domingo, 6 de abril de 2014

¿Para qué sirve la Unasur?

Publicado en:
Blogs
Por:
Temas:

UNASUR

Creada en 2008, la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur, es una organización internacional que dice impulsar la integración regional en materia de energía, educación, salud, ambiente, infraestructura, seguridad y democracia.

La Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela son sus Estados miembros.

Según afirman, todas las acciones de la Unasur se dirigen a la construcción de una identidad regional, “apoyada en una historia compartida y bajo los principios del multilateralismo, vigencia del derecho en las relaciones internacionales y el absoluto respeto de los derechos humanos y los procesos democráticos”.

La sede permanente de la secretaría general de la Unasur se encuentra en Quito.

Recién en 2010, cuando el presidente uruguayo Tabaré Vázquez le entregó la primera magistratura de su país a José Mujica, Néstor Kirchner fue nombrado secretario general del organismo. El nombre del exmandatario argentino fue muy resistido por su par oriental.

Si bien Kirchner debió haberse mudado a Quito, él decidió permanecer en Buenos Aires. Falleció al poco tiempo y fue reemplazado por la colombiana María Emma Mejía. Desde junio de 2012, la secretaría general está en manos del venezolano Alí Rodríguez Araque, polifuncionario durante la presidencia de Hugo Chávez.

Lo cierto es que la Unasur se ha convertido en un gigante burocrático con consejos, institutos, centros de estudios y grupos de trabajo, entre otros.

A seis años de su creación no le ha cambiado la calidad de vida a los millones de pobres que viven en el continente.

Sí, en cambio, ha servido para que caudillos latinoamericanos acudan en su búsqueda cada vez que han necesitado lanzarle algo al mundo entero, pensando en que su voz sería así mejor escuchada.

El mismo Rodríguez Araque dijo hace menos de un mes que las naciones que integran la Unasur tienen el “enorme privilegio” de poder declararse como región de paz, mientras en su propio país, Venezuela, se multiplicaban los muertos en las protestas en contra del presidente Nicolás Maduro.

El funcionario agregó que “Latinoamérica es una potencia energética y el reto es concretar un tratado energético para la región suramericana, que trascienda los recursos de petróleo y gas hacia otras fuentes de energía alternativa”.

¿Sabrá Rodríguez Araque que Chile depende de la energía que le envía la Argentina que, a su vez, tiene que recurrir a la que le manda Bolivia, entre otros?

¿O que la Argentina carece de autonomía energética y que por ello, la ciudad de Buenos Aires, suele pasar semanas enteras sin el servicio de electricidad?

¿O que la propia Venezuela, una de las mayores reservas de crudo del mundo, haya tenido que importar combustibles?

En fin. Hasta el momento, la costosa Unasur sólo ha servido para llenar páginas y páginas de discursos demagógicos de líderes sudamericanos, dirigidos a individuos sin educación, que poco comprendieron sobre su contenido. Los aplausos de fondo, sin embargo, resultaron suficientes para el afán de los dirigentes.

Twitter: @hernanhaines

Foto: Unasur.org (Ministerio de Relaciones Exteriores)