domingo, 30 de marzo de 2014

Actores sociales de la comunidad colombiana de Montreal se movilizan en campaña de Saúl Polo

Publicado en:
El arca de Enoïn
Por:
Temas:

Candidatos Laval-des-rapides 2014

El día que Saúl Polo anunció en su muro de Facebook que entraba en campaña, alguien anotó allí que en la circunscripción de Laval-des-Rapides se anunciaba uno de los duelos más importantes de la actual campaña electoral quebequense. De un lado está Léo Bureau-Blouin, una figura juvenil que parece salida de Beverly Hills 90210 o de Melrose Place (2009), las célebres series de tv sobre la vida escolar de niños ricos en Estados Unidos.

El actual diputado del partido de gobierno, que aún frecuenta los bancos universitarios en un curso de pregrado, cosechó su celebridad en la calle a la cabeza del movimiento colegial y universitario: le printemps-erable, que calentó la fría primavera quebequense del año 2012. Del otro lado Saúl Polo, un quebequense de origen inmigrante, que ha venido escalando a pulso en el seno del Partido liberal, hasta llegar a ocupar su presidencia.

De alguna forma puede decirse que los dos son –a diferente nivel- figuras importantes en el seno de sus formaciones políticas. Bureau-Blouin, junto a la también líder estudiantil  Martine Desjardins, representa la generación de relevo para el Partido Quebequense. En un momento de divisiones intestinas, provocadas por el desencanto ciudadano frente al discurso soberanista; en medio de una multitud de muchachos que portaban un cuadro de tela rojo de cuatro centímetros cuadrados sobre el pecho, para apoyar una huelga estudiantil que no supo manejar un gobierno liberal desgastado por los escándalos y fatigado por nueve años en el poder, el Partido Quebequense encontró –por azar, en plena calle– en este carismático líder estudiantil, un diamante en bruto que ha venido puliendo a la medida de sus ambiciones.

Por su parte Saúl Polo es una de las figuras jóvenes, que ha tenido un ascenso vertiginoso en el seno del Partido Liberal. Polo encarna allí un poco la figura del inmigrante exitoso, hijo de obrero, que a fuerza de lucha y tesón se ha hecho a un espacio (o de un especio) bajo el cielo de La Belle Province. Si bien Polo dice que fue invitado a última hora a participar de la campaña, su entrada al juego en un distrito barómetro, que en los últimos 30 años se ha inclinado siempre a favor del partido ganador, lo ubica en el partido en una posición favorable. Si en las elecciones la gente vota como lo muestran la tendencia histórica del distrito de Laval-des-Rapides (ver cuadro adjunto), Saúl Polo podría ser el ganador de este pulso político, pues las últimas encuestas dan ganador al Partido Liberal y en el distrito la gente vota a favor del partido ganador.

cuadro elecciones Quebec 2014

Si bien es cierto que Polo no la tiene fácil frente a un adversario que pudo saltar –sin mucha dificultad y gracias a su fuerte mediatización- de un pupitre colegial (formación preuniversitaria en Quebec) a una curul en la asamblea provincial, de ganar, su carrera política habría despegado. Si el candidato liberal logra movilizar al electorado liberal tradicional, que según dicen es un electorado disciplinado, más el electorado de los nuevos ciudadanos quebequenses: los inmigrantes del sector, podría alzarse con la representación de su condado. En resumen, una victoria el 7 de abril podría comenzar a hacer de Saúl Polo un jugador importante en la escena política quebequense del futuro. 

Según Denis Piché presidente del directorio liberal de la región, Saúl Polo tiene una gran habilidad para congregar a la gente a su alrededor y su experiencia en el medio comunitario y de los negocios son cartas, que pueden jugar a su favor cuando se le compara con su adversario, un estudiante universitario que va a mitad de carrera. Si bien el exlíder estudiantil Bureau-Blouin;  “député vedette du Parti Québécois” es una figura carismática y reconocida, un elemento importante, que podría jugar en su contra, ha entrado en escena: la ley de valores quebequense. Esto por no mencionar su cambio de posición en el tema de los costos de la matrícula postsecundaria, aspecto sobre el que la dirigencia estudiantil lo acusa hoy de tener una posición ambigua.

Sobre la hoy llamada ley de laicidad, este proyecto, que quiere obligar a las personas que prestan servicios públicos o parapúblicos a no llevar durante las horas de trabajo ningún distintivo religioso visible, ha movilizado a la comunidad musulmana del sector contra el partido de Bureau-Blouin. Según un reportaje de la televisión de Radio Canadá, los musulmanes de la circunscripción Laval-des-Rapides “se han movilizado para votar contra la ley de valores quebequenses con el fin de mantener a Quebec dentro de la diversidad’’.

A pocos días de las elecciones, si la tendencia que anuncian las encuestas no cambia y si el electorado de la circunscripción hace honor a su historia, como se dice en el Caribe colombiano, en este condado se podría estar jugando un mano a mano electoral en bandera negra, que podría poner a sufrir a los dos directorios políticos más importantes de la provincia por cada voto, la noche de las elecciones.

Intención de voto por los partidos que participan en la contienda electoral a finales de la tercera semana de marzo.

Intención de voto 2014¿Quién es Saúl Polo y de dónde viene?

Cuando se le pregunta por sus orígenes, Saúl Polo se define como un hijo de obreros colombianos que llegó a Quebec a la edad de seis años. Nacido en la caribeña ciudad de Barranquilla, al norte de Colombia, Polo llegó a Montreal en el año 1982 y reinició su vida en el cosmopolita barrio de Parc-Extension. Allí vivió hasta los años finales de la década de 1980, cuando su familia se mudó a Brossard, un sector de clase media localizado en la Ribera Sur de la aglomeración de Montreal. 

En cuanto a estudios, Polo pose un título en administración de Negocios de la Escuela Superior de Negocios de la Universidad de Montreal (HEC) y es postgraduado en finanzas de la Universidad Mcgill, donde realizó  dos cursos de especialización. De acuerdo con su perfil en la red social Linkedin, Polo ha sido destacado con varios reconocimientos por parte de organismos civiles y gubernamentales, entre los que se destacan: el reconocimiento como uno de los 10 hispanos más influyentes de Canadá, que le fue otorgado en 2013; miembro del TOP 20 de las personalidades quebequenses provenientes de la diversidad étnica, distinción que le fue concedida en 2012; condecoración con la medalla del jubileo de diamante de la reina Isabel II, distinción que le fue conferida igualmente en 2012, entre otros reconocimientos.

Cuando se le pregunta por su implicación comunitaria, Polo recuerda que hasta finales de la década de 1990 él no había sentido ningún tipo de interés por implicarse en este campo. Si bien tenía contacto con algunas personas de origen colombiano, su implicación en los asuntos de la vida comunitaria era prácticamente nula y a decir verdad vivía casi que de espaldas a ella. Pero en 2001 sucedió algo que llevó a Polo a acercarse a su comunidad de origen. Según le contó a María Gabriela Aguzzi, ese año sus “padres vendieron la casa de Brossard y se regresaron a Colombia”, donde abrieron un negocio en el ramo textil en su Barranquilla natal.

Para mantener el contacto con sus raíces, Polo decide implicarse en la vida comunitaria colombiana de Montreal. Allí se encuentra de frente con una problemática concreta: “las dificultades de los nuevos inmigrantes profesionales para ingresar en el mercado laboral”. Para ayudar a paliar el problema se embarca con otras personas en la fundación de la Asociación de Profesionales Colombianos de Quebec. Este organismo con el paso del tiempo se convirtió en la Cámara de Comercio Latinoamericana de Quebec. 

Su trabajo con la comunidad latinoamericana, su implicación en el medio deportivo y su experiencia en el medio de los negocios fueron aspectos que llamaron la atención del abogado William Aguilar. Este abogado colombiano, que militaba de vieja data en el Partido Liberal provincial, según dice Polo fue quien comenzó a endulzarle el oído para que se lanzara en política, pues él “creyó que yo tenía un buen perfil para adentrarme en ese mundo”. A mediados de la década 2000, Polo ingresa al centenario Partido Liberal de Quebec, donde ha hecho una rápida carrera, que lo ha llevado a presidirlo.

Actores colombianos se acercan a campaña de Saúl Polo

comunidad colombiana en torno a Saúl Polo

Dirigentes comunitarios colombianos que participaron en la reunión con Saúl Polo / Foto: Enoïn Humanez

Los días 13 y 20 de marzo diversos actores sociales de la comunidad colombiana de Montreal, coordinados por la (CCM), un organismo comunitario colombiano, se reunieron con el candidato Saúl Polo. Para los actores sociales colombianos, que dinamizan la vida comunitaria colombiana de Montreal, la candidatura de Saúl Polo representa una oportunidad de crear una pasarela, que le permita a esta comunidad, y a la comunidad latinoamericana en general, entrar a tratar con los actores gubernamentales una serie de aspectos sensibles, que afectan a dicha comunidad. 

Uno de los dirigentes comunitarios colombianos de Montreal, que asistió a una de las reuniones, basado en los resultados de la última encuesta nacional de hogares de Canadá, sostuvo que la colombiana se cuenta entre las tres comunidades latinoamericanas más pobres de la ciudad. Según él, esto es preocupante, pues los latinoamericanos se cuentan entre los grupos más pobres de Quebec. Por su parte un ingeniero, que asistió en representación de una agremiación de ingenieros latinoamericanos, recalcó la dificultad que siguen encontrando estos profesionales para integrarse al mercado del trabajo, sobre la base de sus títulos y experiencias. 

Catalina Mendoza, una politóloga que asistió a título individual, resaltó la falta de unidad entre la comunidad colombiana, lo que le impide luchar por una mejor integración al mercado del trabajo. Según ella las condiciones de precariedad que afectan a la comunidad deben ser un aspecto a tratar con aquellos que toman decisiones. Esto hace que una eventual elección de Saúl a la Asamblea quebequense, en la nómina de un partido que tiene una opción real de gobernar, sea algo conveniente para la comunidad, porque la dotaría de un vocero natural en un escenario gubernamental.

