viernes, 25 de abril de 2014

Corte Suprema de Canadá rechaza la reforma del Senado propuesta por el Primer Ministro

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Senado de Canadá

El plan del primer ministro para reformar el Senado de Canadá quedó hecho pedazos por la Corte Suprema.

En un histórico fallo unánime, el máximo tribunal del país explicó que el Gobierno Federal no puede actuar de manera independiente para tratar de reformar uno de los poderes históricos del sistema político. Esto representa un duro golpe para Stephen Harper, quien buscaba una solución rápida y concreta para acabar con los problemas que ha creado los escándalos en el Senado.

¿Qué quería Harper?

El primer ministro había anunciado varias propuestas para “arreglar” los problemas que sufría la Cámara Alta del Parlamento, luego de los numerosos casos de escándalos por gastos injustificados de algunos senadores.

Entre las ideas que el líder conservador propuso estaba limitar los mandatos de los senadores e incluso crear una forma de elección para elegir a los senadores.

Incluso había manifestado la idea de abolir el Senado si consideraba que era la mejor solución.

¿Qué dijo la Corte Suprema?

El fallo de este viernes fue unánime e incluso la decisión publicada no fue firmada por un solo juez, sino por los ocho que la conforman (un puesto está vacante en la actualidad).

La Corte se puso del lado de las provincias y señaló que cualquier reforma tendría que contar con el apoyo de al menos siete provincias que sumen al menos el 50% de la población canadiense.

Si se trata de abolir por completo el Senado, la Corte Suprema explicó que una medida tan profunda requeriría del apoyo de las 10 provincias, por lo que este tipo de medidas no pueden ser impulsadas por Ottawa de manera unilateral.

De igual forma, cualquier reforma al formato en el que funciona este ente del gobierno, tendría que pasar por una enmienda constitucional, lo cual es mucho más complejo.

“El Senado es una de las instituciones políticas fundadoras de Canadá”, señala el texto del máximo tribunal. “Está en el corazón de los acuerdos de los que nació la federación canadiense“.

Para los jueces, el plan de realizar consultas populares sobre quién debería ser nombrado senador iría en contra de su naturaleza, por lo que sería necesaria una fuerte enmienda. Un cambio de ese tipo “modificaría fundamentalmente la arquitectura constitucional y, por extensión, consituiría una enmienda a la Constitución”.

La figura del Senado fue creada para elegir de manera deliberada a sus miembros y de esta manera se un ente independiente, no partidista y no vinculado directamente a la visión de la población. Esto permitiría dar una “segunda visión” a todas las leyes que pasan por el Parlamento y de esta forma crearía un equilibrio.

Si, por el contrario, los senadores fueran elegidos con el más mínimo apoyo de los ciudadanos, “se debilitaría el rol del Senado como una segunda visión sobria y le daría una legitimidad democrática para bloquear a la Cámara de los Comunes, contrario a su diseño constitucional”, señaló el máximo tribunal del país.

Para leer el fallo completo de la Corte Suprema pueden entrar aquí.

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM