jueves, 20 de marzo de 2014

Wilner Cayo: carta abierta del candidato de la CAQ en Viau

Publicado en:
Quebec Decide
Por:
Temas:

Blogs-Candidatos-Elecciones-Quebec-2014

Si bien el inicio de la campaña electoral es festivo para algunos, los hechos son más que dolorosos. Si Quebec es una provincia bella y rica y nosotros los ciudadanos quebequenses personas generosas ¿Cómo se explican las desigualdades socioeconómicas que castigan Quebec y que serían más predominantes en el resto de Canadá?

Según IRIS (Institut de recherche et d’informations socio-économiques), «el nivel de escolaridad de los nuevos residentes en Canadá está en progresión constante. Es hoy superior al del canadiense nacido aquí: en 2006, 51% de los inmigrantes “recientes” (establecidos en la provincia desde hace menos de cinco años), con edades de 25 a 64 años, tenían un diploma universitario, en comparación con 19% de la población canadiense”.

Según IRIS, después de 30 años, «a pesar de niveles de escolaridad dos veces superiores a los de los canadienses, el perfil socioeconómico de los inmigrantes y de las minorías visibles está marcado por una situación de desigualdad social, con, por una parte, ingresos inferiores por el trabajo y, por otra parte, se enmarcan en las familias de bajos ingresos y desempleo (…) superior al de los canadienses”.

En 2006 – actualmente, el perfil parece ser similar- el ingreso promedio de los inmigrantes de entre 25 y 54 años con un título universitario representaba 60,6% de sus pares no inmigrantes en Quebec.

Más cerca de nosotros, “los datos disponibles del censo de 2011 demuestran una tasa de desempleo dos veces superior para los inmigrantes ‘recientes’ (14,2%), en comparación con los nacidos aquí (7,1%)».

La situación tiende a ser más preocupante para los inmigrantes de minorías visibles que poseen un diploma universitario. Según la Comisión de Derechos de la Persona y de Derechos de la Juventud (CDPDJ, por sus siglas en francés), la tasa de desempleo entre los afroamericanos y los árabes con un diploma universitario son, incluso después de 10-15 años de estar aquí, “tres veces superior a la de los nacidos en Quebec, que poseen un diploma universitario”.

Esta desigualdad persiste entre los hijos de inmigrantes que nacieron en Quebec. Un niño de un inmigrante nacido y que estudió en Quebec gana sólo 68% de los ingresos que obtiene un ciudadano québécois de souche.

¿Cuándo habrá un Quebec más justo? Nuestros ciudadanos quebequenses son personas generosas, pero algunas estructuras son mezquinas y siguen alimentando esta desigualdad en buena parte de la población quebequense.

Las estadísticas hablan pero ¿quién escucha?

Ciudadanos no escuchados

Los partidos políticos tradicionales no nos toman en serio. Los «pequistas» nos ignoran y los liberales nos subestiman. Los pequistas no nos toman en cuenta. Ellos saben que no votamos «pequista»; los liberales nos banalizan. Ellos saben que siempre votamos liberal. Nos subestiman: nuestros asuntos no son una prioridad en su agenda. ¿Dónde están estos políticos para enfrentar de forma concreta estas desigualdades? Por ejemplo, en el sector público ¿por qué, a pesar de nuestras competencias, aún estamos tan poco representados? ¿Cuándo habrá un Quebec más justo? Los quebequenses son generosos, pero el sistema es mezquino.

¡Ya basta! No podemos estar satisfechos con darle la mano a un diputado que hicimos que fuera elegido. Nos falta más que una foto con el diputado o con el jefe. Nos hace falta más que eso. Nos falta más que un cheque de 500 dólares del presupuesto discrecional del diputado. Es polvo para los ojos; es un insulto  a nuestra inteligencia. Hace 30 años que las cosas no cambian, que la situación socioeconómica se empeora.

Los ciudadanos de pie

Debemos enviar un mensaje claro: ¡Ya basta! Nuestros asuntos deben ser considerados y deben tomarse medidas concretas. Nuestros votos hablan. Los liberales deben comprender que valemos más, que merecemos más. Hago un llamado a su sentido de dignidad y de respeto a sí mismos. Merecen más que pequeñas frases en creole, en árabe o en español. Después de 30 años, ¡ya basta! No sigamos dando nuestros votos al mismo Partido Liberal que no se toma la molestia de consultarnos y que nos impone desaires sabiendo que somos blandos; creen que les daremos nuestros votos, cueste lo que cueste. Les decimos: ¡Ya basta! Cuando sepan que nos pueden perder se posicionarán de forma diferente frente a nosotros. Las comunidades deben ser tratadas como socios valiosos.

Me lanzo en la política en esta ampliación de mi campo de servicio, con esta voz que debe ser llevada más lejos, con esta convicción de que las cosas deben cambiar. “Quebec debe y puede hacer más en materia de integración socioeconómica”. Quebec debe beneficiar la implicación de los inmigrantes según su pleno potencial para un desarrollo económico y social que será la envidia del mundo.

Estamos aquí porque creemos en un Quebec fuerte, para todos y con todos. Un Quebec fuerte integra las diferencias y se enriquecen. Que la señora Marois desee inspirarse en Francia ¡Está bien! Que se inspire en lo que funciona y no nos imponga un modelo de integración de la diversidad que ha demostrado ser un fracaso y contraproductivo. Somos más fuerte que eso en Quebec. Creemos en nuestros valores y somos capaces de dialogar pacíficamente haciendo avanzar las agendas que apreciamos en un espíritu de inclusión: Un Quebec fuerte, un Quebec respetuoso de sus raíces, un Quebec para todo y con todos. Es el Quebec de la Coalition Avenir Québec.

Conclusión

Mis amigos liberales y pequistas, los invito a sumarse a nosotros para luchar contra esta visión de un Quebec débil que tiene la señora Marois. Ciudadanos quebequenses de souche o que vinieron de otros países, la CAQ cree que merecemos más y que valemos más.

La circunscripción de Viau no será más subestimada. Los quebequenses dicen: ¡ya basta! las comunidades culturales corean: ¡Ya basta! Las cosas pueden cambiar, las cosas deben cambiar, las cosas van a cambiar con Cayo pour Viau de la CAQ.

Decidamos nuestro futuro, levantemos la cabeza, merecemos más y valemos más.

Merecemos más que un gobierno pequista mezquino y divisor, queremos y trabajamos por un Quebec generoso para todos y con todos. Unámonos por este Quebec más justo, un Quebec que va hacia la prosperidad y la igualdad de oportunidades para todos: es el Quebec de la Coalition Avenir Québec. Digámoslo: ¡Ya basta!

Queremos un Quebec donde podamos vivir con nuestras convicciones (cristianas, musulmanes, ateas u otras), en paz y en respeto de las diferencias. Decimos no al Quebec divisor de la señora Marois y sí al Quebec inclusivo y respetuoso de sus raíces, es el Quebec fuerte para todos y con todos, es el Quebec de la Coalition Avenir Québec.