En opinión de Victoria Vega, presidenta de la Comunidad Colombiana de Montreal (CCM), la coyuntura política actual -gane o no gane Polo- podría contribuir a la cualificación del liderazgo comunitario en el seno de la comunidad. Esto se debe a que Saúl Polo es un dirigente político, que ha hecho sus armas y alcanzado sus galones a partir de una fuerte implicación en el mundo comunitario. Señala Vega que nunca antes la comunidad había tenido a uno de sus líderes en una posición tan privilegiada frente a los espacios de poder. Vega llamó a todos los miembros de la comunidad colombiana a solidarizarse con la candidatura de Polo. Para ella esa solidaridad podría materializarse a través de la ayuda a la movilización del voto latinoamericano del condado en dirección de la candidatura de Polo. “Los latinoamericanos necesitamos voceros que lleven nuestras causas a las instancias gubernamentales, por eso a la comunidad -sin importar nuestra orientación ideológica– u origen nacional le convendría que Saúl sea elegido”.

El secretario general de la CCM sostuvo, por su parte, que en estos momentos se trata de acompañar a Saúl sin esperar nada en contraprestación. Este acompañamiento debe hacerse solo por un hecho: él encarna una larga trayectoria de trabajo comunitario en favor de la comunidad colombiana y latinoamericana, que debe ser recompensada con un apoyo moral a sus aspiraciones. En el tal sentido sostuvo el secretario del organismo, que la movilización de la comunidad, dentro de esta coyuntura política, facilitaría la apertura de un diálogo más adelante con todos los partidos políticos y con el nuevo gobierno sobre los problemas que la afectan.

En una de las reuniones, la dirigencia comunitaria colombiana entregó un carta que contiene cinco puntos, que se espera estén en el centro del diálogo que la comunidad busca entablar con la clase política y los actores gubernamentales, dentro de una estrategia que la lleve a mejorar su suerte. Esos puntos son: 

–          La adopción de una política que conduzca a la dotación de espacios físicos para los organismos comunitarios latinoamericanos de carácter étnico, que trabajan en favor de la integración de los miembros de su comunidad a la sociedad quebequense. Señala la comunicación que las personas que se implican en el trabajo comunitario para facilitar la integración de sus compatriotas, ven con frecuencia como las actividades comunitarias terminan interfiriendo con el espacio familiar, lo cual disminuye la calidad de vida de los dirigentes comunitarios.

–          La ampliación de los lazos de cooperación entre Quebec y Colombia, para que las experiencias de los profesionales colombianos, así como su formación  puedan ser reconocidas de manera expedita y sin tanta traba en el mercado del trabajo quebequense. Igualmente se aboga por la ampliación de la presencia cultural de Quebec en Colombia, con programas que fomenten el intercambio cultural entre la provincia y el país suramericano.

–          La flexibilización de los horarios de las formaciones para el trabajo, en aquellas profesiones que le permitirían a los obreros inmigrantes de cualificarse para mejorar su integración al mercado del trabajo.

–          Una vigilancia más estricta en lo que toca al trato que reciben los trabajadores temporales, pues si bien es cierto que la venida de esos trabajadores a Quebec es benéfica para los dos países, la dirigencia comunitaria colombiana considera conveniente la creación de “esquema en que se respeten sus derechos laborales” y su condición humana.

–          Finalmente la dirigencia colombiana pone sobre el tapete el tema de la vivienda social, pues este aspecto puede contribuir a mejorar ostensiblemente la calidad de vida de las personas inmigrantes, particularmente las colombianas y latinoamericanas.

La ley de laicidad y la discriminación laboral

El tema de la ley de valores quebequeses estuvo en el centro de la conversación. Según los dirigentes reunidos, el debate generado por dicho proyecto de ley podría abocar a los inmigrantes pertenecientes a las minorías visibles, como es el caso de los colombianos, a condiciones de exclusión. Según algunas voces que se escucharon, el acceso del inmigrante al trabajo es ya un asunto problemático, que de progresar una medida como este texto legal podría volverse aún más crítico. 

Resaltan los dirigentes colombianos, que si bien esta comunidad comparte los mismos valores religiosos y groso modo la misma concepción del Estado que la sociedad quebequense, el tema de la diferencia étnica y el acento que se le ha venido poniendo al tema lingüístico, podría contribuir a profundizar la exclusión del inmigrante latinoamericano del mercado del trabajo, extremando el desconocimiento que hoy existe de sus competencias, lo cual lo condenaría aún más la precariedad laboral y la exclusión social, que es el común denominador en el caso de la comunidad colombiana de Montreal.

comunidad colombiana en torno a Saul Polo 2014

Directivos de la Comunidad Colombiana de Montreal (CCM) reunidos con Saúl Polo / Foto: Enoïn Humanez

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM