domingo, 27 de abril de 2014

Juan Pablo II y Juan XXIII elevados a la categoría de santos en multitudinaria ceremonia en Roma

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

multitudinaria-asistencia-a-la-cremonia-de-santificiacion-de-juan-pablo-ii-y-juan-xxiii

Durante una ceremonia realizada en la plaza San Pedro del Vaticano, plena de fieles que abarrotaron los más pequeños espacios de la plaza y sus alrededores, los papas Juan Pablo II y Juan XXIII fueron elevados a la calidad de santos, máxima categoría de la iglesia católica.

Alrededor de las 10:15 am, hora local, el sumo pontífice Francisco declaró las palabras esperadas: «Lo ordeno», con lo cual selló el nombramiento de santos, que en adelante estarán en los altares de las iglesias.

Después de las palabras de Francisco, un fuerte aplauso y muestras de alegría se produjeron enseguida entre los miles y miles de asistentes y las campanas de todas los templos de Roma empezaron a sonar.

Al menos dos hechos históricos sucedieron hoy en Roma. La canonización de dos papas al mismo tiempo y la celebración de la ceremonia de entronización concelebrada por dos papas: Francisco y el papa emérito Benedicto XVI.

Benedicto XVI, sin embargo, no estuvo en el altar, sino sentado a la izquierda del sagrario junto a cardenales y obispos reunidos para la ocasión especial.

Francisco, después de besar las medallas de los nuevos santos, se refirió a ellos destacando que tanto Roncalli y Wojtyla «fueron sacerdotes, obispos y papas del siglo XX» y «conocieron las tragedias del mundo, pero no se abrumaron. Dios fue más fuerte, en ellos», dijo, según El Mundo.com.

Francisco destacó, asimismo, que tanto Juan XXIII como Juan Pablo II juraron un papel extraordinario «a la hora de restaurar y actualizar la iglesia«. Fueron hombres valerosos, expresó.

Francisco recordó del papa Juan XXIII el hecho que convocó al Concilio Vaticano II, origen de muchos cambios en la iglesia católica. De Juan Pablo II lo definió como «el papa de la familia«, el apelativo con el que el propio Wojtyla dijo que quería ser recordado.

«Que ambos nos enseñen a a no escandalizarnos de las llagas de Cristo, a adentrarnos en el misterio de la misericordia divina que siempre espera, siempre perdona, porque siempre ama», concluyó Francisco.

Según las estadísticas de El Mundo, en la ceremonia de santificación de Juan Pablo II y Juan XXIII, participaron 150 cardenales, 1.000 obispos, 6.000 sacerdotes, 93 delegaciones oficiales y 24 jefes de Estado, entre ellos presidentes y reyes como Juan Carlos y Sofía, de España, y los reyes de Bélgica.

Los periodistas acreditados fueron 3.000.

Foto: Captura pantalla – Rtve.es