domingo, 6 de abril de 2014

Asesoramiento para revelar ideas

Publicado en:
Zona Creativa
Por:
Temas:

Ili Boheme ideas y creatividad

¿Cuántas veces han estado frente a un cliente o delante de un jefe y les piden que creen una nueva propuesta? Como siempre el corto ‘tiempo’ no ayuda; están sentados frente al computador, han pasado dos horas y la hoja del documento sigue en blanco. Nuestro cerebro necesita enfocarse en encontrar una solución para comenzar el proyecto, pero a su vez requiere alejarse del trabajo en sí mismo para que las ideas puedan fluir.

Cada día obtenemos información a través de nuestros sentidos, lo hacemos de manera automática, porque inconscientemente seguimos siendo una esponja. El problema es que nos cuesta encontrar la puerta creativa porque estamos enfocados en las tareas mecánicas del quehacer diario, sin poder asimilar de forma consciente todas las piezas del material de ideas que el cerebro recibe para construir y darle forma a las próximas creaciones.

Si nos detenemos a reflexionar sobre lo que percibimos con cada bit de información analógica y/o digital que procesamos, seremos capaces de concientizar los estímulos neuronales para crear nuevos proyectos y productos sin dificultad. Todo es cuestión de perspectiva. Por está razón, hoy los invito a explorar dentro y fuera de sus cabezas, prestando atención a descubrir cuáles son los estímulos externos que encienden el motor de su creatividad, para engendrar las ideas necesarias a través de las asociaciones de sus imágenes.

¿Cómo obtener nuevas ideas y no morir en el intento?

  • Anotaciones: todo lo que observe y despierte su interés debe escribirlo en un cuaderno o aplicación digital, por ejemplo: evernote. Lo que se olfateó, vio, sintió, degustó y escuchó, debe ser plasmado en un mismo lugar. Puede separar las anotaciones por fecha, categorías o simplemente dejarlo todo en un solo sitio, eso sí, sin editarlo; pues este es el borrador de la lluvia de ideas. Luego cuando necesite de nuevas ideas busque en su cuaderno salvavidas. Seguro que allí encontrará la respuesta o esas ideas anotadas generarán otras ideas que le permitirán encontrar su solución.

  • Análisis autobiográfico: pueden escribir o grabar su autobiografía en un archivo de audio para luego escucharse o leerse. Cuando contamos nuestra propia historia liberamos la memoria del inconsciente; crónicas que parecieran haber sido olvidadas, reviven para recordarnos que tanto las ideas como el potencial estaban en nosotros desde tiempos remotos.

  • Diálogos: los guiones para nuevas producciones literarias están en las conversaciones de nuestros vecinos. Desconéctese de su teléfono inteligente, tabletas y reproductores musicales cuando vaya en el metro, en un restaurante o caminando por la calle; quién sabe, quizás esa conversación era lo que necesitaba escuchar para crear la famosa propuesta.

  • Abra los canales de conexiones: además de escribir; se le recomienda leer libros, explorar en Internet, realiza algún deporte, ver películas o videos, ir a exposiciones en museos, hablar con extraños y escuchar u observa que dice la gente. Cualquier actividad productiva que genere nuevas ideas en su cabeza tiene que hacerse.

  • Cambio de perspectiva: cuando por ejemplo: esté comiendo un “helado”, diga una palabra al azar: “árbol” y trabaje en posibles conexiones entre ambas palabras, escríbalas o dibújelas y pregúntese ¿qué puede hacer con ellas?

Por ejemplo, se me ocurre hacer una heladería en la casa de un árbol y dejar que la gente se siente en las ramas del árbol para disfrutar el helado mientras ven la puesta de sol, conversan de la vida y escuchan las ideas del otro. ¿Qué les parece? Es sólo una idea, pero creo que puede funcionar así que si les gusta y lo desean pueden colaborar con mi idea en los comentarios. Quizás hacemos la famosa heladería un verdadero negocio o a lo mejor sale otro invento. Para eso espero sus respuestas.

Twitter: @Planetili

Foto: Flickr / Calypso Orchid (CC)