lunes, 14 de abril de 2014

Captain America: The Winter Soldier

Publicado en:
Reflexiones en 35 mm
Por:
Temas:

Captain America The Winter Soldier críticas 2014

Marvel lo hizo de nuevo. Captain America: The Winter Soldier logró superar los 100 millones de dólares en taquilla alrededor del mundo en solo un par de semanas. Esto no resulta una sorpresa considerando que las cintas precedentes del llamado “Universo Marvel” han generado no solo millones, sino también han cultivado una inmensa cantidad de fanáticos en todo el globo, y la razón es una sola: las películas de Marvel cumplen lo que prometen: acción, aventura, carismáticas estrellas de cine y complejos conflictos personales.

Cabe preguntarse cómo la franquicia de Marvel, que hace apenas cinco años atrás no gozaba de la popularidad que tienen los superhéroes creados bajo el paraguas de DC Comics, como Superman y Batman, se ha convertido en el modelo a seguir por la industria del cine y en gigantescos fenómenos de cultura pop.

Para encontrar una respuesta a esta interrogante tenemos que ir atrás en el tiempo. Como consecuencia de la edad de oro de la prensa norteamericana a principios del siglo XX, las tiras cómicas se convirtieron en populares modos de entretenimiento, y ya para los años treinta se empezaron a crear libretas que recopilaban estas ilustraciones. No pasaría mucho tiempo para que se empezaran a crear historias y personajes que solo existían en estas publicaciones, el resultado fue una explosión de creatividad y fantasía nunca experimentada en la historia hasta ese momento. Otro nuevo medio de entretenimiento no tardó mucho en capitalizar sobre la popularidad de los llamadosComic Books y empezó a adaptarlos a su formato, este medio lo conocemos como cine.

La relación cine-historietas es tan estrecha que a veces resulta difícil saber quién inspira a quién. No resulta sorprendente que la primera manera en que los dibujos en papel fueron llevados a la gran pantalla fuese en forma de dibujos animados. Para los años cuarenta y cincuenta la evolución del cine permitiría usar efectos especiales para convertir los populares personajes, especialmente los supehéroes, en figuras de carne y hueso que tuviesen creíbles superpoderes. Los estudios consideraron que la manera más natural de presentar estas historias fuese en series de cortos episodios que usualmente se proyectaban en cines en matinées y cuyo público eran mayoritariamente niños. Superman y Flash Gordon fueron de los más populares seriados en este periodo.

Para los años sesenta, el mundo se había vuelto muy cínico y los recursos del cine muy torpes para mostrar a los súper héroes de las creaciones de las dos casas de comics más populares, DC y Marvel, y como resultado estos personajes quedaron relegados nuevamente a historietas. Exceptuando el Superman de Richard Donner (1978), no sería hasta 1989 cuando Tim Burton con su Batman crearía la atmósfera que definiría la nueva ola de películas de superhéroes. El Batman de fines de siglo es oscuro, deprimido, ha perdido fe en el mundo. Como resultado la gente se sintió una vez más identificada con sus héroes. Solo dos años después del rotundo éxito de Batman, las computadoras traerían lo que faltaba para el relanzamiento total de las súper-películas: los efectos especiales. En 1991, se estrenó Terminator 2: Judgment Day, y con este filme James Cameron ofrece una visión de las infinitas posibilidades de los efectos especiales en el cine. Pasaría una década más para que Bryan Singer trajera el filme que inaugura oficialmente las películas de superhéroes del siglo XXI, X Men (2000). Repleta de efectos especiales y actores de primera, esta cinta rompió records de taquilla, y le abrió las puertas a otros superhéroes para que se reinventaran, le seguirían Spiderman (2002) y Batman Begins (2005). Los estudios de Hollywood querían más. La casi infinita mina de personajes creados en las páginas de las historietas ofrecían infinidad de opciones. Al mismo tiempo esto significaba un riesgo porque el mercado global no conocía a todos estos héroes.

Captain America 2014A comienzos del siglo XXI Capitán América es quizás uno de los superhéroes más devaluados de todos. Este personaje fue creado para representar el sueño americano que fue destruido una y otra vez en la última cuarta parte del siglo XX, además el traje resultaba cursi, y hay que aceptar que sus superpoderes y su psique resultan tontos en comparación con los de otros personajes más interesantes para la generación milenia. Fue entonces cuando algún ejecutivo dijo –esperen un momento, si todos estamos desilusionados del sueño americano, por qué no usamos eso cómo el gancho para traer de vuelta al superhéroe y así se convierte en la representación de lo que queda del American Dream. Hay que tomar en consideración que sin Capitán América no hay Avengers, franquicia que significaría el pináculo del Universo Marvel y miles de millones de dólares, por lo que se hace absolutamente necesario resucitar al héroe. El resultado de este acercamiento al Capitán América es la excelente primera entrega de esta serie de filmes, Captain American: The First Avenger (2011), donde conocemos el pasado de este personaje y cómo luego de ser congelado en la cúspide del poder de los Estados Unidos en los años cincuenta, el Capitán vuelve en la contemporaneidad para encontrarse tan desilusionado del presente como lo estamos todos. ¡Brillante! Además esta película sirvió para rendir homenaje a la era en el que nacen los Comic Books, dando como resultado un filme nostálgico y hasta un poco triste, pero lleno de acción y aventura.

