viernes, 2 de mayo de 2014

Alina Fernández, la hija rebelde de Fidel Castro, fue estafada en Miami

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

alina-fernandez-revuleta-la-hija-rebelde-de-fidel-castro

Alina Fernández Revuelta, llamada la hija rebelde de Fidel Castro, para referirse a su disidencia con el líder cubano, salió de Cuba en 1993 en pleno “periodo especial”, es decir cuando Cuba dejó de recibir las ayudas de la Unión Soviética a causa de que ésta sencillamente se “desintegró”.

Salió de Cuba de forma clandestina en un vuelo a Madrid. Poco tiempo después fue a dar donde está el mayor exilio cubano: Miami.

Allí ha hecho su nueva vida. Acaba de cumplir 58 años. Tenía (o tiene) cada martes y jueves un programa en la estación WQBA, llamado “Simplemente Alina” donde habla un poco de todo. Pero los miércoles los dedica a hablar sobre Cuba, a criticar los desaciertos de la Revolución Cubana.

Alina casi tenía tres años cuando su padre tomó el poder en Cuba, instaurando la dinastía de los Castro.

Se dice que Fidel Castro tuvo a Alina producto de una “relación extramatrimonial” con Natalia Revuelta Clews. Algunos dicen que reconoció a la niña y otros que no.

Ahora bien, Alina Fernández Revuelta es noticia nuevamente porque salió a la luz pública una estafa de la cual ha sido víctima en Miami por un monto de 100.000 dólares.

El asunto se retrotrae a febrero del 2011, cuando aún se vivía en los Estados Unidos los efectos de la crisis de las hipotecas, que comenzó a finales del 2007 con el estallido de la “burbuja inmobiliaria“.

Muchos propietarios literalmente abandonaron sus propiedades, dejándolos a la merced de los bancos prestamistas para que ellos los pongan en remate.

En estas circunstancias aparecen en escena Astrid Bernal, supuesta agente inmobiliaria de Miami, Alberto Valdés  un supuesto abogado (posteriormente lo ha negado) y Gabriel Torres, propietario del inmueble que en sus buenos tiempos habría costado 1,6 millones.

La idea era hacerse de un propiedad a bajo precio, aprovechando la depresión del mercado. Alina alcanzó a dar 100.000 dólares cuando se enteró que el Sun Trust, propietario de la hipoteca, no estaba para nada al tanto de la operación. Se dio cuenta que todo había sido un engaño y allí empezó su “experiencia devastadora“, como lo cita El Mundo.

Alina inició una acción judicial contra los tres implicados en el 2012.

El periódico El Nuevo Herald le preguntó a Alina, ¿por qué aceptó la propuesta del supuesto abogado?. Ella respondió: “Creo que siempre puedes ganar más. Era muy convincente“.

Ya antes el periódico había consultado al especialista en derecho inmobiliario, Max Zaretsky, sobre este tipo de operaciones. Éste respondió si eso no es una estafa, es un “negocio terrible“.

Foto: Youtube