martes, 11 de marzo de 2014

Ivonne Hernández recupera la custodia de su bebé pero resta por definirse su estatus migratorio

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

 Ivonne Hernández deportación Médecins du Monde

El caso de Ivonne Hernández fue bien conocido en Montreal, Canadá y México, su país de origen. Hasta inicios de este mes Hernández no sabía si recuperaría la custodia de su hijo y temía ser expulsada del país sin su bebé. Tras varios procesos que implicaron el traslado de su caso desde un tribunal familiar de Saint-Jérôme a uno de Montreal, la decisión fue positiva para la madre, quien recuperó la custodia -de forma temporal- de su hijo, de sólo 14 meses.

  • Conozca la historia de Ivonne Hernández: aquí.

El sábado pasado, en el marco del Día Internacional de La Mujer, el grupo Solidaridad sin Fronteras realizó una marcha para denunciar la precariedad y la violencia hacia el género y también ratificó su apoyo a esta madre mexicanana pidiendo que no sea deportada de Canadá.

Tras la decisión de una jueza de la corte familiar de Montreal, Hernández podrá permanecer en el país hasta octubre de este año, cuando se prevé que se lleve a cabo una nueva audiencia en torno a la custodia de su hijo, pero durante este lapso la joven deberá seguir con su proceso migratorio, pues hasta ahora nada descarta que sea finalmente deportada.

Hernández puede permanecer en el país debido a su proceso judicial con su bebé, pero aún no ha recibido respuesta definitiva a un recurso humanitario que le dé el estatus de residente para quedarse en el país, luego de que su solicitud de refugio fuera rechazada.

Ivonne Hernández dejó su país huyendo de su pareja, que, según narró ante las autoridades de inmigración canadienses, era un hombre violento y que no sólo la agredió en su zona de residencia, sino que logró ubicarla en al menos cuatro oportunidades en las que la mujer se mudó, en diferentes regiones de México. Su caso fue creíble para las autoridades migratorias de Canadá, sin embargo, su refugio no fue aceptado pues éstas argumentaron que México era un país seguro y que Ivonne podría encontrar seguridad mudándose nuevamente a otra región.

Ya en Montreal, con la creencia de que finalmente hallaría cierta estabilidad, pues se casó con un québécois con quien tendría pronto un hijo y con quien comenzó un proceso de apadrinamiento (que le daría un estatus en un tiempo relativamente corto), Ivonne  narra que fue nuevamente víctima de violencia conyugal. Amenazada por su condición y el apadrinamiento en camino, cuentan quienes la recibieron en el refugio Maison d’hébergement Parados, la madre aguantó no sólo violencia física, sino mental y verbal, hasta que temiendo por el bienestar de su hijo, huyó de la casa y se quedó en el mencionado refugio.

Tuvo fecha de deportación para el pasado 7 de febrero, pero tres días antes la joven madre supo que podría quedarse en Canadá hasta la audiencia celebrada a principios de este mes, tras una decisión emitida por la Corte Federal de Montreal.

Solidad sin Fronteras asegura que “Ivonne no está sola en su lucha (…) La historia de Ivonne recuerda los desafíos que enfrentan las mujeres que sobreviven a la violencia conyugal”.

@GAbAguzzi / gaguzzi@noticiasmontreal.com

Foto: María Gabriela Aguzzi V / Grupo NM