement de masse

Muy cerca del campo de juncos, se encuentra Corpus Urbanus (Cuerpo Urbano) del artista Karim Borjas. En este proyecto, la imagen aparece descompuesta transformando la interpretación cognitiva del espectador. Al final, se tiene la sensación de estar frente a un espejo que de manera metafórica refleja una persona, nuestra propia persona.

Corpus Urbanus

Este edificio está conectado con el metro de Square Victoria y del Centre de Commerce Mondial así que de camino, también encontramos otra instalación de video titulada Wave patterns de Cheryl Pagurek. Aquí el artista refleja, a través de 12 pantallas, el agua de manera dinámica y compleja. Las imágenes se transforman en un collage rápido de abstracciones de colores. Lo que quiere explorar el artista es la intersección del mundo natural con el pensamiento humano; todo ello regulado por un orden y estructura.

Wave patterns

Ya en el Centre de Commerce Mondial, nos encontramos la escultura Éloge de la proie (Elogio de la presa) del artista Mathieu Valade. La simbología del ciervo es poderosa. A la vez distintivo de nobleza, asociado a la fe católica del Occidente medieval, efigie de la diosa protectora de Japón, espíritu de bondad de los chamanes americanos, el ciervo se relaciona también con la presa, la caza. La escultura muestra a un animal noble pero nuestro reflejo en los fragmentos de espejo de su cuerpo nos hace sentir como una presa del animal.

Éloge de la proie

Como obra permanente pero también que participa dentro del circuito del Festival D’Art Souterrain podemos ver el fragmento del muro de Berlín que las autoridades alemanas regalaron a la ciudad de Montreal por su 350 aniversario.

Muro de Berlin-Montreal

Nuestro último destino fue el Palais des Congrès. Aquí se puede ver la instalación sonora Chant de monnaie, champ de Monet (Canto de monedas, campo de Monet) de Sonia Khenfech y Denis Labelle. Los artistas han pretendido con esta obra explorar la cuestión del arraigo por un lenguaje sonoro analógico. La instalación que hace homenaje a la pintura de ‘Campo de amapolas’ de Claude Monet, representa una serie de altavoces repartidos en el espacio como una arquitectura emergente donde el hombre se arraiga a su tierra.

Chant de monnaie, champ de Monet

También encontramos otra obra permanente pero que también se enmarca dentro del Festival, Nature légère (Naturaleza ligera) de Claude Cormier. El artista junto con un equipo de colaboradores decidió crear este bosque de troncos en homenaje a los arces centenarios de los parques montrealeses trasladando así el espacio natural a un interior de un edificio público.

Nature légère

Muestra latinoamericana

Hay igualmente artistas latinoamericanos exponiendo sus obras. Es el caso de Claudia Espinosa artísticamente conocida como CERRUCHA, que expone una instalación audiovisual de retratos en el Palais des Congrès.

Cartografiando la piel1

La artista mexicana habló con Noticias Montreal para explicarnos con más detalles su obra:  La Cartographie de la peau (Cartografiando la Piel).

– Primera pregunta casi obligada. ¿De dónde viene su nombre artístico CERRUCHA?

-“El nombre CERRUCHA viene de lo siguiente, CER son las iniciales de mi nombre para empezar. Seguimos con el hecho de que un serruchO es masculino….por lo tanto lo he vuelto al femenino. Y los serruchos se utilizan para tanto para construir como para deconstruir, que es exactamente lo que busco hacer con el arte. Usar el arte como una herramienta para construir una sociedad más equitativa en donde las personas nos demos cuenta del rol que jugamos en la sociedad y con ello ir modificando nuestro comportamiento para ir forjando un mejor futuro.

– ‘Cartografiando la Piel’ muestra diferentes fotografías de inmigrantes con cicatrices en el cuerpo pero esas cicatrices más allá de lo físico, tienen un significado emocional. 

-Me encanta trabajar con aquello que es invisible, intangible… pero que al final le da forma a nuestra forma de ser y de manejarnos dentro de una sociedad. Las cicatrices emocionales que llevan consigo los participantes del proyecto son lo que les da una mirada nueva al mundo. Al ver a una persona no vemos todo aquello que ha tenido que pasar, lo que ha vivido ni lo que ha aprendido. Peor aún, son marginalizados en la sociedad a la cual les toca integrarse… y el sentido de pertenencia es algo que marca la identidad de las personas fuertemente.

–  Las imágenes son impactantes y además tenemos la ventaja de conocer la historia en primera persona de los retratados. ¿Cómo? Cerrucha ha grabado sus testimonios (los podemos escuchar en su web ) lo que le da mayor fuerza artística.

-Idealmente la instalación tendría bocinas (como sí las tuvo el día de la inauguración durante la Nuit Blance). Así todo el público tendría acceso a los testimonios. Desafortunadamente, el Palais des Congrès no permite mantener obras con audio constante, por lo que se tuvo que optar por la opción del código QR.

–  ¿Qué criterios eligió para seleccionar a los retratados?

-El criterio principal fue el que las personas hubieran tenido en algún lugar de sus vidas el estatus de refugiados y/o indocumentados en cualquier lugar del mundo sin importar los años que hubieran pasado. Varios de ellos y ellas son personas muy cercanas a mí. En Montreal fue más difícil encontrar personas que estuvieran dispuestas a compartir sus vivencias si todavía se encontraban con un estatus precario. En México D.F. contacté a CASA REFUGIADOS que me abrió las puertas y me apoyó completamente con el proyecto. El tema me interesó por el hecho de ser inmigrante, pero más aún por ver que mis seres amados han pasado por eso y que justo por ello se han vuelto los maravillosos seres humanos que son. Generando empatía y por tanto respeto, compasión y admiración al reconocer lo fuertes y grandes que son dichas personas. Al ser artista, me veo con la responsabilidad de crear arte con el objetivo de que la sociedad vaya entendiendo y admirando el coraje que conlleva el ser un inmigrante indocumentado y/o refugiado.

– ¿Hubo algún testimonio que le marcara de manera especial?

-Creo que la persona que más me toca es mi pareja (primera imagen de la derecha que se puede ver más abajo con el título: etíope, 22 años, Montreal), puesto que puedo ver que todo el aprendizaje que le ha tocado adquirir a raíz de su desplazamiento es algo que admiro e intento aprender de él todos los días. Con él he podido ver el efecto mariposa que conlleva una expatriación, que no sólo toca a la familia de quien se va, sino a todas aquellas personas con las cuales va teniendo contacto en su camino. Cuando se habla de 4 millones de refugiados sirios o de 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos…lo que está frente a nosotros no son sólo 15 millones de personas… que es mucho decir. Sino ese número multiplicado por cada una de las personas que es relacionen con ellos/as. Ellos tocarán y transformarán el lugar al que lleguen y a todas las personas a su paso, transformando el mundo entero.

Cartografiando la piel2

–   No quiero terminar la entrevista sin recordar que además este proyecto está participando en el concurso Abribus. Explíquenos.

El concurso da la oportunidad para que artistas puedan exhibir su obra en  las nuevas paradas de autobús que están por la ciudad de Montreal. Y dicho que yo había previsto el poner la obra en paradas de autobús, me encantaría tener la oportunidad de realmente llevarlo a cabo. La gente puede meterse aquí para votar. Es una manera de democratizar el arte y hacerlo accessible al público en general. Que es uno de mis mandatos: el hacer arte para todos. Con la finalidad también de expandir el mensaje… tomando los mismos sitios que las empresas publicitarias pero con mensajes de unidad e igualdad entre las persona.

Muchas más actividades

Por supuesto, en el Festival haym mucho más. Los visitantes pueden encontrarse con un fotógrafo profesional que deambulará por los espacios de Art Souterrain para captar las mejores imágenes de los espectadores. En algunos puntos también hay una serie de cuadernos donde las personas pueden hacer alarde de su creatividad y escribir sobre lo que piensan de las obras, del festival o del arte en general. No podían faltar los concursos, las performances en directo, las visitas guiadas y las actividades para toda la familia . Y si se quiere disfrutar más detenidamente del recorrido, puede descargar la aplicación oficial del Festival D’Art Souterrain e ir reproduciendo cada obra con el audio correspondiente a la vez que lo visualiza. Además, también ofrece un mapa del recorrido, información de los artistas, las obras, los lugares y los horarios.

Recordemos que se puede disfrutar del Festival D’Art Souterrain de Montreal hasta el 16 de marzo. También pueden encontrar más información en la página web oficial, o estar atentos a toda la información publicada en las redes sociales.

Twitter: @marta_plaza_ 

Fotos: Marta Plaza