Después del retorno del Capitán América en The Avengers (2012), volvemos a encontrarnos con este personaje en Captain America: The Winter Soldier. Cuando nos reunimos con Steve Rogers, el nombre real del Capitán (Chris Evans), vemos a un soldado trabajando para el secreto grupo de espías que une a los Avengers, S.H.I.E.L.D, cumpliendo órdenes, pero aún desconectado con su presente y sin encontrar su lugar en el mundo moderno. En una misión de rescate de agentes de S.H.I.E.L.D que han sido secuestrados, Steve descubre que su compañera y coagente, Black Widow (Scarlett Johansson), tiene una misión propia: robar información de la agencia de espías. Steve, preocupado y confundido en sus valores de hace setenta años, confronta a su jefe, Nick Fury (Samuel L. Jackson), quién ha ordenado la misión paralela. Steve se queja por la falta de confianza y por el riesgo que esto pudo implicar para la misión. Nick lo invita al sótano de la agencia secreta donde se construyen 3 gigantescas naves voladoras que por supuesto tienen el potencial de acabar con el mundo, humano por humano. En este punto la audiencia comienza a entender que este filme está estructurado como un clásico filme de espías de la guerra fría, todo el mundo tiene un plan secreto sobre los planes secretos de los demás. Nick Fury se reúne con Alexander Pierce (el maravilloso Robert Redford), quién a su vez es el líder mundial de S.H.I.E.L.D, y luego de un breve intercambio de secretos en los que se hace hincapié en su amistad de hace muchos años, Nick Fury sale a la calle donde es atacado para luego de apenas sobrevivir visitar a Steve en su casa, donde es abaleado por un místico personaje, Winter Soldier, y dado por muerto frente a los agentes de S.H.I.E.L.D que lo idolatran incluyendo a Black Widow y Capitán América. Por supuesto, antes de morir Fury confía un súpersecreto a Steve escondido en USB.

La crisis de valores de Steve Rogers se incrementa. El personaje que se siente como una reliquia al principio de la serie comienza a experimentar vida como consecuencia de esta serie de acontecimientos. La trama se extiende en dos direcciones. Primero en una película de superespías llena de acción, secretos y aventuras en la que un grupo de personajes liderados por el Capitán América tratan de proteger a la humanidad. Es esta cara de Captain America: The Winter Soldier la que genera la emoción, y como en toda película de Marvel, el viaje desborda acción y emoción. Los secretos sobre secretos se empiezan a acumular y luego de revelar al villano, clave que está por supuesto en el USB y que ustedes descubrirán al ver la cinta, estos secretos se empiezan a develar y las piezas comienzan a encajar. Solo cabe decir que la mezcla de secretos y mentiras incluye a los Nazis, a S.H.I.E.L.D, a Black Widow y permite la introducción de un nuevo superhéroe, Falcon (Anthony Mackie). La segunda dirección que The Winter Soldier toma es la del análisis de la psique del superhéroe atormentado. Steve, se enfrenta al Winter Soldier, quien es parte de su pasado. Una visita a su primer amor, ya anciana y senil, nos permite ponernos en la posición del protagonista y por un instante sentimos la tristeza y profunda soledad que debe sentir alguien que ve envejecer a todos sus seres queridos. Una idea similar a la experimentada en el género de vampiros. Es quizás este aspecto más “humano” el que nos permite identificarnos con los superhéroes modernos y en este caso con Capitán América. ¿Quién no teme ver partir a todos sus seres queridos y quedarse solo en un mundo desconocido?

El final de la película concilia los dos aspectos del filme, la cinta de género de espías y el drama personal del protagonista y hay que mencionar que lo hace de manera impecable. Otro aspecto a destacar en este filme es el carisma desbordante de los actores. Una mezcla de superestrellas de Hollywood, estrellas de TV y de divas del cine independiente parece natural y calza de manera perfecta con los personajes y la trama de ficción. Chris Evans, quien se hiciera famoso por representar a La Flama en otra adaptación de un Comic Book, la desastrosa Fantastic 4 (2005), logra el perfecto punto medio entre atractivo superhéroe y emocionalmente destrozado protagonista. Scarlett Johansson suma a su extensa lista de créditos un personaje de acción de los mejores en los blockbusters contemporáneos, siempre sexy, por supuesto. Samuel L. Jackson brilla una vez más, mientras que Robert Redford y Anthony Mackie se sienten naturales en sus roles. Se agradece tener aún más chicas en el elenco, esta vez las estrellas de TV Cobie Smulders y Emily VanCamp, de How I Met Your Mother y Revenge, respectivamente.

Claro está, este filme es un fragmento del creciente Universo Marvel donde películas y sus secuelas se entrecruzan y alimentan mutuamente. Este mundo es tan rico que hasta ha aportado una serie de TV llamada Agents of S.H.I.E.L.D que está directamente relacionada con la serie de la gran pantalla. Las películas de Marvel han logrado llevar al máximo el concepto del matinée creado hace más ochenta años y Captain America: The Winter Soldier es una joya más en esta colección de aventuras.

Twitter: @alanabumi