domingo, 30 de marzo de 2014

¿Quiénes controlan Internet? 14 personas tienen bajo llave las claves que abren la web

Publicado en:
Entretenimiento
Por:
Temas:

fuertes-medidas-de-seguriedad-pra-entrar-en-la-icann

Los principales nombres de los ricos empresarios de la web, o los nombres de los mejores gurús que nos proporcionan trucos para sacarle ventajas a internet, no están asociados con el verdadero control de esta extraordinaria tecnología que ha revolucionado al mundo.

¿Qué pasa si alguna vez sobreviene un desastre? Como por ejemplo que alguien tome el control de la base de datos de internet. ¿Esto es posible?, tal vez si o tal vez no, pero no sería una tarea fácil.

Por ejemplo (y citamos aquí al Journal du Net que nos ilustra sobre este aspecto), si copiamos en nuestro navegador internet el número 64.27.101.155, nos aparecerá la página web de Business Insider.

Ciertamente es más fácil escribir businessinsider.com, en lugar de un número. Internet lee ese número y lo vincula con el dominio que tiene asignado.

Todo este trabajo lo realiza la corporación ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers). En realidad esta institución es la que asigna las direcciones internet que se solicitan.

Ahora bien, si alguien pretendiese apoderarse de la base de datos de la ICANN, no le será fácil.

La corporación ha creado sus propios medios de seguridad. Se han creado claves de seguridad, que en conjunto o separados (misterio, no lo sabemos exactamente) pueden abrir esa especie de caja de Pandora.

Esa clave o esas claves no las tiene una sola persona. Son siete quienes tienen una clave. Y para mayor seguridad se han elegido otras siete que tienen también las claves. En total 14 personas.

Ese equipo principal de siete personas se reúne cada año cuatro veces. En cada reunión generan una nueva clave principal. Es todo una ceremonia.

Una vez el periodista James Ball del periódico inglés The Guardian, tuvo la oportunidad de ser admitido a una de esta ceremonias. Según su relato, la seguridad del lugar de la reunión es total. Se pasa a través de varias puertas bloqueadas, para acceder hay que meter un código y la mano en un escáner. Se llega a una pieza principal donde no puede haber ninguna comunicación electrónica.

El grupo de los siete dirige un ritual de asignación de claves, y finalizado, parten uno por uno.

Foto: Captura pantalla – The Guardian