jueves, 10 de abril de 2014

Ejecutado en Texas el mexicano Ramiro Hernández

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

hernandez-se-despide-de-su-familia

Como ya ha ocurrido en otras oportunidades, ni las gestiones de última hora y ni los pedidos de clemencia pudieron impedir que las autoridades cancelarias de Huntsville, en Texas, Estados Unidos, cumplieran la sentencia que pesaba sobre el mexicano Ramiro Hernández Llanas.

Hernández, de 44 años, fue muerto a las 6h 28 de la tarde local, mediante una inyección letal.

La defensa había alegado que Hernández sufría “retraso mental“, que “la evaluación siquiátrica” no fue profesional. Se alegó también “racismo” contra los mexicanos.

Desde México, las autoridades también se quejaron que Hernández -al igual que en otros casos-  no recibió la “asistencia consular” a la cual tenía derecho.

Tampoco las autoridades de Texas tomaron en cuenta un fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que ordenó en el 2004 efectuar una revisión de 50 casos de acusados que no recibieron asistencia consular, entre ellos estaba el caso del ejecutado de ahora.

Según un despacho de El País, Hernández habló bastante antes de morir. Pidió perdón a la familia del profesor Glen Ernst Lich, a quien le dio muerte en 1997. Se despidió de su familia, a quienes les dijo “lo siento por lo que hice”.

Sus últimas palabras fueron “Gracias Dios, estoy yendo contigo” y cerró los ojos y se sometió tranquilo a la inyección letal.

Siempre será polémica un ejecución de esta naturaleza y se desatan sentimientos encontrados ante estos hechos.

No obstante, está al otro lado de la versión, la de las víctimas. Hernández había llegado a los Estados Unidos de manera ilegal, huyendo de la cárcel en México. Se encontró con Glen Ernest Lich, de 49 años, quien le dio empleo en su rancho, cerca de Kerville, a unos 105 kilómetros de San Antonio, con el beneficio de vivir en la propiedad, según un relato de AP.

Las investigaciones establecieron que Hernández luego de engañar a su patrón para que saliera de la casa, lo golpeó repetidas veces con una varilla de acero, ocasionándole la muerte. Luego, premunido de un cuchillo fue donde la esposa de Lich y la atacó. Las experticias establecen que la violó y que la apuñaló. La esposa sobrevivió a los ataques.

“Esta es exactamente la razón por la que tenemos la pena de muerte“, dijo al respecto Lucy Wilke, la fiscal adjunta de distrito del Condado Kerr, quien ayudó en la acusación contra Hernández, según la cita de AP.

Foto: Youtube