viernes, 21 de marzo de 2014

El mandato de ineptitud en Quebec (I)

Publicado en:
Actualidad Notarial
Por:
Temas:

firma documento poder Quebec

La vejez y la enfermedad nos colocan en una situación de vulnerabilidad, pero también de cierta impotencia. Así, podemos encontrarnos en una situación en la cual no podemos hacernos cargo de cumplir con ciertas obligaciones legales o aun de no poder tomar decisiones importantes para nosotros o nuestra familia. La ley ha encontrado el modo de auxiliarnos en esa situación permitiendo que nombres a quien podrá hacerse cargo de ello en nuestro nombre.

¿Qué es el mandato dado en previsión de la propia ineptitud?

En otros artículos hemos hablado del mandato o poder normal, es decir el instrumento al cual acudimos cuando no podemos estar presentes para cumplir un acto y a cuyo efecto autorizamos a alguien para que nos represente.

En términos generales, los poderes o mandatos dejan de tener efecto o caducan cuando la persona que los otorgó fallece o se convierte en incapacitada.

Sin embargo, existe un tipo de poder o mandato que cobra vida o efecto a partir del momento en que la persona queda mentalmente incapaz, sea por un accidente, una enfermedad como el mal de Alzheimer,  accidente cerebrovascular, etc.

¿Cuáles son las características, condiciones de ejercicio y ventajas del mandato en previsión de la ineptitud del mandante?

Características del mandato

–       Este mandato es otorgado por una persona mayor de edad con el fin de que sea utilizado cuando ella misma no pueda cuidar de sí misma o sea incapaz de administrar sus bienes.

–       Debe hacerse por acto notarial en minuta o ante testigos (2) que no tengan interés en el acto y puede ser registrado en los registros que llevan la Cámara de Notarios (Chambre des Notaires de Québec) o el colegio de abogados (Barreau du Québec).

–       En el momento en que el mandante se convierte en persona parcial o totalmente incapaz, el mandatario designado debe presentarse ante el juez (o al notario que lo presentará ante el juez en su nombre) para que lo homologue.

–       Una vez homologado por el juez, el mandatario puede representar al incapaz, en todos los actos que autorice el mandato.

Ventajas de otorgar un mandato de ineptitud

–       Como la persona (mandante) se ha vuelto incapaz de administrar sus bienes o cuidar de su persona, otra persona debe velar por sus intereses y su salud. Sin embargo, en ausencia de mandato, deberá solicitarse al juez la apertura de un régimen de protección. Como consecuencia de este proceso, el juez deberá nombrar un curador o tutor a la persona incapacitada, y aún así, determinados actos del tutor requerirán autorización judicial. Estos trámites, implican tiempos y costos que suelen llegar en un momento muy complicado en la vida de esa persona y de su familia.

–       La existencia del mandato permitirá que de una manera mucho más rápida y menos costosa, el mandatario pueda tomar decisiones y realizar acciones que pueden ser indispensables en ese momento, como pueden serlo: decidir una mudanza, la venta de una casa para reducir gastos, o afrontar tratamientos médicos, retirar dinero depositado en cuentas, etc.

–       La posibilidad de elegir la persona del mandatario mientras la persona está en pleno uso de sus facultades: no es un detalle menor el poder decidir quién de las personas que nos rodean son merecedoras de la confianza necesaria para permitirle tomar decisiones en nuestro nombre y no delegar esta decisión en el juez.

La presente columna es hecha a título general e informativo, sin otra pretensión que la  de ilustrar al lector sobre los aspectos notariales vinculados  al  diario vivir de una persona en la provincia de Quebec. Queda el lector invitado a buscar las respuestas concretas a sus necesidades notariales con el consejo de su profesional de confianza.

Por cualquier duda pueden llamar al teléfono  514-513-9788, o escribir a rber@montreal-notaire.com. 

Foto: Flickr – Joel Montes de Oca (CC)